LCDE entrevista a Javier Olivares, de ‘El Ministerio del Tiempo’

Salon del Cómic y el Videojuego Alicante 2015

En La Casa de EL hemos tenido la oportunidad de charlar un rato en exclusiva con Javier Olivares, aprovechando su paso por el Salón del Cómic y el Videojuego de Alicante que se ha celebrado durante este fin de semana (del que pronto os traeremos nuestra crónica y más cosillas), con quien hemos hablado de su trayectoria profesional y nos ha avanzado algunos detalles de lo que podremos ver en la segunda temporada de ‘El Ministerio del Tiempo, una de las series televisivas revelación de este año.

Antes de meternos en faena con la transcripción de la entrevista, desde La Casa de EL queremos agradecer a Javier Olivares su amabilidad y disposición a la hora de hacernos un hueco en su apretada agenda, justo ahora que ‘El Ministerio del Tiempo‘ se encuentra en plena producción de los nuevos episodios.

Entrevista a Javier Olivares 05

LCDE: Para comenzar nos gustaría saber de dónde viene tu afición al cine y las series de televisión.

Javier Olivares: De niño, mi madrina, mi tía Angustias, me llevó a ver ‘Mary Poppins’ y ‘Las minas del Rey Salomón’, que son las primeras películas de las que tengo constancia… y la televisión… no teníamos dinero en casa, en el Madrid de los años 60, y mi tío arreglaba televisores y siempre tenía alguno. El que arreglaba lo dejaba unos días hasta que llegaba otro y así teníamos televisión, hasta que nos pudimos comprar uno. Íbamos cambiando de modelo. Así que soy teleadicto desde niño.

LCDE: ¿Cuándo decidiste que querías dedicarte a esto? ¿Lo tenías claro desde el primer momento o fue algo que surgió sobre la marcha?

J.O.: Yo tengo una formación teatral aparte de la carrera de Historia, entonces… primero quiero ser actor, luego con 19 o 20 años cambio el chip y dirijo teatro, doy clases de teatro en Fuenlabrada, una pequeña ciudad que hay a las afueras de Madrid. Como mantengo los contactos puedo hacer en teatro profesional ‘Tristana’ como primero de dirección y luego adapto con Vargas Llosa ‘Pantaleón y las visitadoras’. A partir de ahí surgió la posibilidad de hacer una serie en Canal 9, que me sirvió para hacer contactos y poco más, y de ahí poco a poco ya fuimos escribiendo guiones, que era lo que queríamos Pablo y yo.

LCDE: La serie de ‘Isabel’ resultó ser un gran éxito en parte por su tema histórico. ¿Resulta complicado cuadrar el guion con la Historia, dramatizar los hechos históricos?

J. O.: Es apasionante. ¿Es complicado? Yo es que lo disfruto más de lo que lo sufro. Lo importante es tener un buen equipo, como tuvimos en ‘Isabel’, con Anais Schaaff o con Jordi Calafí, que me ayudaron a documentar todo en la línea que yo quería… y luego el tener guionistas como Pablo, que de repente le das todo muy documentado y te creaba un nivelazo de guion muy muy importante.

Yo creo que el problema de hacer ficción de Historia es no convertirte en wikipedia. Es decir, tú tienes que contar qué razones o qué motivaciones tienen los personajes para llegar al hecho histórico que tú conoces, no al revés. No hay que dejar que los hechos históricos conviertan en esclavos a los personajes.

Isabel - serie

LCDE: Algo como buscar una especie de retrocontinuidad para llegar al hecho que quieres contar.

J.O.: Exactamente. A través de la emoción todo el mundo lo entiende todo. Si empiezas a dar datos, y datos, y datos… al final abrumas al espectador, le confundes y se despista. Y no puede seguir el hilo. Tienes que seleccionar el número de personajes, tienes que eliminar a algunos y agruparlos en un personaje que pueda parecerse, tienes que hacer una labor muy sintética para luego ser muy apasionado y explayarte ya en lo que es contar la historia. Pero lo importante es cómo se llega a ese momento histórico, no que ese momento te marque el camino. Y esa es la clave.

LCDE: ¿En qué se diferencia ‘El Ministerio del Tiempo’ de ‘Isabel’ a la hora de plantearos cómo escoger los acontecimientos históricos que vais a tratar en el guion?

J.O.: Bueno, en ‘Isabel’ vino de encargo, lo que era la infancia de Isabel hasta su final. En la primera temporada de ‘El Ministerio del Tiempo’ fueron los hechos históricos que nos llamaban la atención a Pablo y a mí, los que dominábamos y nos servían para contar una serie de cosas a través de la Historia. De hecho, cualquiera que haya visto la serie se dará cuenta de que vamos al siglo que nos apetece, no estamos repartiendo cartas.

LCDE: También dependéis del presupuesto.

