Flash, El Relámpago Humano (1990-1991)

Portada de Flash, el Relámpago Humano.

En 1990, al calor del éxito del Batman de Tim Burton, la CBS encargó un episodio piloto de un personaje insignia de la escudería DC. El éxito de este piloto consiguió una serie de una sola temporada con 21 capítulos más donde el equilibrio entre poderes y supervillanos son una virtud.

El episodio piloto parte de la base del CSI Barry Allen (John Whesley Shipp), hijo de una familia de policías que es criticado por su padre en favor de su hermano mayor Jay (Tim Thomerson), que es un policía de calle, o lo que es lo mismo, un policía de verdad. A la par, una banda de motoristas aterrorizan Ciudad Central, cuyo líder Pike (Michael Nader), fue un policía corrupto encarcelado y desfigurado por el hermano mayor de Barry.

Mientras tanto un día cualquiera en el laboratorio de la policía, Barry Allen, se queda trabajando hasta tarde y se forma una misteriosa tormenta que le lanza un rayo, otorgándole una serie de poderes que debe empezar a controlar. Ello provoca la aparición de una científica de los Laboratorios Star, Tina McGee (Amanda Pays) que seguirá la progresión de su paciente con interés.

Cuando Pike culmina su venganza contra Jay Allen, su hermano menor Barry decide utilizar sus poderes para luchar por el bien y la justicia.

Aunque la historia del personaje no se ajuste cien por cien al cómic, tiene guiños para con los seguidores del mismo, obvía la trágica historia de Barry Allen pero al mismo tiempo su hermano tiene el pelo blanco, lo cual es un homenaje en toda regla a Jay Garrick, el primer corredor escarlata. También Iris (Paula Marshall) aparece en el piloto como novia formal del protagonista pero ya no vuelve a salir el resto de la serie, con una justificación, dejando libre el terreno a la Doctora McGee, un personaje inventado para la serie y que dará bastante juego.

La serie es heredera del tipo de televisión que se realizaba en los años 80, es decir, no había una trama central o subtramas como ocurre hoy día y se centraba en el clásico que le pasará al personaje la próxima semana. Cada capítulo es autoconclusivo aunque es verdad que en alguno dejaba la puerta abierta a una posible continuidad que nunca llegó.

El actor John Wesley Shipp realiza una buena interpretación ya que presenta a una persona lógica que de buenas a primeras recibe un don que no ha pedido. Lo que le lleva a un conflicto consigo mismo, a pesar de sufrir la terrible pérdida con su hermano no utiliza la venganza sino la justicia como el motor que lleva a usar y soportar sus nuevas habilidades. Y al igual que en el cómic busca pruebas para incriminar a los culpables; debido a su físico se le presenta como un seductor que le sacará de quicio a Tina en alguna ocasión. Tiene momentos bastante cómicos debido a la gran cantidad de comida que debe consumir debido a sus habilidades. Decir que no se abusa de los poderes del personaje como viajar en el tiempo, universos alternativos o atravesar paredes. Algunos se reservan para algún capitulo en especial sin abusar de ellos.

Pero lo más importante en un superhéroe no es solo los supervillanos sino también qué personajes se mueven alrededor suya. Por ejemplo su compañero de laboratorio Julio Méndez (Alex Désert) hace las veces de confidente del protagonista, sospecha de su auténtica identidad por pequeños detalles pero nunca llega a preguntarle, es más a veces hace como que no se da cuenta.

Al mismo tiempo en la comisaría no podía falta el estereotípico sargento con fuerte carácter y que además pone en cuestión la labor de Flash, el Teniente Garfield (Mike Genovese) que a lo largo de la serie demostrará que también tiene su corazoncito. Otro elemento clave es el de los campechanos agentes de calle Murphy (Biff Manard) y Bellows (Vito D´Ambrossio), que son la parte cómica que no puede faltar en una serie de entretenimiento, son más unas personas ingenuas que en algunas ocasiones no paran de hablar de realizar grandes negocios para dejar el cuerpo o su discusión permanente de si Flash existe o no, ya que el Agente Bellows siempre termina viéndole mientras que a Murphy siempre le pasa algo que le distrae de las apariciones del héroe. Personalmente me agrada esta clase de comedia blanca en la que no se ridiculiza a estos personajes y hace que el espectador no sienta vergüenza ajena por los simpáticos agentes.

