viernes, junio 18, 2021

El Videoclub: Karate Dog

/

Mucha gente lo ignora, pero el origen de Karate Kid proviene del año 1966. Se trata de la identidad heroica de Val Armorr, superhéroe futurista de DC, obra de Jim Shooter, que milita en la Legión de Superhéroes y cuya primera aparición fue en Adventure Comics nº 346.  Sin  embargo, varios años después de su creación tebeística, la productora Columbia Pictures pidió permiso a la editorial para poder usar el nombre de guerra del personaje como título de una película (a cambio de una mención a DC en los créditos finales). Así, en 1984, vio la luz un largometraje que estaría destinado a convertirse en un clásico ochentero. El film, dirigido por John G. Avildsen y protagonizado por Ralph Macchio (como Daniel Larusso) y Pat Morita (en el papel del señor Miyagi), llevaba por título: Karate Kid: El momento de la verdad. El éxito conseguido dio pie a tres secuelas: Karate Kid II: La historia continúa (1986), Karate Kid III: El desafío final (1989) y El nuevo Karate Kid (bajo la batuta de  Christopher Cain y con Hilary Swank como actriz principal, en 1994). A raíz de la fama lograda, también se hizo una poca exitosa serie de dibujos, el mismo año que la tercera entrega de la saga.

Hubo que esperar hasta 2010 para que la historia volviera a la gran pantalla, gracias a la productora Overbrook Entertainment. La nueva versión está dirigida por Harald Zwart, mientras que Jaden Smith (como Dre Parker) y Jackie Chan (en el papel del señor Han)  son los encargados de protagonizarla. Junto a ellos cabe destacar a Wenwen Han (interpretando a Meiying, la chica de la película) y a Rongguang Yu (que se mete en la piel del cruel maestro Li, profesor de un gimnasio con salvajes métodos de enseñanza).

Sin lugar a dudas, se trata de películas cuya existencia conoce todo el mundo, como debe ocurrir con todo clásico que se precie de serlo. No obstante, no sucede lo mismo con el largometraje que analiza este artículo, cuya relación con las artes marciales queda más que demostrada, aunque nunca hubiera existido de no ser por la tetralogía original de la que hablábamos al principio. Su título es Karate Dog.

El filme, de 84 minutos de duración, que vio la luz en 2004, está dirigido por Bob Clark y protagonizado por Jon Voight (como Hamilton Cage), Simon Rex (en el papel del detective Peter Fowler), Jaime Pressly (que interpreta a Ashley Wilkenson), Pat Morita (que encarna a Chin Li), Thomas Kretschmann (que se mete en la piel de Gerber), Ron Lester (que hace de Edward Cage), Garry Chalk (que se convierte en Brunelli) y Dagmar Midcap (como una reportera de televisión). En el idioma original, Chevy Chase, Nicollete Sheridan y Lori Petty ponen la voz a Chucho, a una gata blanca y al programa informático Colar, respectivamente.

La trama comienza cuando el anciano Chin Li penetra en un laboratorio químico y roba un frasco de Lot 99, una sustancia rejuvenecedora pero peligrosa a largo plazo, para evitar que sea usada con malos fines. Debido a ello, es asesinado por un grupo de hombres que entran en su casa. Apenado por lo sucedido, el perro Chucho decide que no descansará hasta conseguir hacerle pagar al culpable del asesinato de su amigo, además de impedir que la ya citada sustancia salga al mercado para su uso común. Para llevar a cabo su venganza, contará con la ayuda del detective Peter Fowler. No obstante, Chucho no es un perro normal, ya que sabe hablar y domina otro tipo de habilidades humanas, como es la de conducir o la destreza en el uso de las artes marciales.

KarateDog

No cabe la menor duda de que la presencia de Pat Morita en los primeros minutos del filme, aunque sea breve y no interprete al señor Miyagi, es la excusa utilizada para titularlo Karate Dog. No obstante, aunque vemos lo bien que se las apaña el perro para repartir cera, en ningún momento la da ni la pule.

Pat Morita en karate dog

Es evidente que no se trata de ninguna obra maestra. De hecho, el filme fue rodado como película para la televisión y funciona perfectamente en el ámbito del puro producto de entretenimiento que es, apto para cualquier edad, además una buena recomendación para todo aquel que solo busque reírse un poco, sin ninguna otra pretensión. No obstante, es posible que el hecho de que los animales hablen y hasta sepan jugar a las cartas puede hacer que algún espectador se eche para atrás, por considerar que Karate Dog es un producto de mero consumo infantil.

En definitiva, si no tienes perjuicios al respecto de todo lo que ya hemos explicado en el párrafo anterior, es recomendable que le eches un vistazo a esta curiosa película y, aunque sea por poco tiempo, tengas la ocasión de disfrutar de la presencia en pantalla del ya desaparecido Pat Morita, en la que fue su antepenúltima película.

casadeel alargado mandalorian

CRÍTICA

Nota genérica

RESUMEN

Filme que supo aprovecha el tirón comercial de Karate Kid,

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,058SeguidoresSeguir
2,670SuscriptoresSuscribirte
BadWeekend
Editorial Hidra
Norma Editorial
casadeel cuadrado mandalorian