domingo, noviembre 28, 2021

Crítica de Terminator: Destino oscuro

/

Crítica de Terminator: Destino oscuro

Llega a nuestras pantallas la nueva entrega de Terminator, intentando revivir una saga que muchos ya han dado por muerta.

Han pasado más de dos décadas desde que Sarah Connor evitara El juicio final, cambiara el futuro y reescribiera el destino de la raza humana. Ahora Dani Ramos lleva una vida sencilla en Ciudad de México cuando un Terminator retrocede en el tiempo para darle caza y muerte. La supervivencia de Dani dependerá de su alianza con dos guerreras: Grace, una soldado del futuro, y una Sarah Connor endurecida por el combate.

Hace ya 35 años que James Cameron trajo Terminator a nuestras vidas. En aquel ya lejano 1984 se abrió ante nuestros ojos todo un universo cinematográfico que ha sobrevivido hasta ahora. Debido a que a pesar de contar con pocos medios (para lo que podía haber sido) había mucho talento.

Crítica de Terminator: Destino oscuroTuvimos que esperar 7 años hasta que llegara la deseada secuela, Terminator 2: El juicio final, en el que ese universo se ampliaba aún más. Cameron seguía al frente dirigiendo a unos Arnold Schwarzenegger y Linda Hamilton con el carisma elevado a la novena potencia.

Ahora llega una nueva entrega, la sexta de la saga ¿o es la tercera oficial? Tras la citada secuela, Cameron dejó la saga en otras manos de otros que nos trajeron diversas entregas: Terminator 3: La rebelión de las máquinas (2003) hizo una buena taquilla (seguramente por lo que yo llamo el “efecto secuela” que explicaré más adelante) pero no acabó de convencer. Más tarde llegaron Terminator Salvation (2009) y Terminator: Génesis (2015) que, directamente, fueron casi un fracaso.

Todas ellas sufrieron ese “efecto secuela” del que hablaba y que consiste en ser influidos notablemente por el éxito de la película anterior: si una entrega nos ha dejado un buen sabor de boca (como ocurría con Terminator 2), iremos sin dudar a ver la siguiente, aunque no tengamos muy clara su calidad, por lo que a veces algunas entregas muy deficientes han tenido una buena taquilla. Y, al contrario, si una entrega ha sido un fracaso, la siguiente será acogida con desgana y desdén, aunque esta vez haya mejorado. En este caso, la taquilla (sobre todo la inicial) será desastrosa, pero tal vez se convierta en “una película de culto” debido a que con el tiempo se vaya revalorizando.

Estando así las cosas, nadie tenía muchas esperanzas en una nueva entrega de la saga Terminator, pero Cameron vuelve a coger los mandos de la saga (al menos al guión y la producción) con Terminator: Destino oscuro, dejando la dirección a Tim Miller (director de, entre otras, la primera entrega de Deadpool y un episodio de la fantástica serie Love, Death & Robots) a partir de un guión de David Goyer (El caballero oscuro, Batman Begins) y Justin Rhodes (RoboCop Returns) y Billy Ray (Capitán Phillips, Los juegos del hambre).

No solo eso, con Cameron tenemos a Arnold Schwarzenegger (que realmente ha estado en todas las películas menos Terminator: Salvation) y, sobre todo, destaca la vuelta de la “auténtica” Sarah Connor, Linda Hamilton, retomando el papel que dejara en 1991 (y que encarnó Emilia Clarke en Terminator: Génesis con disparidad de opiniones).

Cameron, Schwarzenegger y Hamilton juntos dejan clara una cosa: esto es una secuela reboot y quiere borrar todo lo que ha ocurrido en las películas 3, 4 y 5 de esta saga, partiendo directamente de Terminator 2: El juicio final.

Crítica de Terminator: Destino oscuro

La intención del equipo creativo es retomar el tono y la tensión de las dos primeras películas. Y era algo difícil porque, por un lado, querían continuar con la historia de Sarah y John Connor pero, por otro, sabían que debían pasar el testigo a nuevos personajes.

Así que, desde el principio de la obra, nos dejan muy claro este objetivo: tras una breve introducción con Sarah Connor, pasamos a personajes totalmente nuevos como son Daniela Ramos, interpretada por Natalia Reyes, y Grace (Mackenzie Davis) la soldado enviada del futuro para protegerla. Por cierto, que en este México actual donde vive Dani Ramos es curioso ver a su familia, entre la que encontramos varios intérpretes españoles como Enrique Arce, Tristán Ulloa o, más tarde, a Alicia Borrachero.

