‘Aceptación’ de Jeff VanderMeer

Si la novela ‘Aniquilación’ establecía un planteamiento prometedor pero en el que costaba intuir una dirección clara, y ‘Autoridad’ suponía un marcado cambio de tono y perspectiva (de lo extraordinario a lo mundano, de los secretos de la naturaleza a los secretos de los hombres), ‘Aceptación’ supone una conclusión coherente, cuyo estilo se mueve entre las dos primeras entregas de la trilogía Southern Reach del americano Jeff VanderMeer.

'Aceptación', tercera parte de la trilogía Southern Reach, de Jeff VanderMeer

Titulada con el nombre que recibe la última etapa del duelo, ‘Aceptación’ acaba definiendo la trilogía, que se convierte en una historia sobre cómo afrontar el cambio, pero que no se centra en el final de la vida sino en su esplendor y en la simbiosis entre especies. Una de las cosas que llamaba la atención de ‘Aniquilación’ era el modo de describir una naturaleza aparentemente salvaje, diversa y desatada. En ‘Aceptación’ podemos ver esa naturaleza no solo como un elemento foráneo e impredecible, sino como el entorno natural que una vez convivió con personas, personas de complejas vidas interiores y que albergaban secretos que acabarían volcados en el terreno. Una vez concluida la trilogía, parece obvio que nos hallamos ante una novela coral definida por ese terreno, la terrible Área X, que se alza como protagonista definitivo de la narración.

A nivel temporal, ‘Aceptación’ consigue aunar de una forma bastante interesante varios puntos temporales que, confieso, creía que nunca llegaríamos a ver: los hechos que precedieron a la puesta en marcha de la duodécima expedición, cuya historia se narra en ‘Aniquilación’, si bien esta vez es desde el punto de vista de la directora de Southern Reach; podemos intuir lo que sucede tras ‘Aniquilación’, en forma de un diario cautivador; retoma lo que ocurre el final de ‘Autoridad’, teniendo en cuenta varios elementos a ambos lados de la frontera invisible que separa el Área X del asentamiento de la agencia Southern Reach y, finalmente, la trama da un salto al pasado en el que vemos, desde el fascinante punto de vista del farero, la vida de la zona que acabaría convirtiéndose en el Área X. Las líneas se pueden seguir con bastante facilidad y los diferentes puntos de vista aportan muchísima y valiosa información (especialmente interesantes me parecieron los de la directora y el farero). Lo que es a la vez un gran acierto y un inconveniente.

Mapa del Área X de Aniquilación, de Jeff VanderMeer, autor de la trilogía Southern Reach (Aniquilación, Autoridad y Aceptación). Editada por Destino.

Y es que una pega importante que le encuentro a esta entrega de la trilogía es la saturación informativa que supone para el lector: se expone una gran cantidad de nueva información, varias posibles teorías reflexionadas por los narradores y hay una repetición excesiva de ideas ya asimiladas (los recuerdos recurrentes de Control, por ejemplo), cosa que puede provocar que algunas ideas importantes, claves para entender el Área X y a la gente que se ve obligada a aventurarse en la zona, se pierdan entre información redundante o de poca relevancia.

Como Jeff VanderMeer prometió en la charla con los lectores a la que tuvimos el placer de asistir el pasado 3 de junio de 2014 en la librería barcelonesa Gigamesh, la conclusión de la trilogía desvela muchos misterios, si bien en su justa medida, sin detenerse excesivamente en explicaciones. Por lo tanto, el halo de misterio que rodea a Southern Reach queda preservado en parte. Aviso: las dos veces (una explicación y una pequeña anécdota) en las que se menciona el búho en relación con la bióloga tienen un gran peso en la caracterización del personaje.

En la reseña de ‘Autoridad’ mencionaba la poca carga narrativa que tenía el segundo volumen. En comparación, ‘Aniquilación’ es un libro en el que sucede mucho más, si bien todavía da la sensación de que se podría haber condensado un poco más la información. En inglés ya se puede encontrar la trilogía como tomo único, formato en el que, sospecho, los cambios de ritmo no hubieran resultado tan marcados. La edición española ya se ofrece en forma de pack, si bien por ahora solo en formato electrónico.

Charla con Jeff VanderMeer, autor de la trilogía Southern Reach (Aniquilación, Autoridad y Aceptación)

La edición de ‘Aceptación’ de Destino, dentro de la colección Áncora y Delfín, tiene 432 páginas y está editada en rústica con solapas. De nuevo quisiera alabar la bellísima obra de Pablo Delcán, que diseñó la ilustración de las portadas para Destino. Las tres portadas, cuyos motivos (la flor, el conejo blanco y el búho) se han mantenido en todas las ediciones, cobran un mayor sentido una vez acabada la obra. La traducción, como en la segunda novela, corre a cargo de Maia Figueroa, que consigue desenmarañar un texto a menudo recargado y que se apoya en descripciones cargadas de matices.

Vista en perspectiva, la obra de VanderMeer, que pronto será llevada al cine, parece una apuesta demasiado ambiciosa, que pide al lector paciencia ante una redacción lenta para un libro que parece beber de raíces más cercanas a la literatura popular (más digerible). Aunque empezó de manera espectacular y perdió fuelle en el segundo tomo, creo que el final no decepcionará a los que disfrutaron con el cuidado estilo de VanderMeer.

Podéis leer el primer capítulo de ‘Aceptación’ a través de este enlace.

Control, el director de la agencia estatal Southern Reach, se dirige al Área X. Está convencido de que si descubre cuál es el misterio que se esconde más allá de sus fronteras podrá evitar que su naturaleza amenazante se propague. Pero una vez allí todas sus convicciones se desmontan. En pleno invierno y sin ninguna certeza a la que aferrarse, deberá remontarse hasta los orígenes del Área X y aquellos que la han habitado para resolver el enigma. Aceptación es la última entrega de la trilogía Southern Reach, una serie que ha sido calificada de “inquietante” (The New York Times), “apasionante” (Los Angeles Times) y “adictiva” (BookPage).

[review]

Traductora y asidua a bibliotecas. La ficción me entra mejor con sagas familiares, cabezología, juegos de palabras y relatos de venganza. Disfruto al leer fantasía épica, ver ciencia ficción, rolear fantasía urbana y escribir realismo mágico.

¡No te vayas sin comentar!