Reseña de ‘Clase Letal 4 – Muere por mí’

Clase Letal

Entre el aluvión de series que nos están llegando en los últimos meses con el señor Rick Remender como guionista, quizás la más destacable sea ‘Clase Letal’. Tras una larga espera, ha llegado por fin a nuestras tiendas especializadas en cómics su cuarto volumen, como siempre de la mano de Norma Editorial

Clase Letal
Portada del número #19 de la serie

Al final de su tercer volumen, titulado ‘Clase Letal 3 – Nido de víboras’, habíamos dejado a nuestro protagonista, Marcus López Arguello, en una situación bastante comprometida. Aparte de todos los asuntos por resolver, tanto sentimentales como otros de índole más mortal, que Marcus tiene pendientes, se suma uno de bastante importancia: el fin de curso en la escuela Kings Dominion de Artes Letales es inminente y el Maestro Lin sorprende a todos dando la orden de que todas las ratas (aquellos alumnos con orígenes más humildes) deben ser asesinadas por el resto, a modo de examen final. La caza ha comenzado.

El comienzo de este cuarto volumen no podría haber sido más explosivo. Las puertas del auditorio donde el Maestro Lin ha dado su discurso se abren de par en par con un sonoro estruendo y los alumnos salen por ellas cual incontenible chorro a presión, entre gritos, disparos y borbotones de sangre. Nuestro particular ‘Battle Royale’ ha dado comienzo y Marcus, como rata que es, debe ponerse a salvo.

Clase Letal
La cacería en la escuela Kings Dominion de las Artes Letales ha comenzado

A partir de aquí asistiremos a una auténtica carnicería adolescente. A lo largo de la serie el lector ya se ha dado cuenta de que a pesar de que la premisa de esta serie podía dar lugar a pensar que estamos ante un producto infantil o juvenil, las grandes dosis de violencia le confieren un carácter bastante adulto, pero esto ya es otro nivel. Veremos alumnos caer a diestro y siniestro como si estuvieran en el desembarco de Normandía en el Día D. Aunque la secuencia con la que comienza el tomo podría ser calificada como puro “fan service”, lo cierto es que es de lo más divertido. Veremos animadoras en patines armadas con espadas y pompones que asesinan a la vez que hacen coros de ánimo y veremos disparos a quemarropa en la cara, y todo ello narrado a través de unas páginas en las que el dibujante Wes Craig adopta un estilo levemente más caricaturesco de lo habitual, dando de esta manera a las muertes un tono más cómico que trágico.

Clase Letal
La violencia en las aulas no es cosa de risa

Durante este frenético inicio, Marcus descubrirá que no fue Saya Kuroki la responsable de la muerte de María tal y como el había sospechado y que, por lo tanto, tal vez su paranoia en lo que respecta a esta y a su amigo Willie Lewis sea exagerada, pero la matanza que reina en los pasillos no es el mejor entorno para darle vueltas a estas ideas. Por su parte, Shabnam se quitará definitivamente su máscara de pobre chico víctima de la exclusión social y se mostrará como un auténtico ser ruin al aliarse con Victor y sus colegas en la caza de nuestro joven asesino adolescente nicaragüense. En cuanto al joven Kendal, su relación con Stephen (una rata) quedará al descubierto al jugarse la vida por él. ¡Y todo esto en las primeras páginas del tomo!

Quizás el personaje que más importancia cobra con respecto a historias anteriores es el de Shabnam. Su evolución de marginado a genio del mal parece que encajaría perfectamente en las páginas de un número de ‘The Amazing Spider-Man’, como un villano similar al Hombre Topo o al Doctor Otto Octavius. Pero lejos de encumbrarse ahora como un tipo importante al que hay que temer, Shabnam seguirá siendo un patético adolescente acomplejado que lo único que tiene a su favor es disponer de más tiempo a solas para poder pensar en formas de acabar con sus compañeros de la forma más eficaz posible. Aún así, es muy posible que este personaje siga teniendo un protagonismo importante en los números que están por venir tras este…

Clase Letal
¡Corre por tu vida!

Pero más allá del tratamiento de los personajes, apartado en el que este volumen de ‘Clase Letal’ no nos ofrece nada nuevo más allá del cambio de estatus del mencionado Shabnam, lo más destacable en este arco argumental es la situación en la que el autor pone a nuestros protagonistas. Si aún quedaba alguna duda sobre cómo de comprometido estaba Remender con la idea de escribir una serie que rechaza cualquier tipo de ruta hacia lo convencional y lo políticamente correcto, tras la lectura de este tomo la respuesta es más que obvia. En ‘Clase Letal’ no se hacen concesiones. El título del primer arco de la serie, ‘Una juventud Reagan’, podría haber sido el que llevara este cuarto arco. La idea de la América ultra-capitalista de los ochenta en la que el individualismo, la competitividad, la ambición y el “sálvese quien pueda” eran las leyes por las que se regía la sociedad se ve reflejada en esta pequeña comunidad de estudiantes. No importa a quien debas apuñalar por la espalda para conseguir tu objetivo. Amigos y amantes, buenas y malas personas, todos los que te rodean son solo piedras en el camino hacia el éxito.

