‘The Making of Harry Potter’. Visita a Warner Bros Studio Tour London

harry potter-wb logo

¿Quién no ha soñado con pisar el Gran Comedor o ver salir del cáliz de fuego al elegido para representar a Hogwarts en el Torneo de los Tres Magos? O quizá dar un paseo por el Callejón Diagon y quedarse más tiempo del debido frente al escaparate de Artículos de Calidad para Quidditch. Estas y muchas más cosas son las que podemos disfrutar en el tour que nos ofrece Warner Bros para hacer nuestros sueños realidad por un día.

“Lo que convierte este tour en algo muy especial es que todo lo que se muestra ha sido utilizado a lo largo de las ocho películas de Harry Potter.” nos comenta Sarah Roots, vicepresidenta de Warner Bros Studio Tour London. “Todos los sets, props y vestuario son auténticos y en ellos se puede ver el increíble detalle y la calidad de la producción artística. Todas las películas se rodaron en Leavesden, es maravilloso tener todo esto aquí permanentemente”.

Desde 1939 hasta 1994, el lugar en el que ahora se sitúan los estudios era conocido como Leavesden Aerodrome y allí se fabricaron aviones para el ejército británico durante la II Guerra Mundial y posteriormente motores para aviones comerciales. Desde que en 1994 se cerrara la fábrica, Leavesden se transformó en estudios de cine con platós y talleres convirtiendo los antiguos aeródromos en el centro principal de la producción cinematográfica de Inglaterra.

Todo el recorrido en los estudios se ambienta con diferentes temas de la banda sonora del universo cinematográfico de Harry Potter, compuesta a lo largo de ocho películas por John Williams, Patrick Doyle, Nicholas Hooper y Alexandra Desplat. En esta crónica os adjuntamos una recopilación por si queréis escucharla de fondo mientras la leéis, ambientándola así con el estilo original de la visita.

Antes de llegar: Entradas y desplazamiento

En ese orden, ya que las entradas no se pueden comprar en los estudios, hay que comprarlas con antelación a través de este enlaceCuando hagamos la compra hay que elegir también la fracción horaria en la que queremos disfrutar de la visita, para organizar los grupos y que el acceso al recinto no se vea masificado, lo cual impediría disfrutar correctamente de la experiencia.

Los precios varían entre las 33£ para adultos (unos 47€) o 25,50£ (casi 37€) los niños, aunque también hay disponible una entrada familiar (dos adultos y dos niños; o un adulto y tres niños) o grupos de entre 10 y 24 personas (para más de 24 hay que ponerse en contacto con ellos). Estos precios pueden parecer caros a priori, pero teniendo en cuenta que todo lo que nos rodea en el recinto ha sido utilizado en las películas, que podemos pisar los mismos escenarios y contemplar hasta el más mínimo detalle del atrezzo de un mundo tan rico como el que J. K. Rowling construyó, es una inversión que merece la pena.

Situados a unos 30 kilómetros al noroeste de Londres, los estudios son de fácil acceso con el transporte público lo cual recomendamos ya que en el trayecto hacia los estudios nos van ofreciendo información adicional a la visita.

Autobús en Watford Junction que nos dejará en la puerta de los estudios
Autobús en Watford Junction que nos dejará en la puerta de los estudios

La forma más económica para desplazarnos hacia allí es cogiendo el tren en London Euston Station (a esta estación podemos acceder fácilmente con el metro bajando en ‘Euston’) con destino a Watford Junction. El precio ronda alrededor de 11£ ida y vuelta (casi 16€), aunque en ocasiones podemos encontrar algún billete más barato. Una vez en Watford Junction encontraremos al salir de la estación una parada de autobús decorada con imágenes del tour, y allí debemos esperar nuestro siguiente transporte, que por 2£ ida y vuelta (debemos conservar el ticket que nos den) nos dejará directamente en la puerta de los estudios. Aquí empieza realmente la visita, ya que el bus tiene pantallas donde nos van enseñando qué podremos encontrar, complementándolo con una selección de ‘making of’ de las ocho películas.

Adentrándonos en el mundo de Harry Potter

Exterior estudios Harry Potter

El tour abrió sus puertas el 31 de marzo de 2002 y abarca dos grandes naves y exteriores. Estos solares tienen como nombre ‘Stage J’ y ‘Stage K’ en honor a las siglas de la escritora de Harry Potter, J.K. Rowling. El interior de la entrada de los estudios está decorado con imágenes de los protagonistas a lo largo de las diferentes películas y con algunas recreaciones como el Ford Anglia o un carrito con maletas.

