Reseña de ‘Kuroko no Basket #2’

Las obras destinadas a cierto público, además de contar buenas historias, en muchas ocasiones poseen una moraleja o valores subyacentes. Una idea que el autor desea reflejar. En el caso de los manga publicados por la famosa revista ‘Shonen Jump!’, al ser destinadas mayormente a un público juvenil, se ven plasmados valores que se estiman adecuados para enseñar o transmitir a este segmento de público. Así, aspectos como el compañerismo, el respeto o el no rendirse nunca están muy presentes.

Y para llevar a cabo todo lo anterior, es imprescindible que el protagonista o personajes principales se encuentren con dificultades. Al fin y al cabo, si todo se supera sin apenas esfuerzo y no hay trabas en el camino, el argumento sería muy aburrido y no se podría plasmar los valores ya mentados. Por eso es sorprendente lo que sucede en ‘Kuroko No Basket’.

Pero no vayamos tan rápido ni adelantemos sucesos. Recordemos que la premisa de ‘Kuroko no Basket’ residía en que en los últimos tres años los torneos nacionales de baloncesto de la escuela secundaria en Japón fueron absolutamente dominados por el instituto Teiko. A raíz de sus enormes éxitos, el quinteto inicial de jugadores fue apodado como ‘Generación de los Milagros‘. Al acabar la secundaria, cada uno de ellos fue a cursar la siguiente etapa escolar a un instituto diferente. Así pues, todos compiten entre ellos para saber quién es realmente el mejor.

No obstante, el cinco inicial de Teiko no eran los únicos jugadores relevantes, ya que existía un extraño rumor acerca de la existencia de un sexto jugador fantasma. Ese sexto miembro es nada más y nada menos que Kuroko Tetsuya, protagonista de la historia y nuevo integrante del equipo de baloncesto Seirin, creado hace un año. Junto a Kagami Taiga, un jugador con físico y técnica sobresalientes, se proponen derrotar a todos y cada uno de los integrantes de ‘La Generación de los Milagros’ y llevar a Seirin a la cima.

El primer enfrentamiento con ellos no se hace esperar, pues ya en el primer volumen da comienzo el primer partido de entrenamiento contra el actual equipo de Kise Ryota,  Kaijo, aparentemente el miembro más débil de “la Generación de Milagros”. Es ahí donde pudimos ver completamente en acción su habilidad: la de copiar a la perfección y mejorar técnicamente cualquier movimiento que vea una sola vez. En otras palabras, si alguien anota con un regate y un triple, Kise hará lo mismo pero mejor en la siguiente jugada. Una habilidad completamente letal.

Afortunadamente, Seirin tiene a Kuroko y Kagami para contrarrestar. El primero, gracias a su falta de presencia y pases, logra sembrar el desconcierto en el equipo rival y dinamizar enormemente el juego ofensivo. Y el segundo es la base del ataque de Seirin. Pese a ello, el primer tomo concluye con Kaijo por delante en el marcador. En este segundo volumen se pone punto y final al partido y, además, tenemos una serie de números más relajados que sirven para conocer más a los personajes. Sin embargo, tal como también apreciaremos en este recopilatorio, tras la calma viene la tormenta y en ese sentido Seirin ostenta un gran desafío por delante.

Hay numerosos rasgos dignos de mención en lo que a argumento se refiere. Primero, aunque ya lo comenté en el primer tomo pero aquí resulta todavía más evidente, la rapidez argumental. En unos pocos números el partido concluye y conocemos su desenlace. Por si fuera poco, en este mismo tomo se nos presenta la nueva amenaza a la que deberá hacer frente Seirin. Directo al grano. Sin hacer uso del más que perjudicial ‘descompressive storytelling’ o narrativa descomprimida, lo que se conoce como estirar el chicle.

Segundo, tal como es habitual en los manga, el primer volumen suele ser introductorio y no da demasiado margen para ahondar en exceso en ciertos detalles. De ahí que se nos plantee una premisa, presentación de dos o tres personajes importantes y de una primera barrera a superar. Dicha barrera no suele superarse en el primer número, pues actúa a modo de ‘cliffhanger’ para desearnos leer el siguiente tomo y mantener enganchado al lector.

En consecuencia, a lo largo de estas páginas Tadatoshi Fujimaki, autor de ‘Kuroko no Basket’, nos detallará algo más los otros integrantes del conjunto al que pertenecen Kuroko y Kagami. Sin desvelar mucho, tenemos a Aida Riko, la manager y entrenadora de facto del equipo, alumna de segundo curso de Seirin; los alumnos de segundo curso, donde destacan Hyuga, el capitán y especialista en triples; Mitobe, un alero mudo; y Shun Izuki, base. Cada uno de ellos ostenta ciertos rasgos peculiares y habilidades especiales, aunque estas son mucho más terrenales. Los nuevos integrantes también ostentan algo de protagonismo, por su parte.

Tercero, además de la rapidez y el desarrollo e introducción de nuevos personajes, el mangaka sabe cómo plasmar con notable maestría los valores y emociones intrínsecos al género deportivo. De este modo, sensaciones como el estar entre la espada y la pared, la alegría al anotar un punto importante o, en general, la tensión que se respira en los encuentros es perceptible. Ciertamente el autor sabe cómo transmitir todos esos sentimientos.

En el campo gráfico, poco más hay que añadir a lo ya comentado con anterioridad: Fujimaki sigue exhibiendo un estilo y una narrativa fluida, rápida y sencilla de seguir. Ciertas posturas y expresiones resultan algo raras en ocasiones puntuales, sin embargo.  Respecto a la edición, Ivréa recopila el segundo volumen de la obra en un tomo rústica de 200 páginas por 8€. En resumen, aunque ya pudimos hacernos una idea muy clara acerca de qué ofrece ‘Kuroko no Basket’ en el primer volumen, en este segundo su propuesta queda aún más clara: argumento interesante e intenso, partidos dinámicos y entretenidos y con los valores propios de los ‘spokon’.  Muy recomendado.

Kuroko no Basket #2

El instituto Teiko era conocido por contar con el mejor equipo de baloncesto, con cinco miembros apodados «Generación de los Milagros». Pero muchos desconocían la existencia de un sexto jugador de gran importancia para el resto de los de su equipo: Tetsuya Kuroko.Él, recien mudado, decide apuntarse al equipo de baloncesto de su nueva escuela, Seirin. Junto a él, estará Taiga Kagami, un «rookie» que ha vivido en USA y cuenta con un físico impresionante. Juntos se marcan como objetivo llevar a lo más alto al equipo de baloncesto de la escuela Seirin, así como derrotar a todos y cada uno de los miembros de la vieja «Generación de los Milagros» en sus nuevos equipos.

Kuroko no Basket #2

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Amante de los cómics, pese a ser nuevo en ellos. Prefiero a DC gracias al reinicio y a Batman; pero las independientes le dan varias vueltas a las majors. También disfruto de las series de TV y, cuando puedo, de mi 360. Ah, y casi siempre prefiero a los villanos. @AdderEG

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.