lunes, septiembre 20, 2021

Crítica: Los Guardianes de la Galaxia

/

Crítica: Los Guardianes de la Galaxia
Los Guardianes de la Galaxia

[note note_color=”#fff9a9″] Guardianes de la Galaxia es una película que forma parte de la Fase 2 del universo cinematográfico de Marvel.  Es una aventura épica espacial basada en los cómics que llevan el mismo nombre, iniciados en 1969 y que se centran en las aventuras de un superequipo, formado tanto por humanos como por extraterrestres, encargados de proteger la Vía Láctea.

La trama presenta a Peter Quill, un temerario aventurero que roba un orbe misterioso, que representa una amenaza para el Universo y que Ronan El Acusador, un poderoso villano codicia tener. Para escapar de él, Quill firma un tregua con un grupo muy dispar de inadaptados: el pistolero Mapache CoheteGroot, el humanoide con forma de árbol, la enigmática Gamora y Drax El Destructor. Cuando Peter descubre el verdadero poder y la amenaza, que esta esfera supone para el cosmos, tendrá que hacer todo los posible para reunir al grupo, en un último y desesperado intento que marcará el destino de la galaxia.

El reparto está formado por: Chris Pratt, Zoe Saldana, Dave Bautista, Lee Pace, Michael Rooker, Bradley Copper, Vin Diesel, Karen Gillan, Djimon Hounsou, Benicio del Toro, John C. Reilly y Glenn Glose.

Guardianes de la Galaxia, dirigida por James Gunn, se estrenará en España el 14 de agosto de 2014. [/note]

Marvel (y Disney), viendo el éxito enorme éxito que tienen tanto sus últimas películas como los proyectos que tienen para estos próximos años, ha decidido ampliar sus límites, literalmente. Y así desde Nueva York, donde los Vengadores (y el resto del mundo) descubrieron que no estábamos solos en la Galaxia, ahora salimos de nuestro pequeño planeta para viajar al espacio.

Como muchos recordaréis, ya en la escena post créditos de Thor: El Mundo Oscuro, cierto personaje galáctico hace su aparición, conectando el (ya de por si extraterrestre) mundo del dios nórdico con la desconocida galaxia marvelita, plagada de nuevos y jugosos personajes. Entre ellos, se ha decidido por otro grupo superheroico aunque bastante diferente a los conocidos Vengadores: son Los Guardianes de la Galaxia.

Aunque es una película coral, el gran protagonista absoluto es Peter Quill, Star-Lord, un trasunto de Han Solo: delincuente, bribón, descarado… En una de sus fechorías roba una misteriosa esfera que resulta ser un objeto deseado por Ronan el Acusador, un Kree disidente que no está de acuerdo con la paz que ha firmado su pueblo, y que pretende traer de nuevo la guerra, ayudado de las dos hijas de Thanos (y volvemos a Los Vengadores).

Crítica: Los Guardianes de la Galaxia
Ronan el Acusador

Para poder escapar de los secuaces de Ronan y de Thanos, Starlord deberá unirse a un pequeño grupo de inadaptados y perdedores, un grupo inclasificable formado por una de las citadas hijas de Thanos, Gamora; un terrible guerrero que busca la venganza contra Ronan, Drax el Destructor; un árbol humanoide, Groot y un pequeño mapache alterado genéticamente, gruñón y malhumorado, Mapache Cohete. Juntos intentarán salvar al Universo de una destrucción segura.

Dirigida por James Gunn (Slither: La plaga, Super, Movie 43), nos encontramos ante una película divertida, trepidante, emocionante y llena de guiños a los viejos fans, sobre todo a los que hemos vivido los 80 y recordamos su cultura pop. Con unos personajes bien construidos (excepto tal vez Drax y Ronan, planos y algo pobres), pronto empatizaremos con ellos, pero sobre todo con Starlord y Mapache, verdaderas almas de la fiesta. Además podremos disfrutar de algún breve cameo cósmico, y de multitud de señales cinéfilas que, seguramente, se verán reflejadas en próximas peliculeras.

Es difícil juzgar esta obra. Desde luego no es la típica película de superhéroes a las que Marvel nos tiene acostumbrados, pero es cierto también que sentimos cierta conexión, cierto reconocimiento, como si vislumbráramos a un viejo conocido pero no llegamos a situarle con precisión en nuestra memoria. Y esta es la sensación que nos dejará al final: no es un peliculón que se convertirá en un clásico, pero seguro que la conservaremos con cariño y la veremos varias veces. Es una mezcla extraña de un paisaje inhóspito, pero habitado por individuos con los que nos encariñamos en seguida.

Crítica: Los Guardianes de la Galaxia
Mapache y Groot en su salsa

Y esa mezcla se da también en su nota final: tiene buenas escenas de acción (magnífica la huida de la prisión), pero hay otras a las que les falta espectacularidad y gancho, sin dejar de ser interesantes. Al fin y al cabo hemos de recordar que Los Guardianes de la Galaxia es un experimento que, de funcionar bien, se verá continuado directa e indirectamente por secuelas y spin-offs. Y en este sentido cumple con creces: su principal objetivo es presentarnos a unos personajes que son unos completos desconocidos para la mayor parte del público. Con gran astucia, el guión no se detiene en presentarnos a cada uno de ellos, si no que vamos conociendo su historia y motivaciones según avanza la historia, sin lastrarla en absoluto.

Y son esos personajes el alma de la película: si bien la trama es simple y previsible, son los protagonistas los que dan vida a esta obra: Tanto los trágicos luchadores Drax y Gamora, como los creados con un magistral CGI Groot y Mapache, que se comen la pantalla cada vez que aparecen (sobre todo el pequeño roedor), y por supuesto el capitán de la nave, un convincente Chris Patt en el papel del pícaro Starlord, antihéroe por antonomasia, apartado de su mundo y condenado a ser un inadaptado en cualquier lugar al que vaya.

Crítica: Los Guardianes de la Galaxia
Prestad atención a los temas…

En el lado contrario tenemos a los villanos, principalmente Ronan y Nébula. Ambos son personajes pobres a los que les falta una buena motivación. Las interpretaciones de ambos actores son más que correctas, pero de donde no hay no se puede sacar, y está claro que el guión ha puesto todo su fuego en los buenos de la historia. Han apostado por el grupo protagonista y han acertado de pleno, al menos en los tres principales, mucho más carismáticos. Entre ellos podemos encontrar a Yondu, bastante alejado del que conocemos de los cómics, pero al que han recreado de una forma magnífica, dejándonos con ganas de ver mucho más de él.

Crítica: Los Guardianes de la Galaxia
El dúo dinámico en acción

En resumen, Los Guardianes de la Galaxia no defraudará ni a los fieles seguidores de las películas Marvel, pese a alejarse un poco de su estilo, ni a los que lleguen a esta película sin conocer de nada a los personajes. Marvel lo ha vuelto a conseguir y, como podemos leer al final de la cinta: “Los Guardianes de la Galaxia regresarán”. Seguro, y traerán nuevos amigos.

 [review]

casadeel alargado mandalorian

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,066SeguidoresSeguir
2,720SuscriptoresSuscribirte
BadWeekend
Editorial Hidra
Norma Editorial
casadeel cuadrado mandalorian