Puntos para sellar el pasaporte. Imagen por cortesía de Warner Bros Studio Tour London
Puntos para sellar el pasaporte. Imagen por cortesía de Warner Bros Studio Tour London

En el mostrador del interior encontramos un guardarropas gratuito y la posibilidad de comprar un audioguía en diferentes idiomas (entre ellos el español), por alrededor de 5£ (unos 7€). Sin embargo, cualquier guía de los que encontremos en distintos puntos del tour podrá ir informándonos de anécdotas interesantes por lo que el tema de la audioguía se convierte en algo opcional. ¡No debemos olvidar pedir en las taquillas exteriores un pasaporte para nuestro recorrido! Aunque está orientado a los más pequeños, cualquiera puede conseguir uno, y en distintos puntos del recorrido podrá sellarlo.

Un detalle que hay que tener en cuenta es que la época del año en la que visitemos los estudios es importante, puesto que esta influirá en la ambientación del sitio. Desde el 13 de noviembre hasta el 31 de enero de 2016, por ejemplo, es Navidad para los estudios y podremos encontrarlos decorados con nieve, con el árbol de Navidad de Hogwarts o estará nevando en los exteriores gracias a unas grandes máquinas de nieve artificial que puntualmente irán lanzando una suave nevada.

Antes de adentrarnos de lleno en los decorados, pasamos a una sala con unos monitores a ambos lados y una explicación sobre el origen de la historia de Harry Potter y la repercusión que tuvo en los lectores a lo largo de todo el mundo, ya que las aventuras del joven mago consiguieron que millones de niños se interesaran por la lectura. Aquí también se nos muestra el impacto que tuvieron posteriormente las películas.

Después pasamos a una pequeña sala del mismo estilo que una sala de cine, en la que visionamos un vídeo presentado por Daniel Radcliffe (Harry Potter), Rupert Grint (Ron Weasley) y Emma Watson (Hermione Granger). En él los tres actores nos explican cómo ha sido crecer entre los espacios que estamos a punto de contemplar, además de poder conocer un poco más a fondo al equipo técnico de las películas y cómo se hicieron algunos de los momentos más emblemáticos de la saga. El vídeo termina con ellos tres cruzando las puertas del gran comedor y acto seguido, la pantalla de cine se desliza hacia arriba para que podamos ver en persona esas mismas puertas. Aquí empieza la verdadera magia del recorrido.

puertas gran comedor

Primera parte: El interior del mundo mágico

Mapa-tourDe aquí en adelante estaremos rodeados de espacios, atrezzo y vestuario original, todos ellos cuidados hasta el más mínimo detalle, por lo que valdrá la pena que nos fijemos en todo lo que vayamos encontrando. Como vemos en el mapa de los estudios, los espacios de rodaje y los objetos están repartidos en distintas salas, la más grande de ellas como su nombre indica, The Big Room, es a la que más tiempo le dedicaremos en el recorrido, ya que allí se encuentra el núcleo de la visita. Esta parte puede resultarnos un poco estresante dada la cantidad de decorados, objetos y vestuario que tendremos al alcance, por lo que lo mejor es que nos lo tomemos con calma y, sobre todo, que nos fijemos en todo lo que nos rodea.

El Gran Comedor

El primer sitio al que accedemos es uno de los espacios más emblemáticos de la saga, construido con piedra maciza para poder soportar el peso de hasta 11.000 alumnos. Durante los rodajes, los estudiantes tenían permitido hacer garabatos en las mesas de las casas – el mismísimo Stuart Craig, el encargado principal del diseño de producción de la saga, los animaba a ello – ya que, al fin y al cabo, Hogwarts no deja de ser una escuela.

En esta parte del recorrido encontramos también, separados por casas, los vestuarios de los actores principales de cada una de ellas: el de Cedric Diggory (Robert Pattinson) en Hufflepuff; Cho Chang (Katie Leung) en Ravenclaw; Draco Malfoy (Tom Felton) en Slytherin y Harry Potter en Gryffindor. En este último podemos ver la evolución del protagonista, ya que se incluye el primer vestuario que usó Daniel Radcliffe (en 2001) y el último (en 2011). Aquí también está el vestuario de los profesores principales y de Albus Dumbledore.

