miércoles, febrero 1, 2023

¿Quién es tía May en realidad?

/

Ultimate Spiderman desveló la importancia de tía May como pilar fundamental en la vida de un joven Peter Parker

(Utimate Spiderman #45 USA : “Guilt” (Culpa) – Guion de Brian Michael Bendis / Dibujo de Mark Bagley)

Cuando la -en el momento de publicarse- novedosa serie de cómics Ultimate Spiderman todavía no había llegado al medio centenar de episodios publicados, Brian Michael Bendis escribía una íntima y rupturista historia en que, además de apuntalar los temas de la colección de un modo distinto al esperable, también retrataba a la perfección la importancia de la tía May como eje vertebrador de todo ello. Mostrando, de paso, un modo distinto de hacer tebeos sin perder de vista el drama marvelita en todo su esplendor.

Como el propio título del tebeo indica, todo en este episodio gira en torno a la culpa. La culpa que está devorando a la tía May.

Porque al igual que le ocurriría a casi toda madre (que es lo que es May para Peter Parker), siempre existirá la posibilidad más que inevitable de encontrarse con situaciones imprevistas e inesperadas con un precio emocional tan elevado que solo un espíritu marmóleo podría resistir.

Al empezar la narración, May está visitando a su psicoanalista. No puede entender cómo y por qué nada le sale bien a pesar de su diligencia y responsabilidad como tutora de dos adolescentes (Peter Parker y Gwen Stacy).

No puede entender por qué su sobrino miente constantemente cuando le pregunta por dónde se mete hasta altas horas de la mañana. No puede entender que su marido, Ben Parker, muriese. No puede entender que su siguiente interés amoroso, un buen tipo como era George Stacy, muriese. No puede entender por qué la madre de Gwen siente un desinterés absoluto hacia su hija hasta el punto de renunciar por completo a ella.

Y, por último, no puede entender un mundo en que, de la noche a la mañana, han brotado seres con poderes inimaginables y potencialmente peligrosos que han comprometido la relativa seguridad de la sociedad y de los que no puede saberse con exactitud si son de fiar o si acabarán con todo de darse la ocasión.

Oh, y -sobre todo- no puede entender por qué Spiderman parece estar implicado directa o indirectamente en todos los eventos trágicos de su vida.

«LOS DRAMAS CONSTANTES TERMINAN POR SUPERAR A UNA EXHAUSTA TÍA MAY»

Tía May Spiderman

May está triste, cabreada e impotente ante todo ello pero lo que más le corroe, sin duda, es la culpa. Porque como toda persona capaz y responsable con menores a cargo siente que, de algún modo, todo es culpa suya.

Culpa por no estar a la altura como madre. Culpa de haber cometido algún error como olvidar el día de pícnic entre los Parker y los Brock que tenía registrado su cuñado (Richard, el padre de Peter) en una cinta de vídeo y que anteriormente, había emocionado sobremanera a Peter. Culpa de sentir atracción por George Stacy tras la muerte de Ben. Culpa de sentir que quizá es una persona repulsiva e ineficaz que merece la soledad y que, por saber eso mismo, su sobrino pueda estar castigándola con sus ausencias

Su culpa es tal que, por momentos, llegamos a pensar que no podrá soportarlo y ella, termina desmoronándose en mitad de la sesión pero en lugar de darlo todo por perdido, su especialista ejerce de mirada objetiva y le insta a reflexionar sobre sus angustias y pesares.

De ese modo, logra entender que primero, es tan humana como cualquiera y segundo y todavía más importante, que es una persona maravillosa atrapada en una marabunta de situaciones traumáticas que dejarían al más diligente de los mortales desolado.

Tras la consulta y la montaña rusa de sentimientos encontrados, May recupera las fuerzas necesarias para enfrentarse de nuevo a su vida y al regresar a casa tras la catártica sesión, se encuentra con Peter allí.

Es entonces cuando con toda la intención de retomar el timón de su existencia, pregunta a su sobrino si le gustaría ir al cine con ella a ver cualquier película, como solían: como personas corrientes. Peter acepta, claro y por un breve espacio de tiempo, sus vidas volverán a ser las que eran.

«PETER Y MAY ENCUENTRAN EL CAMINO DE REGRESO A UNA VIDA NORMAL Y CORRIENTE ¿CUÁNTO TIEMPO PODRÁN CONSERVARLA?»

Tía May Spiderman

Lo que en manos menos capaces podría haber sido un despropósito es, en las inspiradas y profesionales manos de Brian Michael Bendis y Mark Bagley, un relato cátedra sobre una buena persona (May) sin la que otra buena persona pero en formación (Peter) no tendría los fundamentos morales para enfrentarse casi sin opción a alternativa a hacer del mundo un lugar mejor .

Todo con una dosis de infinita voluntad y sí, clarísimamente, la culpa como motor de la historia que se nos venía contando hasta la fecha y que aquí, además de evidenciarse, empezaría a cobrar su sentido más amplio.

Sentido que en entregas posteriores eclosionaría de un modo tan abrumador, epatante y lógico, que cualquier alternativa a ello hubiese resultado inverosímil y gratuita. 

Sea como sea, este relato merece una lectura y relectura por mérito propio. Os aseguramos que no habréis gastado ni un minuto de vuestro tiempo en vano. Sentíos culpables.

Tía May Ultimate Spiderman
Cubierta de Mark Bagley
Comic Stores
Mario Cabezas
Mario Cabezas
Llegué al mundo en la Barcelona de 1988 y desde el día en que mis progenitores tuvieron la inocente idea de regalarme un tebeo, no he encontrado manera humana de lograr desprenderme del hábito lector. El resto del tiempo lo he dedicado a estudiar todas las disciplinas relacionadas con el medio (escribir mucho y dibujar un montón) a veces de un modo autodidacta y otras veces, lo mejor acompañado que he podido. En cuanto a gustos: Si contiene viñetas, suele bastarme. También leo libros, juego a maquinitas y si consigo acordarme, incluso veo películas. En la actualidad y a la espera de terminar alguno de mis proyectos, me conformo viviendo, que está bastante bien.

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,504SeguidoresSeguir
2,880SuscriptoresSuscribirte
Panini
Editorial Hidra
Norma Editorial
Comic Stores