El Arlequín
Mark Hamill, de Arlequín a Joker.

En cuanto a los personajes que sí conocen su identidad, está su compañera de fatigas Tina McGee, una brillante científica que ha quedado viuda por culpa de unas pruebas que realizó su marido sobre sí mismo. Este punto de partida hace que se preocupe más de lo debido por Flash, lo que lleva a una especie de relación que está pero no termina de cuajar, otorgando momentos de comedia romántica.

Otro personaje que sí conoce su identidad es un héroe inventado para la ocasión, que además es amigo personal del Teniente Garfield; se trata del psicólogo Dr. Powell (Jason Bernard) también conocido en los años cincuenta como Sombra Nocturna. Es un héroe de color en aquella época tan complicada a nivel racial, debido al regreso de un supervillano de la época (e inventado para la serie). El Fantasma (Anthony Starke) decide enfundarse de nuevo la gabardina y sus armas no letales. Este personaje volverá una vez más para detener a un Sombra Nocturna que sí mata.

En el apartado de los villanos, cabe decir que estos van subiendo la intensidad conforme la serie avanza llegando algunos de ellos a protagonizar capítulos realmente sublimes. Se empieza por villanos normales como gangsters, fiscales corruptos, un científico que realiza experimentos genéticos,… Pero en el capítulo 12 debuta uno de los grandes supervillanos del cómic, The Thicker, traducido como el Arlequín y encarnado nada más y nada menos que por Mark Hamill. Fue tal su aparición que volvió otra vez al final de temporada para terminar a lo grande, con el villano en mi opinión más carismático de toda la serie. Además de que su actuación le llevó a ser la voz del Joker, en América, hasta nuestros días, debutando como actor de voz en la serie animada de Batman de 1992.

El Capitán Frío
"No se preocupe, el frío es mi especialidad"

Otro villano que sin duda es carismático en la viñeta es El Capitán Frío, interpretado por el actor Michael Champion, sufre una modificación en cuanto a su historia original. Y es que le ponen como un asesino a sueldo que utiliza un arma para congelar a sus víctimas. Para curiosos del cine de terror tengo que añadir que su jefe en el capítulo se trata del actor Jeffrey Combs, más conocido como el Doctor West de Reanimator. A pesar del cambio de naturaleza es un villano que realmente pone en peligro a Flash (y a la ciudad) y cuyos efectos de congelación están bien realizados para la época.

Aparece también Sam Scudder (David Cassidy) más conocido como Mirror Master, pero que en el tránsito del cómic a la tv pierde bastante, puesto que le dejan como un simple ladrón que utiliza hologramas para conseguir sus fines. En el cómic la historia de Sam Scudder es bastante más intensa, dramática y compleja.

En cuanto a los villanos creados para la ocasión se encuentran Trackman, utiliza dispositivos electrónicos para manejar a Flash como si de un jueguete se tratase. Pollux un clon del propio Barry Allen que se comporta como un niño y no mide las consecuencias de sus actos o el demente Dr Gideon, creador de drogas de diseño.

En definitiva se trata de una serie entretenida, para todos los públicos y con unos buenos efectos especiales, que hará las delicias de los fans de los superhéroes en general y del Corredor Escarlata a pesar de los cambios. En cuanto a las razones que llevaron a su cancelación fue mayormente la ofensiva televisiva que lanzó la Fox con Los Simpsons y El Show de Bill Cosbie, llevándose la audiencia justo antes de empezar a aparecer los supervillanos del cómic.

Terminar diciendo que si alguien dice que si hay una película de Flash, en formato VHS, se le puede responder que Warner Bros sacó el piloto en ese formato. Y que el compositor del opening es Danny Elfman como puede comprobarse en el siguiente vídeo.

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!