‘Catwoman #5’, aquí llega La Hija del Joker

Cuando hablamos de Catwoman, hablamos de un personaje que a pesar de no haber sido nunca fundamental en la larga historia de DC Comics ha sido siempre muy querido por los aficionados. Tal vez sea por su incomparable atractivo sexual, tal vez por resultar ser el complemento femenino perfecto para el popular y querido Batman, o tal vez por representar a una mujer fuerte y capaz que se desenvuelve con soltura en un mundo de hombres, viviendo en la frontera entre lo moralmente aceptable y lo criminal. Probablemente la primera opción sea la más correcta en la mayoría de los casos…

Catwoman

Bajo el sello de ‘Los Nuevos 52’, el estatus de la “nueva” Catwoman no cambia demasiado con respecto a lo que estábamos acostumbrados. El personaje sigue siendo básicamente el mismo que durante las últimas décadas ha estado ejerciendo de ladrona, jugando al gato y al ratón (vaya juego de palabras) con Batman y tomando decisiones éticamente discutibles aunque sin traspasar nunca cierta línea que la llevaría al terreno de la villanía. De esta forma, hemos visto como en los últimos meses Selina Kyle se ve envuelta en una trifulca con el Pingüino originada por el robo de unas joyas que acaba desembocando en una guerra en pleno centro de Gotham. En dicha guerra uno de los aliados de nuestra heroína, un criminal de poca monta y de buen corazón conocido como Coleta, resulta herido y desaparece bajo las profundidades de la ciudad. Catwoman se ve obligada a bajar a este submundo aunque sea para, en el peor de los casos, recuperar el cadáver de su compañero de batalla, en parte porque se considera a si misma responsable de su desaparición y en parte porque siente un sincero aprecio por él. Y una vez en la Gotham subterránea, Catwoman se ve mezclada en un conflicto que enfrenta a dos bandos: uno liderado por el Doctor Fósforo y su retoña, y otro liderado por Puerco de Guerra. La paz entre ambos pueblos podría llegar con el matrimonio entre los hijos de ambos líderes, algo en lo que Selina colabora para que llegue a buen puerto, pero nadie se esperaba que un tercer jugador se inmiscuyera en toda esta trama: una jovencita demente que comanda un grupo de mujeres y lleva el rostro del desaparecido Joker (literalmente, lleva la piel de la cara del Joker sobre la suya propia) además de autoproclamarse hija de este…

Y así llegamos a este quinto tomo de la colección de Catwoman que publica ECC Ediciones. Se podría decir que en este tomo el protagonismo esta repartido más o menos al 50% entre Selina Kyle y el personaje conocido como La hija del Joker, alguien que posiblemente traerá cola. De esta forma nos encontramos primero con dos episodios que relatan la conclusión de las aventuras de Catwoman por el mundo subterráneo que vive bajo Gotham, en los que se nos cuenta el fin de la búsqueda de Coleta y un enfrentamiento final a cuatro bandas: Catwoman, La hija del Joker, el pueblo del Doctor Fósforo y los “survivalistas” de Puerco de Guerra. Lo más destacable de esta primera mitad del tomo sería por una parte el impresionante trabajo de Rafa Sandoval a los lápices, y por otra el trato que Ann Nocenti, guionista de la colección de nuestra protagonista, le da a La hija del Joker. También cabría comentar el interesante giro final que sufre la trama en algún punto, aunque no deje de tratarse de una historia con un desarrollo bastante típico.

Catwoman

Una vez concluida la trama de la búsqueda de Coleta, pasamos a una historia dedicada por completo a Duela Dent. El personaje fue creado por Bob Rozakis allá por 1976, en la colección ‘Batman Family’, concretamente en el número #6. En principio fue concebida como la hija biológica de Harvey Dent, más conocido como el villano Dos Caras (el nombre Duela hace referencia a la obsesión de Harvey con el número dos) que pretendía alejarse del legado de su padre tomando la identidad del Joker, un villano al que este despreciaba. Desde su creación hasta que llegara el evento Flashpoint y el Nuevo Universo DC, el personaje pasaría por todo tipo de identidades, conceptos e interpretaciones. Fue reinventada una y otra vez sin tener una consistencia más allá de situarse siempre a medio camino entre los héroes y los villanos, estando en cada momento en un lado o en el otro.

Ahora esta nueva Duela Dent es una adolescente con graves problemas emocionales (ya sean reales o buscados) y con tintes peligrosamente psicópatas, por mucho que Batman no se la acabe de tomar del todo en serio. La hija del Joker siente una auténtica devoción por su padre ideológico, y la guionista Marguerite Bennett nos cuenta la búsqueda que emprende a partir del momento en el que encuentra los despojos del rostro de este. Se trata sin duda de un personaje muy interesante que puede dar de mucho en este Nuevo Universo DC, pero habrá que esperar a ver como la tratan en el futuro los guionistas que desarrollen a este personaje. De momento ya sabemos que tendrá un hueco en ‘Batman eterno’ y que Sean Ryan la tendrá a su cargo en la nueva colección ‘Suicide Squad’, donde la veremos enfrentarse a la mismísima Harley Quinn, personaje que podría ser acusado de ser concebida como una actualización de la propia Duela.