La comida que se utilizaba durante los rodajes era una mezcla de comida real con la fabricada por el departamento de arte a base de resina principalmente, actualmente usada para decorar los estudios.

También podemos encontrar el vestuario del baile de Navidad que se celebra en la cuarta entrega con motivo del Torneo de los Tres Magos que acoge Hogwarts, además de objetos de decoración, entre otros muchos detalles. Continuamos después con el resto de espacios dentro de la sección The Big Room.

The Big Room (La Gran Sala)

  • La sala común de Gryffindor y el dormitorio de los chicos
    Este punto de reunión para los estudiantes de Gryffindor es uno de los sets más antiguos y queridos por los fans. Aquí podemos ver también la capa de invisibilidad de Harry y su interior con tela de croma para que el departamento de efectos especiales le diera invisibilidad en postproducción. Era el sitio ideal para situarla ya que recordemos que Harry la recibe allí en sus primeras navidades en Hogwarts.  Los detalles que envuelven la sala estan cuidados al milímetro de nuevo, entre los que encontramos cuadros como el retrato de la profesora McGonagall, jefa de la casa.
    El dormitorio de los chicos es otro de los espacios que conocemos, donde duermen Harry y Ron, junto a Neville, Dean y Seamus. Los directores tuvieron que trabajar a fondo en la colocación de la cámara para evitar que se viera que los chicos habían crecido tanto con los años que sus pies sobresalían de las camas, ahorrando así los gastos de construir nuevas camas. Como vemos en la imagen, de nuevo está decorado con motivos navideños.
  • El despacho de Dumbledore
    Este decorado se caracteriza por la multitud de objetos que Dumbledore iba acumulando a lo largo de sus años como director de la escuela. Además, como centro destacado de la misma, en la oficina encontramos cuadros de antiguos directores, todos ellos elaborados artesanalmente por el equipo de diseño de producción, mientras que todos los libros de su oficina corresponden realmente a guías de teléfonos británicas con cubiertas de piel que simulan antiguos libros de magia.
    El Pensadero de Dumbledore incluye hasta 800 frascos artesanos y etiquetados manualmente. El despacho del director es uno de los espacios que debemos observar al detalle, para encontrar así el Sombrero Seleccionador y la Espada de Gryffindor.
  • Clase de pociones y cabaña de Hagrid
    Uno de los sets más oscuros que encontramos, de nuevo adornado con multitud de frascos rotulados manualmente en latín e inglés. Aquí podemos encontrar también el vestuario de los profesores de pociones Snape (Alan Rickman) y Slughorn (Jim Broadbent). También podemos ver cómo es el set del interior de la cabaña, en el que predominan las jaulas que Hagrid tiene colgadas del techo, algunas de ellas con animales de verdad durante el rodaje. El vestuario de Hagrid y una recreación de Fang también están en el set, así como un panel con información e imágenes sobre las mascotas aparecidas en la saga y las diferentes habilidades por las que eran escogidas.
  • La cocina de los Weasley
    Este es, para muchos, uno de los espacios más entrañables de la saga. La visita a los estudios nos hará comprender que hay más magia artesana de la que creíamos, y allí podemos ver como aquellos objetos que en la película se movían “por arte de magia” (tejer o fregar solos, por ejemplo) están elaborados a partir de mecanismos y no generados por ordenador como podemos pensar en primer lugar. Esto también ocurre con otros objetos como el cáliz de fuego, que lanzaba cada media hora aproximadamente un papel con el nombre del elegido para el torneo (papel que se podía quedar el afortunado que lo cogiera), la escalera de Hogwarts, el baúl de Ojoloco, etc.

    Cocina de los Weasley. Imagen por cortesía de Warner Bros Studio Tour London
    Cocina de los Weasley. Imagen por cortesía de Warner Bros Studio Tour London
  • El Ministerio de Magia
    En esta sección encontramos uno de los decorados más impresionantes de la visita, siendo uno de los más grandes que se han construido para las películas. La mayoría de escenas que se grabaron aquí precisaron de cientos de extras a los que se sumaron muchos de los miembros del equipo técnico. También tenemos un espacio reservado a la profesora y posteriormente directora Dolores Umbridge (Imelda Staunton), con decorados de su despacho, objetos y vestuario. Cerca de este espacio podemos encontrar también el interior de la mansión de los Malfoy, donde vemos a la profesora de Estudios Muggles Charity Burbage (Carolyn Pickles) colgando del techo. Este es el modelo animatrónico que utilizaron en la película, únicamente sustituido por la actriz suspendida con un arnés durante los primeros planos. También objetos aparecidos en la tienda de Borgin and Burkes, entre otros.

