martes, marzo 5, 2024

Las incursiones de Barry Windsor-Smith en el mundo del cine

/

Panini

Barry Windsor-Smith y sus aportaciones al séptimo arte

Barry Windsor-Smith, también conocido simplemente como Barry Smith, natural de Londres, es un dibujante que ha triunfado en el mundo del cómic en Estados Unidos, sobre todo por su labor dentro de Marvel Comics con el personaje de Conan, a principios de la década de los setenta. Sin embargo, aunque no es actor, ni director, ni ocupa ningún otro cargo en el mundo audiovisual, su trabajo le ha llevado a relacionarse con ese ámbito en más de una ocasión, como puedes comprobar si continuas leyendo este artículo.

Primera incursión de Barry Windsor-Smith en el cine

La primera vez fue en 1981, cuando el cineasta Oliver Stone se sentó por segunda ocasión en la silla del director para encargarse de la película La mano, en la que un conocido dibujante de tiras de prensa, llamado Jonathan Lansdale, pierde su extremidad derecha en un accidente de tráfico, lo que le causa graves trastornos. Sin embargo, el miembro amputado no es encontrado en el lugar del suceso, ya que parece haber cobrado vida propia y se ha embarcado en una serie de crímenes con los que su antiguo dueño había fantaseado en el pasado.

Teniendo en cuenta que, tal y como mostraba la película, el personaje principal de las ya mencionadas tiras de prensa era un bárbaro conocido como Mandro, Oliver Stone pensó que no había mejor elección que Barry Windsor-Smith, debido a que era una admirado entusiasta del trabajo que el artista londinense había realizado con Conan. En total, fueron siete las tiras creadas para la película, entre las que podemos destacar la muestra que acompaña a este párrafo, aunque no todas acabaron apareciendo en el metraje final.

Barry Windsor-Smith

Aunque Barry Windsor-Smith no solo se encargó de dibujar las tiras de prensa, ya que también creó los argumentos, es justo reconocer que contó con la ayuda de Roy Thomas (también conocido por su labor en las aventuras de Conan) para los diálogos. No obstante, pese a que las primeras tiras que hizo mostraban la evolución estilística del artista, Oliver Stone las rechazó, ya que buscaba algo más parecido al trabajo que había visto del artista en Conan. Barry Windsor-Smith tuvo que rehacerlas dos veces hasta que quedara a gusto del director, aunque él siempre pensó que las originales eran mejores.

Casualmente, el artista coincidió con Michael Caine, el protagonista de la película, durante el rodaje, lo que les dio la oportunidad de comprobar que tenían muchas cosas en común, ya que ambos eran de nacionalidad inglesa, rubios y casi iguales de estatura, algo que el propio Oliver Stone declaró que le había llamado mucho la atención.

Segunda incursión de Barry Windsor-Smith en el cine

Aprovechando que hemos mencionado a Conan, cabe destacar que el personaje siempre había estado en la mira del director, incluso antes de encargarse de La mano. De hecho, en 1978, había redactado un guion para Paramount Pictures. No obstante, el proyecto se rechazó por lo costosa que habría resultado, puesto que hubiera tenido una duración de cuatro horas, inspirado en famosas historias de Robert E. Howard (el creador literario de Conan), como El coloso negro y Nacerá una bruja. No obstante, la visión de Oliver Stone quedaba comprometida al tener que hacer frente a los recortes presupuestarios impuestos por Dino De Laurentiis.

Ya sabemos que, finalmente, Arnold Schwarzenegger acabó interpretando al personaje en dos películas de 1984, aunque Oliver Stone solo trabajó en el guion de Conan, el bárbaro, la primera, en colaboración con John Milius. No obstante, fue, precisamente, en la secuela, llamada Conan, el destructor, donde encontramos la segunda incursión de Barry Windsor-Smith en el séptimo arte, aunque solo en las etapas iniciales del diseño de producción. En concreto, se encargó de llevar a cabo una acuarela que podría haber funcionado como cartel promocional del filme, cuando aún estaba pensado titularla Conan II: ¡El cuerno de Dagoth!, cuya imagen puedes ver bajo este párrafo.

Barry Windsor-Smith

Obviamente, cuando la película cambió de nombre, la ilustración de Barry Windsor-Smith no pudo servir como cartel promocional. No obstante, según palabras de Roy Thomas, el trabajo del artista sirvió de inspiración tanto a él como a Gerry Conway a la hora de redactar el primer tratamiento cinematográfico del segundo filme de Conan, sobre todo en las primeras páginas del guion.

Para concluir, cabe mencionar, a modo de anécdota curiosa, que el título provisional de la película no quedó relegado al olvido, ya que Basil Poledouris llamó así a una de las canciones de la banda sonora de la película.

Por tanto, es cierto que, como hemos dicho al comienzo, Barry Windsor-Smith no ha trabajado ni como actor, ni como director, ni en ningún otro puesto directamente relacionado con la industria del cine, pero sí ha hecho sus aportaciones, en la medida de sus posibilidades, al mundo del séptimo arte, por lo que es justo reconocerle sus méritos.

Conan Barry Windsor-Smith Arnold
Comic Stores

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,326SeguidoresSeguir
2,940SuscriptoresSuscribirte
Panini
Editorial Hidra
ECC Ediciones
Norma Editorial
Comic Stores