Catwoman

Las guionistas de las historias contadas en este tomo, Ann Nocenti y Marguerite Bennett, realizan un trabajo correcto pero sin florituras. Aunque es una historia que entretiene, creo que a Bennett, encargada de contarnos el origen de La hija del Joker, se le podía haber pedido mucho más. En el lado positivo, hay que decir que consigue transmitir al lector de una forma muy acertada las motivaciones, por muy desquiciadas que resulten, que tiene Duela. En cuanto a Nocenti, a pesar de meter algún giro argumental relativamente inesperado en la trama, no consigue que la historia se aleje demasiado de lo típico y previsible. De todas formas, ambas consiguen que el personaje de Duela Dent resulte muy interesante y que queramos saber más de ella y de su historia, aunque, siendo puntilloso, creo que se ha perdido una buena oportunidad de hacer algo más memorable.

Si hablamos del dibujo, la cosa es un poco mejor. Rafa Sandoval está estupendo, sin ser ni mucho menos este su mejor trabajo en la colección. Habría que revisar tomos anteriores para ver algunas páginas realmente espectaculares, sobre todo si tenemos oportunidad de ver su trabajo antes de aplicar el color a las viñetas, cuando sólo él y su entintador casi habitual, Jordi Tarragona, han puesto sus manos sobre las páginas. Aún así, genial el trabajo de este dibujante que está brillando a un nivel muy alto y que se merece que le empiecen a meter en encargos de mayor envergadura para que brille de verdad en todo su esplendor. La parte de Meghan Hetrick, encargada de dibujar la historia de Duela Dent, no está nada mal, aunque si comparamos sus páginas con las de Sandoval sale perjudicada.

Este quinto tomo de ‘Catwoman’ publicado por ECC Ediciones se presenta en formato rústica de tapa blanda. El tomo contiene 96 páginas a color e incluye los números del 24 y 26 de la edición americana de la colección, además del especial ‘Batman – Joker’s daughter’. Se incluyen además las portadas originales de todos los números incluidos. El precio de venta recomendado es de 8,95€ y se puso a la venta en agosto de 2014.

Catwoman

Rafa Sandoval

Nacido en Granada en 1975. Comienza en 2007 a trabajar para Marvel en diversos proyectos como números de ‘Iron Man’, ‘Hulk’ o ‘Hércules’. También se mete en la línea Ultimate de la editorial en las colecciones del ‘Capitán América’ y ‘Ojo de Halcón’, y le empiezan a llegar encargos de mayor peso comercial: ‘X-Men’ y ‘Los Vengadores’. En 2010 realiza la adaptación de la obra de George R.R. Martin titulada ‘Sueño de Fevre’ para Avatar Press que constó de 10 números. Posteriormente pasaría a trabajar para DC en la colección de ‘Catwoman’, dónde posiblemente su arte alcanzará su máximo nivel hasta el momento.

Ann Nocenti

Nacida en Estados Unidos en 1957. Se trata de una periodista escritora y editora norteamericana conocida por su trabajo en historietas y revistas. Para Marvel ha editado ‘New Mutants’ y ‘The Uncanny X-Men’. Hizo su debut escribiendo cómics en ‘Spider-Woman’ (#47-50) y continuó con ‘Daredevil’ (#236-291), ‘Longshot’, ‘Someplace Strange’ y también ‘Kid Eternity’ para el sello Vertigo de DC Comics. Aunque Nocenti dejó las historietas en la década de 1990 después de que las ventas de la industria se colapsaran, posteriormente regresó al medio escribiendo historias tales como ‘Batman & Poison Ivy: Cast Shadows’ en 2004. En esta época creó varios personajes populares, incluyendo a María Tifoidea, Longshot y Mojo.

Nocenti es reconocida por su postura política de izquierdas, las cuales, particularmente mientras trabajaba en Daredevil, causaron cierta controversia entre los aficionados al personaje que no coincidían con sus ideales. Sin embargo, su perspectiva exploró el personaje de Daredevil en modos nuevos que fueron alabados por la crítica.

Catwoman

Catwoman ha estado explorando la Gotham subterránea, los túneles bajo la ciudad, en busca del Coleta, aliado que desapareció al final de la guerra contra el Pingüino. Viéndose mezclada en un nuevo conflicto allí abajo, ha accedido a interceder en una tregua entre el pueblo liderado por el Dr. Fósforo y los “survivalistas” de Puerco de Guerra. El plan era unir en matrimonio a los hijos de ambos líderes, pero nadie esperaba que apareciese una tercera facción dirigida por una demente joven con el rostro del Joker…

Autores: Ann Nocenti, Marguerite Bennett, Meghan Hetrick, Rafa Sandoval.

Catwoman #5

¡No te vayas sin comentar!