En esta sala también podremos encontrar multitud de objetos, como los que aparecen en la Sala de los Menesteres, una vitrina para vestuario de Quidditch y utensilios para el deporte mágico, los horrocruxes, elementos entrañables como la piedra filosofal, la recordadora de Neville o el cuaderno de Rita Skeeter, entre otros tantos. Por otra parte, en una sección dedicada a los efectos especiales encontramos grandes paneles de croma y el carro de Gringotts, escobas o una de las motocicletas de Hagrid utilizadas en la película. También algunos cuadros o el espejo de Oesed tienen las marcas de croma para poder modificarlos con facilidad en la postproducción. En definitiva, prácticamente todo lo que hemos visto en las ocho películas de Harry Potter, lo podremos contemplar de cerca en esta visita.

sala de fx

Segunda parte: Expreso de Hogwarts y exteriores

La estación y el Expreso de Hogwarts

El Tour no solo está en constante cambio con la inclusión de las estaciones en la decoración del set, sino que va incorporando nuevo material. En esta ocasión, encontramos como novedad uno de los elementos más emblemático de la saga: el Expreso de Hogwarts, la locomotora roja encargada de transportar a todos los alumnos desde el andén 9 y ¾ de la estación londinense de King’s Cross hasta el pueblo de Hogsmeade. Durante la visita, podremos contemplar tanto la recreación del andén como el tren a escala real. Aunque las películas se rodaron realmente en la estación de King’s Cross, se construyó un andén en los estudios para las escenas de ‘Harry Potter y las reliquias de la muerte, parte 2’, lugar por donde podremos caminar para acercarnos a la majestuosa locomotora. En este andén encontramos también el famoso carrito incrustado en la pared con el que hacernos fotos como si estuviéramos atravesando el muro (este también se encuentra en la estación londinense), además de los carritos de diferentes personajes.

Hogwarts-express
Tren y andén recreados para la última entrega. Imagen por cortesía de Warner Bros Studio Tour London

Por otra parte, podemos acceder también al interior del tren, un espacio estrecho en el que podremos ir contemplando los compartimentos desde fuera, cada uno decorado con momentos concretos de las películas (por ejemplo, uno de ellos tiene en la puerta el dibujo del corazón con las letras L y R que Lavender Brown dibuja en la sexta película). Al acabar este recorrido vemos el camarote en el que se rodó la escena en la que Harry y Ron se conocen (‘Harry Potter y la piedra filosofal’), y en ella vemos también el vestuario original que los actores llevaban en el momento, así como multitud de dulces del mundo mágico. Como curiosidad, destacar que los dulces empleados en las escenas del Expreso de Hogwarts eran reales, pero les decían a los actores que eran artificiales para evitar que los niños se comieran el atrezzo y este menguara entre toma y toma.

También podremos pasar por la segunda parte del interior del tren, donde encontramos diferentes compartimentos de tres paredes en los que tenían libertad para posicionar la cámara. En esta ocasión, las ventanas están formadas por pantallas verdes de croma sobre las que añaden las imágenes del exterior en postproducción y podremos sentarnos en los asientos y darnos cuenta de lo realmente cómodos que son (ya quisiéramos algo así en Renfe). Al finalizar el recorrido por el tren podemos pasar por una pequeña tienda donde prácticamente todos los objetos están dedicados al Expreso de Hogwarts y al anden 9 y ¾. Algunos de ellos estarán disponibles en la tienda al final del recorrido pero no todos, por lo que si algo nos gusta valdrá la pena adquirirlo ya. Eso sí, preparad vuestras carteras.

interior-expreso-hogwarts
Interior de los compartimentos tal y como se rodaba en la saga

Parada de descanso: Cafetería y Cerveza de mantequilla

Antes de acceder a la parte exterior, pasamos por unas vitrinas donde encontramos todo tipo de atrezzo aparecido en las películas y elaborado a mano con mucho detalle, desde libros hasta folletos o periódicos: panfletos de la Copa del Mundo de Quidditch, pósteres de ‘Se busca’ para los mortífagos más famosos, hasta 25.000 páginas de ‘El Quisquilloso’, etiquetas de productos como los dulces de Honeydukes o la mercancía de Sortilegios Weasley, etc.

