miércoles, julio 17, 2024

El chico de la semana: Jinni Dagaal

/

Panini

Jinni Dagaal, uno de las criaturas al servicio de la Primogénita.

Aunque, desde el inicio de su andadura, el increíble Hulk le ha hecho frente a todo tipo de enemigos, que van desde humanos normales hasta los más variopintos villanos, actualmente tiene que verse las caras con todos los monstruos que trabajan para la Primogénita Sally Barstow, de la que ya hablamos en su momento. En este artículo nos centraremos en aquel conocido como Jinni Dagaal.

Su enfrentamiento contra el coloso esmeralda de Marvel, que ha necesitado contar con la ayuda de un Motorista Fantasma diferente a todos los que hemos conocido hasta ahora y que, en su identidad civil responde al nombre de Sal, ha tenido lugar en la aventura Spirits of Vengeance, Part Three, publicada en el cómic The Incredible Hulk nº 8 (2024), por obra de Phillip Kennedy Johnson y Nic Klein. A continuación, reproducimos su portada, en la que podemos ver a los dos protagonistas de la aventura.

Hulk, Jinni Dagaal

Pero, ¿quién es, en realidad, Jinni Dagaal? En un principio, se trataba de un simple ser, sin forma física, que vivía en las praderas africanas, en actitud sumisa y dócil. De nombre desconocido, si es que tenía alguno en aquel entonces, pasaba el tiempo de manera silenciosa como un mero observador rebosante de amor y completamente desconocedor de cualquier tipo de malicia. Sin embargo, todo cambió con la aparición de los hombres.

Dado que los recién llegados no era inteligentes, pero parecían astutos, el ser que terminaría por ser conocido como Jinni Dagaal se mostró, en un principio, precavido y temeroso, sobre todo porque los hombres había traído consigo extraños artefactos, como la lanza o el arco, además de ser capaces de realizar el truco del fuego. Por si esto fuera poco, se alimentaban de todo tipo de raíces y árboles, apoderándose de la tierra como si les perteneciera y cazaban cualquier clase de bestia, aunque fueran más fuertes y rápidas que ellos.

El número de hombres fue en aumento, mientras que los árboles y animales desaparecían cada vez en mayor cantidad, los primeros para construir herramientas, armas y hogueras, mientras que se ponían las pieles de los segundos. Poco a poco, el miedo del ser que había vivido pacíficamente hasta la llegada de los hombre se transformó en ira.

No obstante, con el paso de las estaciones, el ser prefirió retirarse a su lugar secreto, conocido por él como la arboleda sagrada, que era, precisamente, el sitio en el que había comenzado su vida y en el que estaba seguro de no ser encontrado nunca. Pero estaba equivocado, ya que el alcance de los hombres fue creciendo hasta el punto de que una partida lo encontró, comió de los frutos de los árboles de la zona, bebió de sus estanques y mataron al ciervo más amado por el ser.

Si los hombres ya le habían enseñado el miedo, el lamento y la ira, con este último acto descubrió el odio, lo que lo llevó al punto de poseer el cuerpo de uno de ellos y utilizarlo para matar al resto, alimentándose de su carne y su sangre. Se había convertido en Jinni Dagaal (que podría traducirse como Diablo de la Guerra), el primer cazador de hombres de la historia.

Aunque algunos chamanes intentaron separar al cazador de Jinni Dagaal, todo fue inútil. Y aunque un grupo de hombres trató de exterminarlo, fue él quien acabó con sus vidas. Una vez que toda la tribu fue aniquilada, el conocimiento de que había otros, llevó a Jinni Dagaal en su busca. Con cada asesinato, se volvía más grande y monstruoso, hasta el punto de ser completamente irreconocible.

Finalmente, unos cazadores lograron atrapar a Jinni Dagaal, que acabó cayendo. Sin embargo, durante la celebración de su victoria, la sed de sangre de su presa hirvió en la mente de los hombres que habían logrado vencerla con una llama tan tortuosa que los haría vivir atormentados el resto de su existencia, además de convertirse en guerreros cazadores de hombres.

Los sentimientos de miedo, ira y odio de Jinni Dagaal siguen vigente en la actualidad y solo acabarán cuando los dos últimos guerreros, de los mencionados en el párrafo anterior, se maten entre ellos. Una vez suceda eso, el ser original podrá descansar al fin.

Hulk, Jinni Dagaal

No cabe ninguna duda de que, sin la llegada de los hombres, los acontecimientos se hubieran desarrollado de manera muy diferente, por lo que, desde ese punto de vista pueden ser considerados como los villanos de la historia. Pero ¿de vedad se puede culpar a la especie humana de intentar avanzar en su búsqueda de la evolución? En cualquier caso, Hulk ya ha tenido que verse las caras con él y es muy posible que hubiese salido peor parado de no haber contado con la ayuda de un Motorista Fantasma.

Comic Stores

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,326SeguidoresSeguir
2,960SuscriptoresSuscribirte
Panini
ECC Ediciones
ECC Ediciones
Norma Editorial
Comic Stores