Clase Letal
Una buena carnicería de vez en cuando no sienta mal

Pero el atrevimiento de Remender se apreciará sobre todo al acabar la lectura de esta cuarta entrega de ‘Clase Letal’, que cuenta con un final que va a dejar a todo el mundo con la boca abierta. De alguna manera, este volumen de la serie cierra un ciclo, y en el siguiente por fuerza tendremos que ver un cambio de rumbo. Este tomo acaba con el número #21, y actualmente en Estados Unidos se acaba de publicar el número #28, sin que el final de la serie esté a la vista, por lo que parece que aún nos queda mucho por ver de las aventuras de estos jóvenes aspirantes a asesinos profesionales. Afortunados nosotros, los lectores.

Por último, en cuanto al apartado gráfico, simplemente hay que decir que, al igual que ocurría en los volúmenes anteriores, por muy bien que Remender haga su trabajo, el punto realmente fuerte de esta obra es el dibujo de Wes Craig, complementado en esta ocasión por el color de Jordan Boyd, una auténtica gozada para la vista.

En lo referente a la edición, hay que decir que este cuarto volumen de ‘Clase Letal’ presentado por Norma Editorial mantiene las mismas características que los anteriores tomos de esta colección, siendo así de formato de tapa blanda con un tamaño de página de 17 x 26 cm. El tomo contiene 120 páginas a color e incluye los números del #17 al #21 de la edición americana de ‘Deadly Class’, además de las portadas de cada uno de los números contenidos. El precio de venta recomendado es de 16,50 € y se puso a la venta en abril de 2017.

Rick Remender

Es un guionista de cómic que, en sus inicios, trabajó en películas de animación como ‘El gigante de hierro’ o ‘Titán A.E.’. En 1998 formó equipo con Harper Jaten y Rory Hensly para crear el cómic de humor absurdo ‘Captain Dingleberry’. Más tarde, a principios de los 2000, co-crearía y dirigiría la serie de animación ‘Swing Town’ para Wild Brian Animation.

A partir de entonces se sumergió de lleno en el mundo del cómic y empezó a publicar obras como ‘Fear Agent’, ‘Sea of Red’ y ‘Strange Girl’ con Image Comic. Pasó por un one-shot de ‘Red Sonja’ y ‘The End League’ para Dark Horse Comics entre otras mucha obras antes de llegar a Marvel, donde fue co-autor de ‘Punisher War Journal’ con Matt Fraction y donde publicó la serie ‘Uncanny X-Force’.

Wes Craig

Dibujante y guionista afincado en Montreal, Quebec, que lleva desde 2004 trabajando en cómics de manera profesional. Entre sus títulos más conocidos podemos encontrar ‘Clase Letal’ y ‘Blackhand Comics’, ambos publicados por Image Comics, ‘Batman’, ‘Adventures of Superman’, ‘Legends of the Dark Knight’ y ‘Flash’ para DC Comics y ‘Guardianes de la Galaxia’ para Marvel Comics.

Clase Letal‘Clase Letal 4 – Muere por mí’

Llega el fin de curso y también el fin de muchas vidas.

El primer año de Marcus Arguello en la escuela Kings Dominion de Artes Letales ha sido una experiencia extraordinaria, pero ahora está a punto de enfrentarse a un gran reto: los exámenes finales. Los privilegiados estudiantes con plenos derechos tienen la tarea de exterminar a las Ratas, estudiantes sin afiliación como Marcus. Una forma de poner a prueba sus habilidades y capacidad para asesinar. Los supervivientes pasarán al siguiente curso.

Perseguido por amigos y enemigos, Marcus deberá recurrir a su ingenio, sus instintos y cualquier aliado que pueda encontrar para poder sobrevivir. ¿Pero puede confiar realmente en alguien? En este despiadado examen, solo los más crueles sacan buena nota y la mejor es para el que traicione a sus aliados.

Rick Remender (Low, Tokyo Ghost) y Wes Craig nos traen un impactante nuevo episodio en la vida de un grupo de adolescentes marginados durante los años 80.

Guion: Rick Remender

Dibujo: Wes Craig y Jordan Boyd

Reseña
Guion
Dibujo
Edición
Nacido en Coruscant, criado en Westeros y viviendo en Gotham City. @evendrones

¡No te vayas sin comentar!