Reseña de ‘Yuna’, de Santiago García y Juaco Vizuete

Esta canción de un hombre y una mujer no pertenece a ningún lugar; se puede oír en cualquier sitio, en cualquier momento”. Esta cita hace referencia a la película de 1927 ‘Amanecer‘, del director F.W. Murnau, y ha sido escogida de forma muy acertada para abrir ‘Yuna‘, el drama de ciencia ficción que nos trae Astiberri. Porque de eso trata la historia, aunque transcurra en una nave espacial en mitad del cosmos, aunque alguno de los protagonistas no sea humano. Al final se trata de un hombre y una mujer, de una historia sobre emociones, sobre comunicación, sobre comprensión, sobre encuentros y desencuentros.

yuna

En ‘Yuna‘, Santiago García y Juaco Vizuete nos cuentan la historia de Héctor, un investigador espacial con problemas con la bebida, y Yuna, una mujer artificial, un androide (o quizás sería más correcto decir “ginoide”) construido con el fin de ser una “persona de compañía”, una especie de novia que puede adquirirse. Están explorando la inmensidad del espacio cuando se encuentran con una gigantesca entidad espacial, con una misteriosa nave, Colosa. Ese encuentro será el catalizador que ponga a prueba sus sentimientos.

El planteamiento es original y la ambientación no es casual. Nada mejor que el espacio para representar la soledad de dos personajes que solo se tienen el uno al otro y, en ocasiones, ni eso. El ambiente llega a percibirse como opresivo y se convierte en un elemento importante para la historia. Yuna, que da título a la obra, será el centro del drama. Y curiosamente, tratándose de una mujer artificial, los temas que giran en torno a ella son muy humanos: el amor, la soledad, la sexualidad, la identidad, la pérdida. De fondo, late esa cuestión recurrente en todas las obras que reflejan la inteligencia artificial: ¿qué es lo que nos hace humanos? ¿puede una inteligencia artificial ser más humana que los propios humanos? ¿puede, al tomar autoconciencia, tener verdaderos sentimientos más allá de su programación?

Yuna_1

La historia plantea más preguntas que respuestas y aun así, el final se siente como algo terminado. El lector sabe que no habrá una segunda parte, aunque haya muchas cosas que no sepa. Esas cosas debe decidirlas cada uno, porque la historia es así, conscientemente abierta, para provocar reflexiones y que estas sean diferentes en cada persona. Es una de estas historias que te apetece disfrutar en soledad, pero que luego quieres comentar con alguien. Es desconcertante a muchos niveles, desde las extrañas escenas de sexo que te hacen sentir como un “voyeur”, como el final, que por supuesto no comentaré pero que no dejará indiferente a nadie.

Juaco Vizuete presenta una obra muy diferente a sus trabajos anteriores, en la que combina el dibujo del cuerpo y el rostro humanos con el de naves espaciales en mitad del universo. Destacan especialmente los interiores de Colosa, que suponen una mezcla muy imaginativa entre las formas técnicas y las orgánicas. La elección del color conecta con el tono emocional de la historia y prácticamente se limita a tres tonos: el rojo anaranjado, el verde apagado y el negro-gris. Hay viñetas que combinan un dibujo poco definido con esos tonos de color extraños, creando un efecto muy irreal, casi como si se tratara de un sueño. El tratamiento del sonido forma parte del propio dibujo: imágenes que te transmiten el silencio más absoluto, como solo puede haberlo en el vacío del espacio, y otras en las que las onomatopeyas inundan la viñeta y resuenan en tus oídos.

Yuna_10

Cuando hojeé ‘Yuna’ por primera vez, antes de leerlo, no me convenció la estética, me pareció que el dibujo y el color no encajaban con la historia que iba a leer, que le faltaba fuerza visual, energía, precisión, tonos de color. Evidentemente, lo que en realidad no encajaba era mi idea de la historia que iba a leer. La empecé con cierto prejuicio y unas páginas más tarde ya estaba enganchada al tono nostálgico, a los ambientes espaciales oníricos, a la sensación de estar ante una fábula con regusto amargo. En definitiva, estaba atrapada por unas viñetas en la que el guion y el dibujo se dan la mano formando un todo coherente.

En conclusión, un cómic de ciencia ficción realmente inquietante, que engancha y que te deja pensando en él tras haberlo terminado. Una historia que sugiere más de lo que dice y que cada lector interpretará a su manera. Una nueva representación de la inteligencia artificial, en esta ocasión, desde la perspectiva más íntima y emocional. Un tebeo que te sorprende al apartarse de lo que esperas de él, y que te aleja del terreno conocido en una apuesta arriesgada y valiente La editorial Astiberri nos trae ‘Yuna’ en una edición muy cuidada, tal como nos tiene acostumbrados. Se presenta en formato apaisado, con un tamaño de 23,6 x 16,5 cm, en cartoné y a todo color. Consta de 216 páginas y tiene un precio recomendado de 19 euros.

