Un guionista demanda a Fox por un supuesto plagio en ‘Kingsman: Servicio secreto’

Kingsman Demanda Fox

Es extraño pensar de primeras cómo puede ser que una adaptación de una cómic que ha salido en su totalidad de la mente de Mark Millar pueda ser acusada de plagio. Pero tenemos que tener en cuenta que cuando una obra da el salto a la gran pantalla, muchos de los aspectos originales se descartan y se añaden otro nuevos. En esto último encontramos el problema que tiene ahora Fox con la película ‘Kingsman‘, y es que el guionista R. Spencer Balentine ha interpuesto una demanda alegando que la película está basada más en uno de sus trabajos que en el propio cómic.

Según el propio Balentine, todo comienza cuando en 2003 escribió el libreto titulado ‘The Keepers’, el cual presentó a concurso el siguiente año. Le fue bien, ya que quedó entre los 10 primeros, lo que conlleva que su trabajo pueda ser considerado para adaptarlo a cómic por Dabel Brothers Productions. Y ahora vamos a 2006, cuando esta productora y Marvel llegan a un acuerdo de publicación y distribución. Este es el momento en que Balentine alega que La Casa de las Ideas tuvo acceso a su trabajo, lo que llevaría a que sus ideas fuesen incluidas en ‘Kingsman’. ¿Qué ejemplos pone el guionista? Los detalla en la demanda:

La película pretende estar basada en una serie de cómics originalmente titulados ‘The Secret Service’, publicados primero en 2012 por Icon Comics (una división de Marvel) y escrito por Mark Millar. Aún así, algunos aspectos fundamentales de la película no aparecen en ‘The Secret Service’ pero que sí aparecen en el guion de Balentine. Por ejemplo, en el cómic, no hay referencia a los Caballeros de la Mesa Redonda, no hay un pequeño perro que acompañe al protagonista, no se usan hologramas, y el tema general del cómic es más sobre el servicio público que un individuo que se enfrenta a su orígenes para alcanzar la grandeza

En general, el guionista alude a muchas similitudes con los protagonistas, los mentores y los antagonistas. Otros ejemplos son la vulnerabilidad de los ataques de pánico, la candidatura para entrar en la organización de élite, el secuestro de dignatarios, o las reuniones de hologramas. Con todo ello sobre la mesa, Balentine reclama al estudio, al menos, 5 millones de dólares.

Fuente: The Hollywood Reporter

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.