Crítica: ‘Kong: La Isla Calavera’

Crítica: 'Kong: La Isla Calavera'

Llega a nuestras pantallas, de nuevo, el gorila gigante más famoso de la historia del cine. Y llega, como mandan los tiempos “¡más rápido, más fuerte y, sobre todo, más grande!, tanto que tapa el sol.

Un variopinto equipo de científicos, soldados y aventureros se unen para explorar una mítica y desconocida isla del Pacífico. Apartados de todo lo que conocen, el equipo se adentra en los dominios del poderoso Kong, desencadenando la batalla definitiva entre el hombre y la naturaleza. Es entonces cuando su cometido pasa del descubrimiento a una misión de supervivencia.

Un nuevo inicio… para fans

Todos conocemos la historia de King Kong, la ya-no-tan-nueva versión de la Bella y la Bestia. Esta vez la historia se moderniza un poco y nos lleva a 1975, cuando EE.UU. abandona Vietnam. No obstante, esta ambientación histórica prácticamente solo sirve para ponernos en contexto al personaje de Samuel L. Jackson, un militar de la vieja escuela que ve con amargura cómo se termina la guerra y, con ella, su forma de vida.

‘Kong: la Isla Calavera’ no es un reboot. Realmente sería una precuela a la clásica película de 1933, ya que por primera vez se le otorga de una mitología previa en su propia isla donde el gran gorila es adorado como un dios. Nos sitúa así perfectamente ante el personaje conocido por todos, pero del que muchos no han visto sus películas.

Kong: el rey de la aventura

Sin embargo, Jordan Vogt-Roberts, el director, y sobre todo Dan Gilroy, Max Borenstein y Derek Connolly que han escrito el guión sobre una historia de John Gatins (guionista de la interesante Acero Puro o de la inminente Power Rangers) han conseguido contentar tanto a los que no conocen al Rey Kong, como a los fans más, digamos, “especializados” y entusiastas de este tipo de películas protagonizadas por gigantescos animales como Kong, Godzilla o Mothra entre otros Kaijus.

Crítica: 'Kong: La Isla Calavera'

Por eso esta película no sorprenderá a nadie y los que más la disfrutarán serán los incondicionales de los grandes monstruos de la Toho. ‘Kong: la isla Calavera’ es lo que todos esperamos de ella: acción y aventura, sin más. Puro entretenimiento sin complicaciones ni sesudos análisis, la acción por la acción. Nos muestra fugazmente algunas reflexiones e ideas como la intrépida reportera de guerra (anti bélica), o el conflicto entre el Coronel Packard (Jackson) y el propio Kong, representando la lucha por la supremacía del hombre o el mono-dios, pero sin distraerse de su verdadero objetivo: entretener.

El personaje interpretado por Samuel L. Jackson es uno de los motores de la trama: su obsesión por demostrar su superioridad ante el enemigo (Kong) tiene dos efectos inmediatos: por un lado, es el contrapunto de otro militar, James Conrad (Tom Hiddleston) un ex SAS británico con los mismos conocimientos tácticos y militares de Packard pero mucho más cauto y con la cabeza más fría. El otro efecto interesante del papel de Samuel L. Jackson es su carisma: es un actor muy querido por el fandom pero aquí ese cariño va decayendo porque se enfrenta a Kong, cuyo atractivo para los fans es proporcional a su tamaño, con lo que el actor pierde en la puja por el cariño del público.

Los otros actores principales cumplen con su cometido: el citado ex militar británico interpretado por Tom Hiddleston está bien escrito (con pocas frases y actitudes nos hacen un buen retrato) y le regalan a nuestro Loki un personaje fácil de interpretar y que gusta al público. Brie Larson, la reportera de guerra Mason Weaver, sigue la estela actual de personajes femeninos aparentemente fuertes: decidida, valiente, curtida en muchos escenarios violentos… pero que al final debe ser rescatada por Kong.

Crítica: 'Kong: La Isla Calavera'

El resto del reparto simplemente están ahí para ir completando el paisaje humano: científicos que nunca han salido de sus laboratorios, militares muy capaces que se ven desbordados por el (enorme) nuevo enemigo, etc.

Tal vez sean demasiados personajes secundarios los que nos presentan, en los que se detiene la historia en varias ocasiones para mostrarnos su personalidad, motivaciones e historia pero que, al ser secundarios, no son importantes para la trama y, como es de esperar, varios de ellos morirán ante los muchos peligros de Isla Calavera.

