La llegada de Doc Savage a Vértice

Pese a que, a mediados de los años setenta, los personajes de cómics Marvel, y sobre todo el Capitán América, estaban siendo muy criticados por publicaciones como los cuadernos Bang!, en Vértice no perdían la oportunidad de publicar las aventuras de cada nuevo personaje de la Casa de las Ideas que cayera en sus manos. Por supuesto, Doc Savage no iba ser una excepción, sobre todo después de que viera la luz la película conocida en nuestro país como El Hombre de Bronce (1975),bajo la dirección de Michael Anderson y protagonizada por Ron Ely.

Pero, ¿de dónde salió este personaje? Creado por el ejecutivo Henry W. Ralston y el editor J. L. Nanovic, de Street & Smith Publications, sin olvidar las aportaciones del escritor Lester Dent, Doc Savage debutó en revistas pulp de las décadas de los años treinta y cuarenta, como epítome de la perfección física y mental. Su primera historia, aparecida en 1933, llevaba por título El Hombre de Bronce.

Con la adquisición de los derechos de publicación del personaje, en 1972, Marvel había sacado una colección en formato comic-book de ocho números de duración, bajo el título de Doc Savage: The Man Of Bronze. No obstante, tres años después, se aprovechó el tirón comercial de la ya mencionada película sobre dicho personaje para sacar a a la luz una publicación, con guiones de Doug Moench y dibujos de John Buscema y Tony DeZuniga, conocida bajo el título The Man Of Bronze Doc Savage Magazine.

Como ya hemos comentado, Vértice no quería dejar pasar la oportunidad de publicar todo nuevo título de Marvel que pudiera generarle la venta de una nueva cabecera. Por ello, aunque parecía un buen material para Relatos Salvajes (1974 – 1980), la editorial española  decidió publicar las aventuras de Doc Savage de manera totalmente independiente, por lo que encargaron a Rafael López Espí que realizara una ilustración del personaje que fuera lo más parecida posible a la que había llevado a cabo Roger Kastel para el primer número de la edición americana. Dicha imagen se volvió icónica, ya que, además de ser publicada en forma de póster y de adhesivo, se pudo ver, en blanco y negro, en páginas promocionales de distintos títulos de la editorial, en las cuales se anunciaba la próxima salida de una serie de televisión, protagonizada por Doc Savage, de la que nada se llegó a saber. Sin lugar a dudas, los lectores habituales de esta web recordarán un caso similar citado en un artículo anterior.

No obstante, la llegada de las aventuras de este personaje a la editorial española no estuvo exenta de percances, tal y como se puede comprobar leyendo el resto del artículo. Vértice sacó el primer número de la cabecera Doc Savage: El Hombre de Bronce en 1975. Sin embargo, se topó con un obstáculo, ya que el hecho de tener los derechos de publicación del personaje no significaba que pudieran utilizar su nombre. Por tanto, a partir del segundo número, tuvieron que rebautizar la colección como El Hombre de Bronce, a secas.

Sin embargo, quedaba pendiente el tema del merchandising del personaje, ya que hemos comentado que se habían realizado ciertos productos a partir de la ilustración llevada a cabo por Rafael López Espí, en las que Doc Savage aparecía con su nombre. Por lo visto, debido a ello y según las palabras del propio dibujante, el póster jamás llegó a ver la luz, al menos que él supiera.

No obstante, los adhesivos ya estaban impresos y destruirlos no parecía una solución viable. Aunque tampoco se puede decir que el resultado final fuera la mejor decisión que se podía haber tomado, ya que las pegatinas fueron devueltas a la imprenta para que guillotinaran la parte en la que aparecía el nombre de Doc Savage. Por tanto, terminaron siendo unos adhesivos de un personaje sin identificar, que mostraban un mordisco en la parte inferior del mismo, justo en la entrepierna del protagonista de la pegatina, tal y como se puede comprobar en la imagen que hay bajo este párrafo. Lo más curioso es que nadie pareció darse cuenta de que el podía leerse Doc Savage en la hebilla del cinturón que el personaje lucía en dichos adhesivos, al igual que la segunda parte del nombre del personaje aparecía bien legible en la parte del anverso de la pegatina que no había sido modificada. A fin de cuentas, mucha manipulación, pero poca efectividad.

No sería lógico finalizar este artículo sin hacer mención a la serie que Sony Pictures, en colaboración con Condé Nast Entertainment (propietaria de la Biblioteca Street & Smith desde 1959), se está planteando llevar a cabo sobre Doc Savage. Ya sabemos que la intentona anterior de realizar un proyecto similar se quedó en nada pero, si te hubiera gustado que la idea hubiese llegado a buen puerto, ahora se cuenta con una segunda oportunidad en la que el héroe se verá las caras con grandes amenazas como dinosaurios, sociedad secretas comandadas por villanos muy exóticos, alucinantes inventos, armas de lo más insólitas y maquiavélicos planes de dominación mundial. Por otra parte, si al final el proyecto no despega, a los seguidores de Doc Savage aún les quedará la ya citada película El Hombre de Bronce.