‘Sandland’ de Akira Toriyama

sandlandCorría el año 2000 cuando Akira Toriyama, el autor de ‘Dragon Ball‘, para muchos mejor manga de la historia y del que podéis escuchar nuestro podcast, comenzaba a publicar en la revista Shõnen Jump una nueva historia titulada ‘Sandland‘. Con el propósito de ser una historia corta diseñada y guionizada íntegramente por el autor, se publicaron un total de 14 capítulos que más tarde fueron editados en un único tomo. En España, el volumen llegó por parte de Planeta DeAgostini en 2001, pero no fue hasta el pasado año (2014), cuando la editorial confeccionó una reedición con un formato mucho más cuidado y una nueva rotulación y traducción. Esta última a cargo de Marc Bernabé, quien también se encargó de la traducción de ‘Dragon Ball Color‘. Junto a ‘Nekomajin‘, ‘Kajika‘, ‘Cowa!‘ y la reciente ‘Jaco, el Patrullero Galáctico‘ (que está apunto de llegar a nuestro país), ‘Sandland’ forma parte de las historias reducidas que Toriyama ha ido creando desde que finalizara, en 1995, ‘Dragon Ball’.

La trama de ‘Sandland’ nos lleva hasta un mundo desértico donde los seres demoníacos conviven con humanos además de otras razas como los ya extintos Picchi. Este lugar, sin embargo, sufre una gran problemática que afecta a todas y cada una de estas razas: el agua. La poca cantidad de agua que existe en el planeta está monopolizada por el Rey y el Ejército del mismo, comandado por el Capitán General Zeu. Estos aprovechan la propiedad del único manantial existente para comercializar con el pueblo a precios completamente descabellados, dejando a muchos habitantes morir deshidratados.

Sin embargo, un hombre de 61 años llamado Rao tiene la teoría de que existe un lugar donde se oculta un manantial aún no conocido por el Reino. De este modo, Rao viaja hasta el poblado de los demonios para pedir ayuda en la expedición que tiene en mente. Es aquí donde conoce al protagonista principal de la historia, Belcebú, hijo de Satán y príncipe de los demonios. Pese a tener 2.500 años, no es más que un crío que aún no ha madurado, por lo que decide unirse a su viaje a cambio de una Play Station 6. Junto al joven Belcebú, un anciano monstruo llamado Thief también se decide (o, mejor dicho, se ve obligado) a acompañar al hombre en la búsqueda del manantial fantasma.

Desde este punto, los protagonistas comienzan un viaje lleno de aventuras y desventuras que les irá acercando, a lo largo de las 216 páginas con las que cuenta ‘Sandland’, hasta su objetivo. Lo que comienza siendo una travesía tranquila, no obstante, se va complicando cada vez más. Primero debido al ataque de unos bandidos muy cómicos llamados “Swimmers” (que, pese a tener ese nombre, nunca han podido nadar debido a la escasez de agua) y, más tarde, por el inicio de una pequeña guerra con el Ejército del Reino. El descubrimiento de que en realidad Rao era un antiguo militar de éxito llamado Shiba hace que el argumento tome caminos algo más complejos a lo que se preveía en un principio, generándose una historia que, pese a ser bastante típica y no presentar momentos demasiado emocionantes, cumple con lo que promete y refleja el espíritu del autor al 100%.

sandland

La caracterización de los personajes es de lo mejor que podemos encontrar en el manga. Cada protagonista tiene una personalidad muy marcada y un carisma especial. En este aspecto, podemos ver varios paralelismos con ‘Dragon Ball’: Belcebú es una especie de Son Goku gamberro que mantiene su corazón de oro, Thief es un Krillin en su primera etapa mezclado con un Mutenroshi algo más recatado, el General Zeu es un Pilaf en toda regla… y así podríamos seguir con casi todos los personajes con los que Toriyama nos deleita, aunque se aleja de la temática de acción pura para acercarse más a otras de sus historias del estilo ‘Dr. Slump‘.

