Reseña de ‘Colección Frank Miller – Lobezno: Honor’

Panini Comics publica ahora una nueva edición del clásico ‘Lobezno: Honor’ de Chris Claremont y Frank Miller dentro de su colección dedicada a este segundo autor caracterizada por su peculiar encuadernación holandesa (sí, eso que hace que el cómic parezca el tomo de una enciclopedia). Esta historia es todo un clásico, publicada a lo largo de los cuatro primeros números de la flamante nueva serie del personaje de Lobezno en solitario allá por el año 1982.

Portada del número #4 de la serie ‘Wolverine’

Si todavía queda alguien que no haya leído este cómic, uno de los más importantes dentro de la historia de Lobezno, seguramente se estará preguntando de qué va la historia. Para empezar, la idea inicial es básicamente coger algunas de las cosas que Miller hizo en su etapa en ‘Daredevil’ y pasarlas a la serie de Lobezno, especialmente la parte de los ninjas, todo ello bajo la guía del llamado Patriarca Mutante.

En la introducción nos vamos a encontrar algo muy similar a lo que pudimos ver durante los primeros minutos de la película de 2013 ‘Lobezno Inmortal’, dirigida por James Mangold y protagonizada, como no podría ser de otra forma, por un físicamente poderoso Hugh Jackman. Se nos presenta un Lobezno retirado en las montañas de Canadá que se ve obligado a acabar con la vida de un oso que representa un peligro mortal para el ser humano. Según averigua, a este oso un cazador furtivo le intentó capturar utilizando algún tipo de droga que le dejó herido y enfermo, situación fruto de la cual este acabó matando en su locura a algún pobre desgraciado. El cazador responsable, sin duda, recibe su castigo.

La muerte del oso enfermo ya la pudimos ver en el comienzo de ‘Lobezno Inmortal’

Una vez superado este prólogo, el personaje que va a funcionar como motor de la historia es el de Mariko Yashida, personaje creado por Chris Claremont y John Byrne al que pudimos ver por primera vez en el número #118 de ‘Uncanny X-Men’, en febrero de 1979. Hija de Shingen Yashida (líder y patriarca del Clan Yashida) y medio hermana del Samurai de Plata, Mariko es un amor de Lobezno que ahora por lo visto ha dejado de contestar sus cartas. Sospechando que algo malo puede haberle ocurrido, Lobezno viaja a Japón para descubrir a su llegada que Mariko se ha casado con un empresario que la considera poco más que una hermosa mascota con la puede desatar sus instintos más primarios. La joven se ha visto obligada a casarse por un tema de honor, concepto que además de dar título a la obra está muy presente a lo largo de esta de distintas formas.

No es necesario decir que Logan intentará por todos los medios a su alcance traer de nuevo a Mariko a su lado, pero Shingen y su ejercito de ninjas no van a permitir que eso ocurra. Aquí será donde haga su entrada otro personaje de importancia capital en la obra: Yukio, que se presenta por primera vez en el universo de Marvel Comics, una ronin con especial gusto por los shuriken que sobrevive como ladrona y que ha sido puesta en el camino de Lobezno como parte de un plan de Shingen para acabar con él. Sin embargo, la relación entre Yukio y Lobezno se complicará hasta el punto de poner las lealtades de esta en entredicho…

Ninjas, ninjas, ninjas y más ninjas…

Quizás estemos aquí ante la que puede ser la historia más importante dentro de la carrera editorial del personaje de Lobezno, ya que es en la que se acabó de perfilar a este mutante y acabó por darle ese perfil de guerrero honorable y romántico que el personaje necesitaba para encumbrarse como uno de los más importantes de Marvel Comics. Lo definido en ‘Lobezno: Honor’ tendría su repercusión en los años venideros en los que la presencia de Logan sería cada vez más habitual en las distintas colecciones de la editorial, recuperando de vez en cuando alguna trama relacionada con Japón y el Clan Yashida.