Cerveza de mantequilla con la jarra que podemos llevarnos de souvenir

Después pasamos por la cafetería, donde podemos comer o tomar un aperitivo para retomar fuerzas en la visita. Lo especial de este lugar es la posibilidad de tomar una cerveza de mantequilla como las que vemos en las películas. Existen diferentes tamaños y podemos elegir entre beberla sin más a un precio más económico o pagar un poco más y llevarnos la jarra. El tamaño que más se acerca al visto en la película tiene como precio final 7£ (cerveza y jarra, casi 10€). Os estaréis preguntando a qué sabe esta bebida del mundo mágico. Por mi experiencia diré que mi paladar es demasiado muggle para esto: la bebida no tiene alcohol, obviamente, pero sí un deje burbujeante que no llega a ser igual que el gas de refrescos gaseosos; la crema superior, por otra parte, tiene un sabor entre nata y vainilla. Es difícil definir el sabor exacto de la bebida, pero animo a los visitantes a que tengan la experiencia de haber probado una auténtica cerveza de mantequilla al menos una vez en la vida.

Exteriores

Salimos por primera vez al aire libre para contemplar los lugares en los que se rodaron escenas como las del exterior de Privet Drive (durante la primera película se rodó en Berkshire, pero a partir de entonces se recreó donde podemos verlo en el tour), el puente de Hogwarts (se creó para ‘Harry Potter y al prisionero de Azkaban’ y solo se construyó la parte por la que podemos pasar en la visita, el resto se recreó por ordenador) e incluso la casa de James y Lily Potter tal y como quedó con el paso de los años tras el ataque de Voldemort.

También aquí podremos asomarnos al interior del Autobús Noctámbulo, sentarnos en el Ford Anglia en el que Harry y Ron llegaron a Hogwarts en ‘Harry Potter y la cámara secreta’ (aunque se hicieron hasta 16, incluyendo uno partido por la mitad para poder rodar cómodamente) o conducir la moto de Hagrid (o estar en el sidecar, tenemos las dos opciones). Además, encontramos las piezas del ajedrez mágico de la primera película para darnos cuenta de lo inmensas que son; algunas de ellas además estaban modificadas por el departamento de efectos especiales para manejarlas por radiocontrol.

Tercera Parte: Criaturas y Callejón Diagon

Dando vida a las criaturas

criaturas-wb
Algunas de las criaturas. Imagen por cortesía de Warner Bros Studio Tour London

En esta sección podemos ver las criaturas construidas por el departamento de arte, que como ya sabéis, en el mundo de Harry Potter son muchas y muy variadas.

En la visita las encontraremos tanto en vitrinas como colgadas del techo, y además tendremos a nuestra disposición información sobre los procesos de construcción o de utilización en las películas. Algunas de ellas tienen diferentes versiones, como los tres Buckbeak y Fawkes animatrónicos que posteriormente fueron digitalizados para escenas concretas.

También podemos ver el trabajo del departamento de maquillaje y peluquería, como la marca tenebrosa de los mortífagos o diferentes caracterizaciones.

Callejon Diagon: un mundo de tiendas mágicas

Para los magos ingleses, su Oxford Street particular. Uno de los lugares más representativos de la comunidad mágica y especial para los fans de la saga, que quedábamos fascinados junto a Harry con su primera visita. Este decorado ha ido cambiando a lo largo de las películas, en especial con la incorporación de ‘Sortilegios Weasley’ en ‘Harry Potter y el misterio del príncipe’. Además, los escaparates de las tiendas también se han cuidado hasta el más mínimo detalle y se han redecorado en cada película. Para la tienda de los hermanos Weasley se elaboraron hasta 120 diseños individuales, y es sin duda el toque animado del lugar, donde también encontramos el majestuoso exterior del Banco de Gringotts. Para la última entrega de la saga, se crearon más de 210.000 monedas mágicas (sickles, knuts y galeones).