La temática que se sigue en este shõnen hace ver que está dirigido a un público bastante infantil, siendo altamente recomendable para todos los adolescentes o preadolescentes que empiecen a entrar en el mundillo. En cambio, también deja perlitas para los más puestos en su biografía, con referencias a ‘Dragon Quest‘ (no solo mencionándolo sino también con monstruos copiados y pegados directamente del videojuego), o con el diseño de Satán, el padre de Belcebú, prácticamente calcado de Dabra de ‘Dragon Ball‘.

Tanto los escenarios como los diseños de los personajes de ‘Sandland‘ recuerdan a la primera etapa de su obra prima, llegando a dar la sensación de que, en cualquier momento, aparecerá Goku acompañado por Bulma y su Nube Mágica. El trazo utilizado, además, se ve muy cuidado, y la utilización de los grises deja ilustraciones dignas de la mejor época de Toriyama. A nivel de dibujo, en definitiva, es una maravilla.

sandland

El guion, aun así, deja bastante que desear si lo que buscamos en ‘Sandland’ es algo más que un simple divertimento de poco más de una hora. Aunque consigue forjar una historia simple que engancha y funciona, el nivel general es mucho más bajo de lo que se podría haber conseguido de haber buscado en esta trama un punto más de lo anteriormente mencionado. No se sigue un desarrollo completo de los personajes, las escenas de acción son muy básicas (todo sea dicho, lo de Toriyama no es hacer luchas entre tanques) y no se consigue transmitir un mensaje emotivo como lo conseguían hacer Arale o Goku en sus días mozos.

Podría decirse que ‘Sandland’ es más una historia para rememorar épocas pasadas que para buscar una aventura que te ofrezca algo más que cualquier otro manga actual. De todas formas, es una delicia para todos los seguidores del autor nipón, pues conseguirá sacar más de una sonrisa a aquellos que disfrutamos horas delante de las páginas que nos explicaban las hazañas de los Guerreros Z o contemplando en la televisión a los surrealistas habitantes de Villa Pingüino.

Por último, también es destacable la nueva edición de 2014 de Planeta DeAgostini. El tomo, de 216 páginas en blanco y negro, puede conseguirse por un total de 10,95€. El formato es rústica con sobrecubierta, y tanto el diseño de la portada como el especial cuidado que han tenido por presentar una impresión acorde a la historia, hace que se convierta en una edición única que merece mucho la pena. La traducción de Marc Bernabé, si bien no encaja demasiado en ‘Dragon Ball Color’, en esta ocasión hace un buen trabajo. Pese a que, a veces, se llegue al abuso del lenguaje vulgar, al tratarse de un shõnen de este tipo, no es desdeñable que se haya optado por esta opción.

sandland

Akira Toriyama (Japón, 1955) es un dibujante de manga conocido sobre todo por su serie Dragon Ball. Desde que en 1978 debutase con la historia Wonder Island, publicada en la revista semanal Shonen Jump, fue poco a poco dibujando varios relatos cortos hasta que en 1980 alcanzó el éxito con su serie Dr. Slump, que se publicó desde 1980 hasta 1984. A finales de este último año lanzó al mundo su obra más conocida: Dragon Ball. Esta era una revisión de una historia corta que había escrito tiempo atrás, Dragon Boy. Partiendo de la leyenda del rey mono, fue poco a poco creando una mitología propia que se expandiría hasta convertirse en el manga más conocido del mundo. Tras finalizar este y seguir con varias series propias, decidió mantenerse al margen del mundo de la ilustración desde el año 2000 hasta el 2009, momento en el que regresó con una obra llamada Jiya, que creó junto a Masakazu Katsura.

[review]

¡¡Hay que encontrar el manantial fantasma!! En un mundo desértico en el que tanto humanos como seres demoníacos sufren de carencia crónica de agua, el príncipe de los demonios, Belcebú, y el prestigioso ex militar Shiba deciden formar un poderoso tándem, ¡¡y salir de viaje para encontrar un nuevo manantial!! ¿¡Qué aventuras les esperan en medio del calor sofocante del desierto!?

Firma esta obra Akira Toriyama, creador de Dragon Ball, Doctor Slump, Cowa!, Teatro Manga y muchas más. Un volumen completo para aquellos que han disfrutado de las anteriores series de este autor cuyo genio no conoce límites.Título original: Sandland 

Sandland

2 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!