Yuna_5

Santiago García

Santiago García (1968) es un guionista, crítico y traductor de cómic español que firma en ocasiones bajo el pseudónimo Trajano Bermúdez. Después de licenciarse en Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid comenzó a trabajar como articulista en la Editorial Forum, pasando también a ser traductor de Spiderman en la editorial. En 1995 publicó su primer libro teórico, ‘Mangavisión’, que se centraba en el manga. Años después, en 2003, comenzó a escribir guiones, iniciando así su carrera en esta faceta hasta la actualidad. En 2010 publicó ‘La novela gráfica’, libro teórico que se gestó como tesis doctoral para la carrera de Historia del Arte que también realizó. En 2011 recibió el premio a la divulgación en el Salón del Cómic de Barcelona.

Como historietista, ha colaborado con dibujantes como Pepo Pérez en ‘El Vecino‘ (Astiberri, 2004- 2009), Javier Peinado en ‘La tempestad‘ (Astiberri, 2008) y ‘Héroes del Espacio‘ (Planeta, 2009) y David Rubín en ‘Beowulf‘ (Astiberri, 2013), traducida para el mercado francés y norteamericano. Ha coordinado la antología de cómics ‘Panorama. La novela gráfica española hoy‘ (Astiberri, 2013) y otra de ensayos, ‘Supercómic. Mutaciones de la novela gráfica contemporánea‘ (Errata Naturae, 2013). Sus últimos trabajos publicados son ‘Tengo hambre’ (¡Caramba!, 2014), con Manel Fontdevila, ‘El fin del mundo‘ (¡Caramba!, 2014), con Javier Peinado, ‘Fútbol. La novela gráfica‘(Astiberri, 2014), con Pablo Ríos y ‘Las Meninas‘ (Astiberri, 2014) con Javier Olivares, que obtuvo el premio a la mejor obra española en el Salón Internacional del Cómic de Barcelona en 2015 y el Premio Nacional del Cómic el mismo año. En 2015 publica en Astiberri la novela gráfica ‘¡García!‘ junto a Luis Bustos y el cómic de ciencia ficción ‘Yuna‘, con Juaco Vizuete.

Juaco Vizuete

Juaco Vizuete es un ilustrador y animador nacido en Alicante en 1972. Todavía estaba estudiando cuando empezó a publicar sus primeras historietas en fanzines. Fue nominado a mejor autor revelación del Salón Internacional del Cómic de Barcelona de 1998 por ‘El resentido‘, de Ediciones La Cúpula. También es autor de ‘Julito, el cantante cojito‘, con guion de Hernán Migoya (De Ponent, 2007), y colaboró con el mismo autor en la colección ‘Nuevas hazañas bélicas‘ (Glénat, 2011). Como autor completo ha publicado, además de ‘El resentido’, otras dos obras: ‘El experimento‘ (Glénat, 2009) y ‘Lo primero que me viene a la mente‘ (Astiberri, 2013). En 2015 publica ‘Yuna‘ en la editorial Astiberri, junto con Santiago García.

yunaYuna y Héctor recorren los confines más remotos del cosmos a bordo de una minúscula sonda estelar. Dentro de su cápsula estudian, analizan, investigan y se aman con toda la pasión de un hombre orgánico y una mujer artificial. Su odisea galáctica dará un giro imprevisible cuando se encuentren con una gigantesca nave espacial de origen desconocido que emite unas señales indescifrables. En Colosa, Yuna y Héctor conocerán lo misterioso y lo incontrolable. Conocerán el amor. Conocerán la muerte. Conocerán su verdadera naturaleza.

Yuna es un trabajo de lenta cocción que comenzó a dar sus primeros pasos en 2008. El gusto de Santiago García por la ciencia ficción (“sobre todo en cine y cómic”), por el trabajo de Juaco Vizuete desde sus tiempos de El resentido y El experimento (“me parece un dibujante monumental; Lo primero que me viene a la mente es el típico trabajo de un enorme dibujante que precisamente porque es un excelente historietista es capaz de sacrificar el lucimiento fácil en favor de la expresividad y el tono precisos para contar lo que quiere contar”) y la idea de que el proyecto le encajara al dibujante hicieron que el plato saliera triunfante de los fogones.

Santiago García, reciente Premio Nacional del Comic 2015 con Las meninas, no deja de alabar el trabajo de su compañero de viaje por el espacio exterior: “en Yuna le veo desatado como nunca le había visto antes. Hay algunas páginas que parecen directamente infinitas, y la inventiva visual con la que ha resuelto muchísimos de los problemas en los que le he metido me ha asombrado. Juaco ha hecho suyo Yuna y lo ha convertido en algo mucho mejor de lo que yo me habría podido imaginar en un principio”.

Yuna

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Lectora y adicta confesa a los cómics, me siento incapaz de elegir entre Marvel y DC. La Patrulla X es mi familia y Batman, mi mejor amigo. Adoro a Neil Gaiman y sueño con ser rica para dedicarme a leer y ver películas. Mientras tanto, lucho contra el mal a través de la escritura.

¡No te vayas sin comentar!