‘La tierra del mago’, de Lev Grossman

la tierra del mago lev grossmanHan pasado casi dos años desde que reseñé la segunda parte de la trilogía de ‘Los magos’, que aquí llevaba el título de ‘El bosque mágico‘. Ya entonces se sabía el título y una fecha de salida aproximada para la obra que reseño hoy, ‘La tierra del mago’, conclusión de la saga fantástica que ha llevado a Lev Grossman a la fama. La fórmula sigue siendo la misma: una trama compleja con varios puntos de vista que se entremezclan y relacionan, con un estilo diáfano y unos personajes muy bien construidos.

Este tercer libro empieza de nuevo con Quentin, que, tras verse expulsado de Fillory, tiene que encontrar de nuevo su camino en la vida. Para ello vuelve a Brakebills, donde intentará reponerse del desaguisado que es su vida haciendo de profesor, pero las cosas se torcerán cuando se cruce con Plum, una joven maga talentosa que se acabará convirtiendo en su compañera de aventuras en una misión suicida por obtener un maletín misteriosamente relacionado con los Chatwin. Por otro lado, Eliot y Janet, Reyes Supremos de Fillory, se verán envueltos en una nueva cruzada por salvar su tierra.

A esto hay que sumarle pequeñas subtramas, flashbacks y relatos sobre el Fillory de los Chatwin. Puede parecer que ‘La tierra del mago’ es un libro enrevesado con todo lo que sucede a la vez, en varios mundos a la vez, pero la verdad es que está narrado de tal forma que no cuesta en absoluto seguir lo que sucede en cada momento. Grossman sabe usar los saltos entre tiempos y puntos de vista para aportar profundidad y dotar de nuevos significados a muchos momentos de la trilogía que ya habíamos leído. Si hacia el final del segundo libro no teníamos muy claro hacia dónde iba a ir la trilogía, con el final del tercero tenemos un cierre bien montado y absolutamente necesario para entender en perspectiva mucho de lo sucedido en ‘Los magos’ y ‘El bosque mágico’. Para aquellos que siguierais la saga, ‘La tierra del mago’ es una conclusión imprescindible.

los magos trilogia ingles

Otro aspecto sublime de este libro y de la trilogía de ‘Los magos’ en general se encuentra en los personajes. La mayoría de ellos resultan sorprendentemente creíbles. Como ejemplo perfecto tenemos a Quentin, una suerte de protagonista de la saga. Después del enorme desarrollo que tuvo en los dos libros precedentes sigue sin estancarse y crece a su ritmo. Está lleno de dudas, no sabe muy bien qué quiere. No es el típico héroe con un objetivo que va superando obstáculos. Es mucho más real, es un hombre herido y desorientado que va dando tumbos, intentando encontrar algo de sentido en su vida. No solo para Quentin, sino para todos los personajes, ‘La tierra del mago’ es un fantástico viaje de maduración y encuentro personal con una ambientación extraordinaria, rebosante de sentido de la maravilla. El mundo de Fillory (pero también el mundo real) está lleno de lugares y personajes fantásticos, el enfoque se le ha dado a la magia me parece admirable y en general la capacidad imaginativa de Lev Grossman ha conseguido una inmersión completa en la historia por mi parte.

lev grossman la tierra del mago

De nuevo, el estilo con el que está escrito ‘La tierra del mago’ ayuda muchísimo a la hora de adentrarse en la trama. Las descripciones van al grano, son poéticas en su justa medida y establecen el escenario con pocas frases contundentes. Las conversaciones tienen un grado de oralidad que no es común en este tipo de novelas, en las que muchas de las frases suenan demasiado artificiales. La acción se desarrolla perfectamente del modo en que Grossman la cuenta, también. La rara combinación de grandes personajes, ambientación magnífica, trama impecable y estilo excelente no suele darse muy a menudo y en este magnífico final de la trilogía de ‘Los magos’ estos elementos convergen a la perfección.

Ediciones B ha hecho un buen trabajo a la hora de traernos ‘La tierra del mago‘ con apenas medio año de diferencia desde la salida de la edición original. El libro tiene 466 páginas y viene en rústica con solapas por 19 €, el mismo formato que el libro anterior(15 x 23 cm). El problema está en el primer libro (de 14 x 21 cm), que sigue estando en un formato diferente; me gustaría ver una solución a eso en próximas ediciones. La maquetación y la corrección ortotipográfica son buenas, pero no tanto la traducción de Javier Guerrero, que flaquea mucho con la oralidad.

Recordad, además, que SyFy dio luz verde a un primer piloto de una futura serie de ‘Los magos’ y que es muy posible que sepamos algo pronto. No es en absoluto mal momento para empezar la trilogía, si no queréis que os la cuenten antes.

Para más información sobre ‘La tierra del mago’, pasaos por la página de Ediciones B.

[review]

La tierra del mago.

Quentin Coldwater ha sido expulsado de Fillory, la tierra mágica secreta de sus sueños de infancia. Sin nada que perder, regresa al lugar donde empezó su historia, la escuela de magia Brakebills. Sin embargo, no puede esconderse de su pasado, y este no tarda en acudir en su busca.

Junto con Plum, una joven y brillante estudiante que guarda su propio, oscuro secreto, Quentin parte por una senda tortuosa a través de un territorio de magia gris y personajes desesperados. Pero todos los caminos llevan a Fillory, y su nueva vida lo conduce a viejos santuarios como la Antártida y a secretos sepultados y viejos amigos que creía haber perdido para siempre.

Quentin desvela la clave de una obra maestra de la hechicería, un encantamiento que podría crear una utopía mágica, un nuevo Fillory, pero lanzar ese hechizo pondrá en marcha una cadena de sucesos que lo llevarán a arriesgarse a sacrificarlo todo.

¡No te vayas sin comentar!