sábado, abril 13, 2024

¡Shazam! La Furia de los Dioses: ridícula, divertida y brillante

/

Panini

Volvemos a encontrarnos con el divertido superhéroe con síndrome de impostor. Vamos a ver (sin spoilers) lo que ¡Shazam! La Furia de los Dioses nos trae

Billy Batson y sus compañeros adoptados han recibido los poderes de los dioses pero aún están aprendiendo a compaginar sus vidas de adolescentes con sus alter egos de Superhéroes. Pero cuando las Hijas de Atlas, un vengativo trío de antiguos dioses, llegan a la Tierra en busca de la magia que les robaron hace mucho tiempo, Billy, como Shazam, y su familia se ven envueltos en una batalla por sus superpoderes, sus vidas y el destino de su mundo.

Pues el caso es que, a lo tonto, llevo unas semanas disfrutando mucho en el cine de películas, a priori, “flojas”. Creo que el secreto está en no esperar de ellas más de lo que nos ofrecen, es decir, no hacernos ideas equivocadas de lo que nos van a mostrar… no querer ver la película que nosotros nos hemos imaginado sino la que el director y el guionista han pensado.

Y eso es lo que pasa con ¡Shazam! La Furia de los Dioses. No todas las películas tienen que ser “Ciudadano Kane”, y no todas las películas de superhéroes tienen que ser épicas y dramáticas, con una historia densa. No, en absoluto. También deben existir esas películas de acción bien hechas, bien narradas y bien interpretadas, pero ligeras. Películas para pasar el rato pero, al fin y al cabo, buenas películas en su categoría. Y eso es lo que pasa con ¡Shazam! La Furia de los Dioses.

¡Shazam! La Furia de los Dioses

Problemas personales y familiares de Shazam

La primera película fue una más que agradable sorpresa: una comedia ligera pero bien llevada, respetando el personaje de los cómics pero, a la vez, dándole un aire nuevo, más fresco. Y esta secuela sigue en la misma línea. Es cierto que las villanas son demasiado arquetípicas y previsibles, que la historia no es compleja en absoluto, pero es que ¡Shazam! La Furia de los Dioses, no juega a eso, sino a entretenernos y divertirnos ¡e incluso emocionarnos!

No vamos a tener muchas sorpresas en esta película (más allá de las dos escenas poscréditos y un cameo que podría resultar muy relevante en el futuro… si Warner/DC quiere), pero la trama nos mantendrá pegados a la butaca a poco que nos dejemos llevar.

Si a esto le sumamos que la historia está llevada con muy buena mano por el director David F. Sandberg (responsable de Nunca apagues la luz, Annabel: creation o la anterior entrega de nuestro personaje, por supuesto) y escrita por Henry Gayden (¡Shazam!), Chris Morgan (guionista de varias entregas de Fast & furious) y Bill Parker (¡Shazam!) con muy buen ritmo, tendremos una película que nos hará pasar dos horas de forma muy grata.

¡Shazam! La Furia de los Dioses

¡Shazam! La Furia de los Dioses: ridícula, divertida y brillante

Fuera de Zachary Levi, el indiscutible protagonista, en esta entrega se le ha dado mucho más tiempo en pantalla ( y creo que es una buena idea) a Jack Dylan Grazer como Freddy Freeman: su vis cómica mezclada con el drama (que supera con humor inteligente) es muy refrescante y uno de los mejores puntos de la película, aunque sus mejores momentos creo que son cuando lo vemos formando equipo con el mago (Djimon Hounsou). Desde luego el suyo es el mejor arco, por interés y por bien escrito.

¡Shazam! La Furia de los Dioses

Grazer es un buen ejemplo de lo que sucede en la película, y que creo que es totalmente intencionado: los actores niños (y sus personajes) sobresalen más que sus contrapartes adultas (siempre con la excepción de Billy, claro).

Y digo que debe ser intencionado porque no olvidemos que esta película (y la anterior, claro) van de unos críos con superpoderes, niños y niñas que de repente son capaces de obrar maravillas… pero que no dejan de ser críos a pesar de su forma adulta, y que actúan como críos ya sea peleando, hablando con otros héroes o villanos o incluso pensando en nuevas estrategias contra el enemigo, golosinas incluidas.

Por supuesto, no pueden faltar grandes secuencias de acción, secuencias que funcionan muy bien y, como debe ocurrir en una secuela de este tipo, todo lo que vimos en la primera lo vemos aquí aumentado, como por ejemplo una horda de bestias de la mitología griega (con guiños incluidos a los diseños de Harryhausen, lo cual siempre está bien, así como una curiosa reinterpretación de los unicornios.

Realmente no sé qué pasará con Shazam en el futuro del Universo DC. Gunn ha dicho que quiere retener a Levi para otros proyectos, y la puerta queda abierta con una de las escenas poscréditos y el cameo del que hablaba antes. Esperemos que, a partir de ahora, haya una línea que aúne las diferentes películas (¿y series?) del UDC, ya sean dramas o comedias. Queremos disfrutar de ambas y DC tiene mucho que ofrecer.

¡Shazam! La Furia de los Dioses

Shazam! La furia de los dioses está protagonizada por: Zachary Levi como Shazam; Asher Angel como Billy Batson; Jack Dylan Grazer como Freddy Freeman; Adam Brody como el Superhéroe Freddy; Ross Butler como el Superhéroe Eugene; Meagan Good como la Superhéroe Darla; D.J. Cotrona como el Superhéroe Pedro; Grace Caroline Currey como Mary Bromfield / Superhéroe Mary; Faithe Herman como Darla Dudley; Ian Chen como Eugene Choi; Jovan Armand como Pedro Peña; Marta Milans como Rosa Vasquez; Cooper Andrews como Víctor Vasquez; con Djimon Hounsou como Mago.

¡Shazam! La furia de los dioses, una película dirigida por David F. Sandberg que se estrenará en España el 17 de marzo de 2023.

Comic Stores

CRÍTICA

Ridícula, divertida y brillante

RESUMEN

Volvemos a encontrarnos con el divertido superhéroe con síndrome de impostor. Vamos a ver (sin spoilers) lo que ¡Shazam! La Furia de los Dioses nos trae

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,326SeguidoresSeguir
2,940SuscriptoresSuscribirte
Panini
Editorial Hidra
ECC Ediciones
Norma Editorial
Comic Stores
Volvemos a encontrarnos con el divertido superhéroe con síndrome de impostor. Vamos a ver (sin spoilers) lo que ¡Shazam! La Furia de los Dioses nos trae¡Shazam! La Furia de los Dioses: ridícula, divertida y brillante