En la tienda de Ollivanders podemos ver hasta 17.000 cajas de varitas etiquetadas individualmente. Otros escaparates interesantes son por ejemplo el de la tienda del Emporio de las lechuzas o el de Artículos de calidad para Quidditch.

Set del Callejón Diagon. Imagen por cortesía de Warner Bros Studio Tour London

Por otra parte, la elaboración del set resultó una mezcla entre las descripciones de los libros de Harry Potter y las calles descritas en los trabajos de Charles Dickens. Además, si prestamos atención, veremos que algunas partes de este set fueron redecoradas y aprovechadas en las tomas de Hogsmeade que podíamos ver en ‘Harry Potter y el prisionero de Azkaban’.

Adiós Hogwarts: Maquetas a escala y tienda oficial

Pasamos a la última parte del tour, en la que podremos contemplar planos y maquetas a escala de los diferentes decorados, y donde destacan por ejemplo las del pueblo de Hogsmeade. La última sala del recorrido nos permitirá admirar la maqueta más importante de la saga:  el castillo de Hogwarts. Como vemos en las imágenes a continuación, cuando nosotros fuimos pudimos verla cubierta de nieve y preparada para la estación navideña, sin embargo en otros momentos se puede encontrar sin ella.

Todos los detalles del castillo están elaborados a mano para hacerlo lo más realista posible, y la vegetación de los exteriores es real. Esta es la auténtica maqueta que se utilizó para los planos generales, reconstruyendo algunas de sus partes de forma digital para algunas tomas. En el castillo se incluyen más de 2500 luces de fibra óptica que simulan antorchas, luces e incluso los estudiantes pasando por detrás de las ventanas de los pasillos. En las explicaciones que encontramos sobre su construcción nos comentan que si sumásemos todas las horas de todos los trabajadores que participaron en su elaboración, ascenderíamos a más de 74 años.

Grageas Bertie Bott. Imagen por cortesía de Warner Bros Studio Tour London

Para finalizar el recorrido, pasamos por la tienda, donde viene lo más temido por todos nosotros: los precios. A priori, son elevados, además de que no debemos olvidar que el precio viene marcado en libras, por lo que hay que añadirle un poco más al hacer la conversión a euros. Sin embargo, si nos paramos a pensar en la calidad del material, estos precios están totalmente justificados. Por ejemplo, todas aquellas prendas de ropa que hay en la tienda han sido elaboradas por el mismo equipo que confeccionó el vestuario de la película: desde bufandas, hasta jerseys de lana, camisetas, guantes, etc, lo que lo convierte en un exclusivo merchandising oficial.

Aquí podremos encontrar cosas más típicas como libros sobre las películas o las propias novelas, pósteres o peluches; pero también otras más exclusivas como los dulces: algunos de los fabricados por los hermanos Weasley, las Grageas Bertie Bott de todos los sabores o Ranas de chocolate, todo ello con su embalaje original, cuidado al detalle. Recomiendo la compra de la rana de chocolate porque además incluye un cromo como los que hemos visto en la película, y el tamaño de la rana es como la palma de la mano, para los más golosos (aunque a un precio de 9£, poco más de 12€).

El 97% de las críticas de TipAdvisor le dan a la actividad la puntuación de “Excelente” o “Muy bueno”, una media muy alta teniendo en cuenta que hablamos de más de 19.000. Finalmente, la duración fue de unas tres horas aproximadamente (aunque cada uno puede llevar su propio ritmo).

Como conclusión decir que el tour por los estudios de Harry Potter es, por una parte, recomendado para todos los públicos (desde aquellos que les interese el cine hasta los que vieron las películas y les parecieron entretenidas, incluso para los que no las hayan visto, aunque perderá encanto), y por otra de visita obligatoria para los fans del universo de J.K. Rowling. Por otra parte, esta visita nos hará valorar todavía más el trabajo del departamento artístico, y entenderemos que hay más magia artesana que digital en el mundo cinematográfico de Harry Potter.

Para los que queráis conocer un poco más a fondo los lugares o las criaturas, tanto aparecidas en los libros como en su adaptación cinematográfica, no os perdáis las reseñas que hicimos de los tomos editados por Norma Editorial.

Albúm de fotos en Facebook

Mensaje de Rowling al inicio de la visita: “Ninguna historia sobrevive a no ser que alguien quiera escucharla”.

6 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.