El otro personaje, por supuesto, es Kong, King Kong. Su primera aparición completa (contra los helicópteros) nos muestra al gorila poderoso y violento que esperamos, pero también sabemos que este gran mono tiene su corazoncito y por supuesto veremos su trágica historia, un drama que intenta conferirle personalidad y humanidad… y que personalmente creo que sobra. Es una contradicción mostrar a Kong como una fuerza de la naturaleza, como un dios justiciero y, a la vez, como un ser con sentimientos y más inteligente de lo que podríamos pensar.

En cuanto a la película en sí, aunque no aburre en ningún momento, tiene un ritmo desigual, bajando bastante en la parte central (la película casi comienza con una batalla y, por supuesto, termina con otra).

Crítica: 'Kong: La Isla Calavera'

Al poco de empezar nos encontraremos con el enfrentamiento de Kong con los helicópteros (que ha sido ampliamente destripada en el tráiler). Bien rodada, esta escena es lo que todos los fans desean ver: Kong en todo su esplendor, una escena impactante. Sin embargo, aunque más tarde le veremos de nuevo pelear, no se consigue repetir esta emoción inicial ya que la película es muy previsible y nada de lo que sucede está fuera de lo previsto, salvo algún susto debido a nuevos monstruos.

La fotografía y la música son las que más aprovechan la situación temporal. La banda sonora está plagada de temas de los primeros 70, y la fotografía nos recuerda enormemente a películas bélicas que trataron el conflicto de Vietnam.

Crítica: 'Kong: La Isla Calavera'

Todo ello adorna un humor, a veces negro, que en ocasiones resulta fuera de tono (a no ser que estemos viendo la película entre amigos, risas y cervezas): algún chiste está bien, pero todo en exceso es malo.

Además, algunos de estos puntos de humor no son sino recursos del director para evitar escenas crudas (la película está clasificada PG-13), como cuando una escena violenta se corta abruptamente para ofrecernos una boca mordiendo un sándwich: cobardía del director frente a lo que podía haber sido una escena valiente e impactante.

El futuro: Más Kong y amigos

Legendary tiene los derechos de algunos de estos Kaijus y ha realizado ‘Kong: La Isla Calavera’ en colaboración con Warner, por lo que no nos debería extrañar que el Gran Gorila se enfrente a estos monstruos, tan queridos por el fandom, en lo que se ha dado en llamar Monsterverse.

Crítica: 'Kong: La Isla Calavera'

Las previsiones son de una nueva película de Godzilla para el 2018 y el enfrentamiento entre ambos para el 2020 (veremos). Aunque tendrán que coordinar las situaciones temporales porque si ‘Godzilla’ (2014) está ambienta en la actualidad, ya hemos dicho que esta nueva versión de King Kong se sitúa en los 70, por lo que probablemente veamos una precuela de ambas situada en los 60, por ejemplo, y seguramente en La Isla Calavera. Aunque todo esto son meras especulaciones que dependerán del éxito en taquilla.

Conclusión

Es resumen, no debemos esperar mucho de este tipo de películas sino lo que ofrecen, sin engaños. Veremos muy buenos efectos especiales, interpretaciones correctas y monstruos gigantes pegándose entre ellos. El resto, sinceramente, no importa. Y, por cierto, tenemos una escena durante los créditos y una (muy para fans) post créditos.

Los productores de Godzilla vuelven a imaginar los orígenes de uno de los mayores mitos sobre monstruos en Kong: La isla calavera, de Warner Bros. Pictures, Legendary Pictures y Tencent Pictures.

De la mano del director Jordan Vogt-Roberts (The Kings of Summer), esta aventura cuenta la historia de un variopinto equipo de científicos, soldados y aventureros que se unen para explorar una mítica y desconocida isla del Pacífico, peligrosa a la par que hermosa.

Apartados de todo lo que conocen, el equipo se adentra en los dominios del poderoso Kong, desencadenando la batalla definitiva entre el hombre y la naturaleza. Cuando su cometido pasa del descubrimiento a una misión de supervivencia, deben luchar para escapar de un Edén primigenio donde la humanidad no tiene cabida.
En 2017, todos respetan a King Kong

‘Kong: La isla calavera’ está protagonizada por Tom Hiddleston, Samuel L. Jackson, John Goodman y Brie Larson entre otros.

Vogt-Roberts ha dirigido la película a partir de un guion de Dan Gilroy y Max Borenstein y Derek Connolly, una historia de John Gatins.

‘Kong: La Isla Calavera’ llegará a los cines el 10 de marzo de 2017.

1 Comentario

  1. Me pareció una película aceptable, me gusto la nueva versión de Godzilla y me interesa mucho lo que vendrá en las nuevas películas de este universo, ojala sigan por el buen camino.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.