J.O.: Sí, pero al final viajas y viajas. Es decir, viajas a una época y tienes que producirla. Podría haber sido cualquier otra época, aparte de los condicionantes… pero hombre, yo creo que… Isabel, la guerra de la independencia, la residencia de estudiantes, el Guernica, Lope… eran temas que queríamos tratar.

LCDE: Siguiendo ya con ‘El Ministerio del Tiempo’, además de la ficción histórica, la serie tiene muchas referencias a la cultura popular actual. ¿Cómo decidís qué se incluye en cada episodio? ¿Tenéis un fichero y buscáis la que mejor encaja en el guion o van surgiendo según se escribe?

J.O.: Van saliendo. Los personajes te lo van dando. Toda la cultura pop tiene que referirse a la cultura de la que dispongan los personajes. Entonces, por cercanía con el espectador normalmente es Julián (Rodolfo Sancho) el que marca, claro.

LCDE: Si no dependiera de la audiencia y de TVE ¿Hay Ministerio para muchos años? ¿Iréis añadiendo tramas conforme se vayan renovando temporadas o hay un plan?

J.O.: Yo creo que hay ‘Ministerio del Tiempo’ para mucho tiempo siempre que se pueda producir en condiciones. Y que la gente valore lo que ha supuesto esta serie, que yo creo que el Departamento de Ficción de TVE lo tiene muy claro, pero también hay que tener en cuenta que estamos en una cadena que no tiene publicidad, que no dispone de unos medios que pueden tener otras cadenas… Pero claro, con medios o sin medios, lo que nos da TVE es una confianza y una libertad brutal.

El Ministerio del Tiempo - Reparto

LCDE: ¿Cómo es trabajar con el estupendo reparto que tenéis? ¿Colaboran o aportan ideas para sus personajes?

J.O.: Hombre, trabajar con un reparto así es maravilloso. Ellos contrastan, o te preguntan o te dicen, pero yo no soy partidario de que un actor me diga lo que tengo que hacer… el actor tiene que actuar con lo que le das. De hecho, cuando alguna vez, no aquí, me ha venido un actor diciendo “oye, que mi personaje creo que…” procuro eliminar al personaje (risas).

LCDE: ¿Disfrutas escribiendo algún personaje más que con el resto?

J.O.: No, todos. Todos tienen su punto. En la primera temporada está Julián, que es un personaje de un barrio periférico del sur de Madrid, como Pablo y yo… y es el que más va marcando, pero todos… porque Alonso Entrerríos (Nacho Fresneda) me parece que es un bombón, que te deja las frases casi escritas sin que teclees, y luego el personaje de Amelia (Aura Garrido) es tan maravilloso que… o Jaime Blanch… No, no… todos tienen su vida propia. Cada uno en su momento y en su medida.

LCDE: Antes (en la charla en el Auditorio) has comentado que algunos han bajado su caché para estar en ‘El Ministerio del Tiempo’.

J.O.: Sí, y además por nuestra parte tratamos de darles toda clase de facilidades para que puedan compaginarla con otros trabajos. Tendremos una justificación para que los miembros del equipo salgan y regresen. La intención siempre ha sido que vayan cambiando. Si seguimos muchas temporadas es posible que el equipo de agentes no se parezca en nada al de ahora.

Entrevista a Javier Olivares

LCDE: ¿Os ha sorprendido a los que participáis en ‘El Ministerio del Tiempo’ todo el fenómeno fan y transmedia que se ha generado alrededor de la serie? Es algo inédito hasta ahora en España.

J.O.: Sí, sí… hombre, tienes que estar sorprendido. Cuando las cosas te van bien tienes que estar sorprendido, porque si piensas que te va a ir bien es que eres gilipollas. Porque no puedes pensar que te vaya a ir bien nada nunca en esta vida.

A mí lo único que me molesta es que la gente confunda el fenómeno transmedia y el fenómeno fan y las redes sociales como la salvación de esta serie. Yo creo que todo eso son la consecuencia del éxito de la serie, no al revés. Y que, ya una vez unidos, han hecho un camino juntos. Pero a mí este rollo de “los fans que han apretado para que la serie renueve“… un fan nunca aprieta a una cadena para que te renueven. Y el que diga eso es que no conoce cómo funciona este mundo.

Entonces, lo que creo es que la serie ha tenido mucha audiencia, que no es la que se mide por los audímetros, que cuando además hay números que la avalan a nadie le parece interesante publicarlo… una serie que tiene 400000, 500000 visionados online… claro, tú esto lo sumas a los dos millones y medio o casi 2600000 de media, pues ya te estás poniendo en tres millones. Y si además sumas que durante el tiempo de emisión somos líderes en diferido +7… pues vas sumando y al final resulta que nuestro promedio es mayor que el de alguna serie que nos avasallaba en audiencia y que acabó no tan potente. Y esos datos no los da nadie. Eso no quita para que ahora de repente estrenemos la segunda temporada y nos demos una hostia. Pues no se sabe nunca.