La película sigue, tal vez demasiado fielmente, el esquema de las dos primeras: llegan dos seres del futuro (los diferenciamos por la forma de “aterrizar”) una de las que tendrán que salvar a una persona que no sabe nada (Dani Ramos) y a la que pondrá al día mientras huye del Terminator más avanzado hasta la fecha. Entre medias, aparecerán dos personajes que les ayudarán en su huida, una vieja y endurecida Sarah Connor y un superviviente Terminator.

La película no nos dará tregua: la acción empezará en seguida y prácticamente no parará hasta el mismo final, dando lugar a una entretenida cinta de acción, que solo da un pequeño respiro al espectador, pero que no sorprenden en absoluto.

Crítica de Terminator: Destino oscuro

Y ese es el único problema de Terminator: destino oscuro. A pesar de una tener una historia bien escrita, personajes razonablemente buenos como Dani Ramos y, sobre todo, Grace (Mackenzie Davis a quien hemos podido ver en Blade Runner 2049), pese a contar con el hiératico y familiar del Terminator y pese a tener de vuelta a la carismática Sarah Connor de siempre, la historia resulta demasiado previsible y se queda en, eso, una película de acción bien realizada, pero nada más.

Mientras que aquellas dos primeras películas nos mostraban verdadero terror (¡aquella cara de Sarah al ver a Terminator en el psiquiátrico!), ésta última entrega nos lleva de explosión en explosión en lo que es básicamente es un “mira lo que puede hacer este nuevo Terminator” sin llegar a contarnos una historia realmente interesante. Lo que no quiere decir que sea aburrida, ni mucho menos.

Pese a la buena actuación de Natalia Reyes y Mackenzie Davis, no conseguimos cogerles el afecto necesario para sufrir por ellas como la hacíamos (y lo hacemos) por Sarah… los que las hayamos visto, claro. Porque por eso es un reboot declarado.

Crítica de Terminator: Destino oscuro

Terminator: destino oscuro recoge el testigo de las mejores películas de la saga pero, aunque no consigue estar al nivel, cumple su objetivo: poner el punto de partida para lo que podría ser el relanzamiento (totalmente nuevo) de la franquicia.

Sin embargo, habrá que esperar a que el público dé su veredicto y la apruebe o suspenda (me temo un tibio aprobado nada más). El mismo personaje de Schwarzenegger se parafrasea a sí mismo en un momento de la historia cuando dice el premonitorio “no volveré” (ya esta muy mayor incluso para hacer de T-800).

Una entretenida película de acción que no consigue, como no lo han conseguido las tres anteriores, crear una mitología y unos personajes a los que queramos seguir, pero que disfrutaremos mientras la estamos viendo. Si me permitís el chiste fácil, el título ya nos da una pista sobre el “destino oscuro” de la saga. Veremos.

[note]
Crítica de Terminator: Destino oscuro
Han pasado más de dos décadas desde que Sarah Connor evitara El juicio final, cambiara el futuro y reescribiera el destino de la raza humana. Dani Ramos (Natalia Reyes) lleva una vida sencilla en Ciudad de México con su hermano (Diego Boneta) y su padre cuando un Terminator altamente avanzado y letal, un Rev-9 (Gabriel Luna), retrocede en el tiempo para darle caza y muerte. La supervivencia de Dani dependerá de su alianza con dos guerreras: Grace (Mackenzie Davis), una súper soldado mejorada del futuro, y una Sarah Connor (Linda Hamilton) endurecida por el combate. Mientras que el Rev-9 las persigue, destruyendo despiadadamente todo y todos los que se interponen en su camino, las tres dan con un T-800 (Arnold Schwarzenegger) que forma parte del pasado de Sarah y que podría representar su única esperanza.

Terminator: Destino oscuro está escrita por James Cameron, dirigida por Tim Miller y protagonizada por Linda Hamilton, Arnold Schwarzenegger, Mackenzie Davis, Natalia Reyes y Gabriel Luna como papeles principales.

Terminator: Destino oscuro se estrena en España el próximo 31 de octubre.[/note]

CRÍTICA

Entretenida cinta de acción

RESUMEN

Traemos la crítica de Terminator: Destino oscuro sin spoilers: la sexta (o no) entrega de la saga que pretende retomar el espíritu de las dos primeras

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,127SeguidoresSeguir
2,730SuscriptoresSuscribirte
Editorial Hidra
Norma Editorial