miércoles, agosto 17, 2022

El detalle de Los Increíbles que fue un quebradero de cabeza para Pixar

/

Brad Bird, director de Los Increíbles y su secuela, explicó qué fue lo más difícil a la hora de desarrollar la película de superhéroes

Un aspecto interesante de ver la película de Pixar de 2004 Los Increíbles como adulto es lo oscuro e intrincado de la historia y su mundo. Es una película para niños con una gran subtrama sobre una esposa que sospecha que su marido la engaña, en la que los héroes se encargan de los malos matándolos, y tiene una escena al principio en la que un hombre intenta suicidarse y luego demanda a Mr. Increíble por impedírselo. Pixar es un estudio que a menudo parece más interesado en atraer a los padres del público que a sus hijos, y Los Increíbles es un buen ejemplo de ello.

Quizá la muestra más clara de la sensibilidad más adulta de la película sea el monólogo de Edna «¡sin capas!», en el que enumera un montón de viejos superhéroes que murieron porque sus capas se engancharon inesperadamente en cosas. Es un montaje que muestra a un superhéroe con su capa atrapada en un misil, a otro absorbido por un tornado, a otro arrastrado por la turbina de un avión y presumiblemente hecho pedazos. Por otro lado, el montaje presagia la muerte final del villano, que también es arrastrado por la turbina de un avión. Excepto que, en su caso, le vemos gritar y luchar antes de ser aspirado.

Pero el mayor reto del monólogo de Edna no fue atenerse a la clasificación PG. Fue intentar evitar cualquier problema de derechos de autor con los nombres únicos de los superhéroes.

  • Los Increibles 01
  • Los Increíbles
  • ElastiGirl de Los Increibles

Como el mundo de Los Increíbles estaba lleno de superhéroes, y como una parte importante de la historia giraba en torno a que Mr. Increíble se enteraba de que Síndrome había matado a todos sus antiguos compañeros superhéroes, esto significaba que los guionistas necesitaban tener docenas de nombres de superhéroes a su disposición. Todos tenían que ser al menos un poco creíbles, un poco memorables y casi completamente originales. El director Brad Bird dijo en su momento a The Washington Times:

«Me limitaba a escribir páginas y páginas de nombres que creía que sonaban a superhéroes y eran divertidos, y luego reducía la lista. Después teníamos que revisar los nombres para asegurarnos de que no se habían utilizado ya. Si alguien publica 10 números de algo desde su sótano en Ohio, si lo ha registrado, no podemos utilizarlo».

Esto creó un pequeño problema con Elastigirl, un nombre de superhéroe que surgió de forma totalmente independiente, pero que resultó que ya había sido utilizado. Como dijo Bird: «En un par de casos, había usos confusos de los nombres. Elastigirl era un personaje que aparecía en un par de cómics de DC de los años 60, y tuvimos que llegar a un acuerdo con Warner Bros.». 

Fue mucho trabajo, pero teniendo en cuenta la atención al detalle que se prestó a Los Increíbles en todos los demás aspectos, no es de extrañar que al final consiguieran dar con tantos nombres de superhéroes sin derechos de autor. La mayor parte de su éxito se debe a la estrategia de Bird de intentar utilizar todo lo que se le ocurra y ver qué es lo que se queda.

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,385SeguidoresSeguir
2,850SuscriptoresSuscribirte
Editorial Hidra
Norma Editorial
Comic Stores