viernes, mayo 20, 2022

El Videoclub: Hulk

/

La última película de Hulk antes de su entrada en el UCM.

Cuando el coloso esmeralda por excelencia de Marvel debutó en las páginas del cómic The Incredible Hulk nº 1 (1962), por obra de Stan Lee y Jack Kirby, alcanzó tales cotas de popularidad que, desde 1978 hasta la actualidad, ha sido adaptado a los medios audiovisuales en diversas ocasiones. Primero con Bill Bixby y Lou Ferrigno, los cuales, entre series y películas, lo interpretaron hasta 1990 (y hubieran hecho más si el primero no hubiera fallecido).

Ya en el UCM, Edward Norton dio vida a Bruce Banner en El increíble Hulk (2008), para acabar siendo sustituido por Mark Ruffalo, cuya última interpretación, hasta la fecha, del personaje ha sido en una escena post-créditos de la película Eternals (2021), únicamente con su aspecto humano.

Sin embargo, entre las versiones de Bill Bixby y Lou Ferrigno y la de Edward Norton, existió otra, protagonizada por Eric Bana, obviamente como el doctor Bruce Banner, cuyo título era, simplemente, Hulk (2003), que es el filme que analiza este artículo.

Análisis del Hulk de Ang Lee

Bajo la batuta de Ang Lee, esta película tiene 138 minutos de duración y, aparte del ya mencionado Eric Bana, cuenta en su reparto con Jennifer Connelly (como Betty Ross), Nick Nolte (en el papel del doctor David Banner), Josh Lucas (que interpreta al mayor Glenn Talbot), Sam Elliot (que encarna al general Thunderbolt Ross), Cara Buono (que se mete en la piel de Edith Banner), Celia Weston (que hace de la señora Krenzler) y Kevin Rankin (que se convierte en Harper). También cabe mencionar a Mike Erwin, Damon James, Bailey James, Michael Kronenberg y David Kronenberg, que se transforman en versiones de Bruce Banner de dieciséis, nueve, cinco, cuatro y dos años, respectivamente.

Poco después de sufrir un accidente de laboratorio, el doctor Bruce Krenzler comienza a descubrir secretos de su pasado que su mente había decidido enterrar, como el hecho de que su verdadero apellido es Banner. Sin embargo, el mundo pronto lo conocerá como Hulk.

Todas las películas de Marvel se tomas sus libertades a la hora de adaptar los personajes y las historias, como se muestra en las distintas versiones de Hulk, que aún no han llevado a cabo un origen del coloso esmeralda que guarde similitudes con el del cómic. Sin embargo, en esta película, la mayor libertad que se han tomado ha sido la de fusionar al padre de Bruce Banner y al Hombre Absorbente en un mismo personaje.

Pese a que el filme dura más de horas, solo contamos con cuatro transformaciones en toda la trama, siendo la primera de ellas completamente anecdótica, lo que demuestra que la trama pretende centrarse más en las relaciones entre los personajes que en el monstruo en sí.

Mientras que, en los cómics, Hulk siempre ha sabido hablar, aunque haya mostrado sus problemas a la hora de conjugar los verbos, aquí apenas le vemos pronuncia unas pocas palabras, quizá inspirándose en el gigante verde de Lou Ferrigno, que nunca decía nada.

La verdad es que, acostumbrados como estamos ahora al Hulk del UCM, la versión digital que vemos en esta película se ha quedado algo anticuada, pero no debemos olvidar que se trata de un filme de 2003, una época en la que no teníamos nada mejor con que compararlo.

Hulk

A lo largo de la película podemos comprobar que, en algunos momentos, la imagen se parte en varios fragmentos, enseñando a la vez distintas imágenes, como si de unas viñetas en movimiento se tratará. Un estilo similar es utilizado en los títulos de crédito finales.

Como era costumbre, antes de su fallecimiento, Stan Lee hace aquí su habitual cameo, acompañado en esta ocasión de Lou Ferrigno, al que también le gusta hacer breves apariciones en las películas en solitario de Hulk. En este filme, ambos se cruzan con Eric Bana cuando él entra en un instituto de biotecnología y ellos salen, tal y como se puede comprobar en la imagen que acompaña a este párrafo.

Stan Lee en Hulk

Es cierto que Hulk no gozó del éxito esperado, todo lo contrario que otros personajes de Marvel que ya habían aparecido en el cine, como es el caso de Blade (1988), X – Men (2000) o Spider-Man (2002). Sin embargo, el problema no fue que la película fuera mala, sino que Ang Lee decidió versionar al personaje en modo de drama, aunque eso no significa que no cuente con cierta cantidad de escenas frenéticas, cuando lo que Hulk necesita para triunfar es una película de acción pura y dura.

Al igual que ha sucedido con otras producciones de la Casa de las Ideas, la película de Hulk contó con su propia novela, escrita por el propio Peter David, además de una adaptación al mundo del cómic, con guiones de Bruce Jones y dibujos de Mark Bagley.

Si eres fan del coloso esmeralda de Marvel, lo correcto es que le des una oportunidad a la película de Hulk, ya que siempre resulta interesante concederle el beneficio de la duda a las formas innovadoras de contar historias que estamos acostumbrados a ver siempre cortadas por el mismo patrón.

CRÍTICA

Nota genérica

RESUMEN

Primera adaptación de Hulk con un monstruo creado de manera digital.

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,340SeguidoresSeguir
2,800SuscriptoresSuscribirte
Editorial Hidra
Norma Editorial
Comic Stores