Pero yo creo que ‘El Ministerio del Tiempo’, aparte de la serie en sí, ha tenido un valor añadido en demostrar y dejar claro que se necesita otra manera de medir la gente que ve series.

LCDE: Cambiando de tema, la caracterización de algunos actores interpretando a personajes históricos también ha llamado mucho la atención.

J.O.: Sí, y este año incluso hemos mejorado.

LCDE: Pues creo que os va a resultar complicado mejorar, porque recuerdo alguno que… por ejemplo, el actor que hacía de Lorca (Ángel Ruiz) era idéntico.

J.O.: Bueno, es que Lorca… lo llevaba puesto el actor. Impresionante.

El Ministerio del Tiempo - Lorca

LCDE: ¿Buscáis a un actor que se parezca al personaje?

J.O.: No. Buscamos a un actor que lo haga bien, y si encima se parece pues es la hostia.

LCDE: ¿Se sabrá algo más sobre el origen y el funcionamiento de las puertas? Porque el rabino Abraham Levi solo se ha limitado a recopilar datos sobre ellas, no las inventó. Parece que hay algo de alquimia…

J.O.: Hay algo de alquimia, algo de las puertas del Templo de Salomón… hay algo de la cábala, del concepto de poder viajar… claro, la gente se pregunta porqué no se viaja al futuro… en esa cultura judía el concepto de viajar al pasado es para conocer tus errores y no volverlos a cometer. Entonces no hay futuro en ese concepto, no sé si me he explicado.

LCDE: Hace tiempo se habló de la posibilidad de vender el formato a otros países y creo que incluso una cadena norteamericana estaba interesada en adaptarlo. ¿Cómo va el tema?

J.O.: ¿Cómo va? Raro, porque no se confirma y estoy oyendo que se está preparando una serie sospechosamente parecida a la nuestra por otra cadena.

Javier Olivares - entrevistaLCDE: En caso de que se acaben realizando adaptaciones en Francia, Portugal, Italia… ¿os gustaría que se hiciera algún crossover o una especie de Interpol del Tiempo?

J.O.: No. Yo creo que cada serie, en su país, la deben hacer como quieran, que la hagan bien y que les funcione. Yo he adaptado a muchos novelistas a ficción dramática y siempre he agradecido que me dejaran en paz. Entonces, si ahora me adaptan otros no voy a ser yo… claro, tengo que dar a los demás lo que pido que me den a mí.

LCDE: ¿Hay planes para retroceder en el tiempo a alguna época anterior a Alfonso X, por decir alguna? Leí hace tiempo a alguien que decía que si iban a Atapuerca tendrán que ir con taparrabos.

J.O.: Hombre, si viajas a Atapuerca no hablan castellano. Si te vas a Roma, a la España latina, ¿cómo puedes hacer un capítulo en latín? A lo mejor en la novena temporada te puedes permitir el lujo de hacer un capítulo en latín y quedas como un rey. Pero ahora no. Tenemos que ir a todas las partes en las que se pueda utilizar castellano, que sería esa mezcla de pueblos romanos con bárbaros, a partir del siglo VI o VII podemos manejarnos. El tema del idioma es complicado. Lo que no voy a hacer es como los americanos, que llegan a cualquier sitio y todo el mundo habla inglés.

LCDE: Ya para terminar, en cada entrevista finalizamos con la misma pregunta, aunque esta vez no tiene mucho que ver con ‘El Ministerio del Tiempo’. La pregunta es: ¿Superman o Batman?

J.O.: Por infancia Superman. Sí, aunque ya el Batman de Miller, o el de ‘The Killing Joke’ de Moore… hombre, creo que Batman ha dado un giro al concepto de superhéroe, pero yo, cuando hablo de giros, o de lo que es para mí el concepto de superhéroe, siempre, siempre, siempre me quedo con ‘Watchmen’.

LCDE: Quizá porque se trata mucho más la psicología de los personajes que decir “este tiene estos poderes y hace esto”.

J.O.: Y los relatos cortos previos… es algo casi de Borges. El cómo diseñarte un traje de superhéroe, el concepto del superhéroe que no tiene poderes, el primer superhéroe con poderes… En realidad está haciendo una arqueología histórica del concepto de superhéroe, y debe ser por debilidad mía personal que eso me llama la atención. Como me llama muchísimo la atención de ‘Star Trek’ el que haya webs inglesas en las que te metes y encuentras una auténtica historia de cada raza… En ‘Deep Space Nine’ de hecho, que es más floja probablemente que ‘The Next Generation’ que para mí es la mejor, se hacen una serie de valoraciones sobre las culturas fronterizas, el hecho de tener una tecnología de teletransportación no evolucionada que genera cáncer en quien lo usa, que de hecho vamos a hacer un homenaje a eso en ‘El Ministerio del Tiempo’… no sé, hay una serie de elementos, de situaciones y de historia que no ves, pero viendo cinco minutos de un capítulo sobre una raza o un planeta te das cuenta de que alguien se ha inventado una historia entera para contarte cinco minutos… eso me parece apasionante.