En cuanto al apartado gráfico, aquí vemos mucho del Miller que veríamos más adelante en obras como ‘Sin City’ o incluso en ‘Ronin’. Algunas escenas de acción son realmente espectaculares y muy originales y novedosas si tenemos en cuenta el momento en el que fueron realizadas. Por otra parte, aunque queda claro que es Claremont, un tipo ya con mucho caché en aquel momento en el mundo de los cómics, quien lleva al personaje por donde él quiere, la influencia de Miller en la narración y sobre todo en los monólogos interiores es muy notable. La forma en la que la historia introduce al lector en la cabeza de Logan, algo que resulta especialmente brillante cuando hablamos de un combate cuerpo a cuerpo, es algo que en años posteriores se convertiría en uno de los sellos de identidad de Miller. Quizás lo peor que se pueda decir de este cómic es, además de sufrir algunos de los problemas argumentales propios de las historias de aquella época, lo insufrible que resulta leer al comienzo de cada uno de los cuatro números de los que se compone esta historia cómo se presentan al lector, como si este fuera un recién llegado a los cómics de mutantes, los poderes y habilidades de Lobezno (es mutante, tiene sentidos aumentados, se cura de sus heridas y posee un esqueleto hecho de un material llamado adamantium). Y ya puestos a sacar la parte negativa, el final puede resultar demasiado atropellado y su carácter amable no pega demasiado con el personaje de Lobezno.

Garras de adamantium y espadas de madera

En resumidas cuentas, estamos ante un tomo que todo buen fan del personaje de Lobezno debe poseer. Quizás a lo largo de los años se hayan desarrollado historias mejores del personaje (por ejemplo, las de Mark Millar: ‘Lobezno: Enemigo del estado’, ‘Lobezno: Agente de SHIELD’ y ‘El viejo Logan’), pero probablemente ninguna haya influido de forma tan importante en el personaje desde que apareciera por primera vez en aquel mítico número #180 de ‘The Incredible Hulk’ allá por 1974 de la mano de Len Wein, John Romita Sr. y el recientemente desaparecido Herb Trimpe. A partir de aquí, Lobezno es mucho más que un asesino despiadado, malhablado, bajito, peludo y con un peinado extravagante. Lobezno es ahora un personaje mucho más complejo, un tipo con muchas aristas que se aleja de muchos clichés del género, y eso es en gran parte gracias a ‘Lobezno: Honor’. Una edición estupenda para una historia inolvidable.

El tomo ‘Colección Frank Miller – Lobezno: Honor’ publicado por Panini Comics en tapa dura con encuadernación holandesa contiene 104 páginas a color e incluye los números del #1 al #4 de la colección de la edición americana de ‘Wolverine’. El tomo también incluye las portadas originales de los números contenidos en el recopilatorio. El precio de venta recomendado es de 18 € y se puso a la venta en marzo de 2017.

Chris Claremont

Christopher S. Claremont (1950, Inglaterra) es conocido por haber sido el creador de la versión moderna de los X-Men. Desde 1976 trabajó de forma ininterrumpida en ‘Uncanny X-Men’, logrando que pasara de estar prácticamente al borde del cierre a estar entre una de las principales series de Marvel a nivel de ventas. Su primer trabajo importante llegó en 1974, cuando se le encomendó ser el guionista de la serie ‘Puño de Hierro’, pasando poco después a reemplazar a Len Wein en los X-Men. Durante un tiempo se mantuvo trabajando en otras editoriales, pero en 1998 volvió a Marvel como director editorial y guionista regular de los ‘4 Fantásticos’, además de escribir guiones para ‘Uncanny X-Men’ y ‘X-Men’.

‘Colección Frank Miller – Lobezno: Honor’

Dos genios del cómic se unieron para concebir una saga que redefiniría para siempre al mutante de las garras de Adamántium. Chris Claremont, el Patriarca Mutante, se alió a Frank Miller, la joven promesa que había reinventado a Daredevil, para realizar la primera aventura en solitario de Logan, repleta de romance, intriga y violencia.

Lobezno viaja a Japón para encontrarse con el amor de su vida… ¡Y con los asesinos de La Mano!

Guion: Chris Claremont

Dibujo: Frank Miller y Joe Rubinstein

‘Colección Frank Miller – Lobezno: Honor’

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.