lunes, septiembre 20, 2021

Reseña de Un chico y su perro en el fin del mundo

/

C.A. Fletcher explora el valor de la lealtad tras el apocalipsis en Un chico y su perro en el fin del mundo

Las historias distópicas se presentan de muchas formas, pero es raro que una novela distópica tenga como protagonista al mejor amigo del hombre. C.A. Fletcher, autor de las trilogías Oversight y Stoneheart, no oculta la importancia de los perros en su última novela. Acertadamente titulada Un niño y su perro en el fin del mundo, narra la historia de un joven llamado Gris que emprende un viaje para recuperar a su mascota robada.

Nacido mucho después del fin del mundo, Gris vive tranquilamente en una isla con su familia y sus dos perros, Jess y Jip. Todo va bien hasta que un extraño llega y roba a Jess. En un momento de pánico, Gris y Jip salen solos a perseguir al extraño y rescatar a Jess.

En Un chico y su perro en el fin del mundo no sabemos cómo empezó el apocalipsis. Las historias se transmiten a través de generaciones de viajeros y es difícil determinar qué es verdad y qué no. Cómo ocurrió no es importante. Lo importante es que dos cosas fueron las más afectadas: los humanos y los perros. Algo durante el apocalipsis afectó a la reproducción así como a la probabilidad de que nacieran hembras. Esto es lo que hace que Jess sea tan importante. Los perros hembra se han convertido en un bien escaso.

La desgarradora historia de C.A. Fletcher sobre un mundo postapocalíptico es una versión minimalista de la ciencia ficción distópica, ambientada en un paisaje exuberante y escarpado, en lugar de un páramo totalmente estéril y carente de esperanza o comodidad.

Los humanos (y sus queridos perros) que quedan están voluntariamente aislados y, hasta cierto punto, se contentan con no saber lo que ocurre en el mundo moderno. Pero la curiosidad adolescente de Gris desea algo más que la complaciente existencia en el Después: ¿qué hay más allá de la morada de la familia de Gris en la isla? ¿Qué hay en el continente? Y, lo más misterioso, ¿qué pasó con todos los perros de antes de la Castración, en el que cesó la fertilidad humana, y el subsiguiente “apocalipsis suave”?

La lealtad de Gris hacia los miembros de su familia peluda es reconfortante, sobre todo teniendo en cuenta el entorno postapocalíptico y la naturaleza brutal de los que conoce en su búsqueda. En el último tercio del libro, el sentido de la humanidad y la lealtad de Gris lo separan de otros humanos que han perdido esos instintos, incluso cuando afirman seguir por un camino de rectitud. Fletcher utiliza características como ésta para infundir esperanza a Un niño y su perro en el fin del mundo en lugar de tristeza, algo de lo que no pueden presumir la mayoría de las novelas distópicas.

Las descripciones de Fletcher son sólidas y vemos cómo el extraño mundo se despliega alrededor de Gris como un reino de fantasía. Especialmente cuando llega a un muelle destartalado con los restos de una feria y se sube a la noria para contemplar las vistas. Y descubre un esqueleto en uno de los vagones de la noria. Una de las muchas cosas que me han gustado es que apenas hay gente en este mundo, a diferencia de las bandas itinerantes y los enclaves despóticos habituales.

La mayor parte del viaje de Gris transcurre en soledad y entre los elementos, salvo por la feroz mujer francesa que se hace llamar “John Dark” (Jean D’Arc / Juana de Arco) con la que viaja durante un tiempo. Su enfrentamiento en un viejo estadio con una manada de lobos es uno de los momentos más fascinantes de la novela.

En el camino, a través del paisaje de ruinas desprovisto de la mayor parte de la vida humana, Gris se encuentra con muchos retos y obstáculos, algunos físicos, otros intelectuales y muchos emocionales. Aunque cuenta con las habilidades necesarias para rastrear a Brand, el hombre que le robó su perro, Gris sólo está mínimamente preparado para el mundo con su vacío, su silencio y los ecos de la humanidad de un planeta antaño rebosante.

Fletcher sitúa a Gris en espacios cotidianos y extraordinarios, y ambos evocan la pena y la contemplación, así como una renovada dedicación a la tarea que tiene entre manos: el rescate de un compañero querido.

En resumen, Un chico y su perro en el fin del mundo es una aguda y meditada exploración de la familia, la lealtad y la humanidad en medio de la solitaria pero hermosa naturaleza del fin del mundo, pero con un giro inesperado hacia el final que no verás venir. Recordarás Un chico y su perro en el fin del mundo mucho tiempo después de terminar de leerlo.

Planeta de libros, a través de su sello Ediciones Minotauro, publica Un chico y su perro en el fin del mundo en rústica con solapas. La novela, traducida por Joan Josep Mussarra Roca, tiene 392 páginas y está a la venta por 17,95 € en formato físico y 8,99 € en eBook (Epub 2).

casadeel alargado mandalorian

CRÍTICA

RESUMEN

Si te gustan los perros y las historias ambientadas en un mundo postapocalíptico, Un chico y su perro en el fi del mundo es tu lectura imprescindible este verano

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,065SeguidoresSeguir
2,720SuscriptoresSuscribirte
BadWeekend
Editorial Hidra
Norma Editorial
casadeel cuadrado mandalorian