LCDE: Es así, y recuerdo un par de capítulos de la serie antigua de ‘Star Trek’ en los que explican muy bien el no interferir en otras culturas. Había uno que viajan a un planeta tipo años 30, y había una chica que estaba haciendo algo muy bueno por la sociedad  y la asesinan. Los protagonistas se debaten entre evitar o no ese asesinato, porque si lo evitan eso provoca que de algún modo se termina en una sociedad dictatorial tipo la Alemania nazi. El hecho de cambiar algo para bien, no sabes las consecuencias a largo plazo que puede tener…

J.O.: Ese capítulo que me dices y otros forman parte del trasfondo que Pablo y yo queríamos para ‘El Ministerio’. Eso de no influir en la cultura… creo que ellos lo llaman la Primera Directiva… el no hacer que avance antes de tiempo una cultura, o no cambiar un hecho histórico… Es un paralelismo evidente entre ‘Star Trek’ y ‘El Ministerio del Tiempo’.

Es que ‘Star Trek’ no ha dado todo. En cierto sentido me parece mucho más científica que ‘Star Wars’, que es más como un cuento, y ‘Star Trek’ es ciencia ficción… ‘Star Wars’ es fantasía y ‘Star Trek’ es más ciencia, pero curiosamente ‘El Ministerio del Tiempo’ es más fantasía que ciencia ficción, aunque sí bebe de elementos propios de la ciencia histórica. Resulta una mezcolanza raruna.

El Ministerio del Tiempo - protagonistas

Velar porque la Historia de España no cambie y, así, proteger nuestro presente. Ése es el objetivo del Ministerio del Tiempo, una institución gubernamental secreta. Fundada en tiempos de Isabel la Católica, su trabajo consiste en detectar e impedir que cualquier intruso del pasado llegue hasta nuestro presente —o viceversa— con el fin de utilizar la Historia para su beneficio. Para ello, dispone de patrullas que viajan a través del tiempo allá donde sea necesaria su intervención.

Una de esas patrullas es la compuesta por Amelia Folch (una de las primeras mujeres universitaria de la España del finales del XIX), Alonso de Entrerríos (un soldado de los Tercios de 1570) y Julián Martínez (un enfermero del SAMUR del 2015). No son superhéroes: son gente corriente de distintas épocas a los que les tocará vivir situaciones nada corrientes.

Junto a ellos, recorreremos la Historia de España, desde los tiempos de Isabel la Católica a nuestro presente, pasando por la Guerra de la Independencia, la Armada Invencible, la llegada del Guernica a España, la visita de Himmler al Monasterio de Montserrat. A lo largo de sus viajes nos encontraremos a personajes históricos como Lope de Vega, El Empecinado, Torquemada, Dalí, Lorca, Buñuel, Isabel II, Velázquez, Picasso o al Spínola que rindió Breda.

Pero mientras se van encontrando con celebridades a las que nuestros libros de Historia dedican sus páginas, nuestros protagonistas también querrán viajar por el tiempo para saber qué fue de sus personas queridas. Aunque ello suponga saltarse las reglas del propio Ministerio.

Creada por Pablo y Javier Olivares y con producción de Cliffhanger TV y Onza Partners, ‘El Ministerio del Tiempo‘ cuenta con las interpretaciones de Rodolfo Sancho, Aura Garrido, Nacho Fresneda, Cayetana Guillén Cuervo, Juan Gea, Jaime Blanch y Natalia Millán en los papeles principales, además de otros actores conocidos que dan vida a varios personajes históricos.

De Dumas a Scott Card pasando por H. G. Wells, Asimov, Arthur C. Clarke, Orwell, King, Pratchett, Moore y Gaiman. De Velázquez a Phil Noto pasando por Mucha, Sorolla, Tolouse Lautrec, Alan Davis, Alex Ross, Carlos Pacheco, Dave Gibbons y Toriyama. De Billy Wilder a Soderbergh pasando por Cukor, Hitchcock, Houston, Orson Wells, Alan J. Pakula, Eastwood, Spielberg y Nolan. De ‘The Twilight Zone’ a ‘Orphan Black’ pasando por ‘Buffy cazavampiros’, ‘House M. D.’, ‘The Good Wife’, ‘Friends’, ‘The Newsroom’, ‘Battlestar Galactica’ y ‘The Big Bang Theory’. Más de Marvel que de DC, pero ambas me gustan.

¡No te vayas sin comentar!