domingo, junio 20, 2021

Cruella: Crítica de la nueva película de Disney

/

Ya llevamos unos cuantos años asistiendo a una renovación de los mitos Disney en forma de película en imagen real (más o menos). Básicamente esto se debe a dos motivos: los adelantos tecnológicos que permiten escenas impensables hace unos pocos a años y, sobre todo, el afán de revitalizar los iconos de la compañía del ratón para hacerlos llegar a nuevas generaciones. Ejemplos hay muchos: El libro de la Selva, Alicia, el Rey León… Ahora le llega el turno a la antagonista de 101 dálmatas: Cruella De Vil.

Cruella 2

Esta renovación de la que hablamos ha tenido dos vertientes bien diferenciadas: para algunas películas se ha elegido el camino “fácil”, es decir, convertir la historia que ya conocíamos y adaptarla, sin apenas cambios en el guion, en imagen real (o simulación de realidad).

La otra manera de renovar el mito que desde Disney se ha utilizado es retomar determinado concepto o personaje y contarlo desde una perspectiva diferente. Este es el caso de la película que analizamos hoy (sin spoilers), Cruella.

Cruella, ambientada en el Londres de los años 70 en plena revolución punk rock, cuenta la historia de una joven estafadora llamada Estella, una chica inteligente y creativa decidida a hacerse un nombre con sus diseños. Se hace amiga de dos jóvenes ladrones fascinados por sus ganas de aventura, y juntos construirán sus propias vidas en las calles de Londres.

Un día, el estilo de Estella por la moda llega a oídos de la baronesa Von Hellman. Pero su relación saca a la luz ciertos acontecimientos que harán que Estella elija su lado perverso y se convierta en una Cruella vengativa.

Estella y Cruella. ¿Genialidad o locura?

Esta versión del origen de la malvada de Disney más glamourosa es un dramón decimonónico en toda regla: drama familiar, muerte trágica, secretos de familia… y eso se nota desde el primer momento, con unos colores intencionadamente apagados para transmitirnos la tristeza de la vida de nuestra protagonista y su lucha interna por conseguir el equilibro entre Estella y Cruella.

Ambientada en los 70, se aprovecha muy bien todo lo que, estéticamente, puede proporcionar esta época en un Londres donde la creatividad y la libertad está es plena ebullición: experimentación, punk, etc. son aspectos que nos muestras espléndidamente el director Craig Gillespie y el director de fotografía, Nicolas Karakatsanis (ambos trabajaron juntos en la película Yo, Tonya).

Cruella 9

Y es que esta película está diseñada para que nos entre por los ojos. Si la primera parte, mientras Estella es la protagonista, tiene unos todos ocres y apagados, cuando aparece Cruella el color explota abrumando al espectador: falsos (y largos) planos secuencia, encuadres que enfatizan el mensaje (contrapicados, normalmente), travellings como el de la fiesta final, en el que el director intenta que, como espectadores, sintamos el mismo vértigo que la protagonista de la secuencia, etc.

El vestuario de Cruella: todo un regalo para la vista

Y a esta escenografía apabullante le acompaña un elemento imprescindible en una historia en la que tanto la protagonista como su antagonista son diseñadoras de moda: el vestuario.

Cruella 10

La diseñadora de vestuario Jenny Beavan, ganadora de dos Oscar (Mad Max: Furia en la carretera, Una habitación con vistas) ha sido la encargada de crear los deslumbrantes trajes de la película, cada uno más loco que el anterior y algunos realmente maravillosos, pero todos al servicio de la principal intención de la película: ensalzar al personaje interpretado por Emma Stone.

Obviamente ella es la estrella indiscutible de la película. Aparece en casi todos los planos y nos regala una divertida interpretación de Cruella que contrasta con la dulce y tierna Estella (algo ligeramente exagerado en el doblaje). Stone ha hecho suyo el papel de Cruella y da la sensación de que se lo ha pasado muy bien interpretándola, dándole ese punto de locura y excentricidad que necesita el personaje sin llegar a cruzar la línea de la sobreactuación.

Algo similar podemos decir de la ¿otra? villana de la historia, La Baronesa Von Hellman, interpretada por Emma Thompson, quien no tiene que demostrar que es una excelente actriz. Su papel es el de la pérfida y gélida “Dama de la Moda” que sabe que es un genio y no deja de demostrar a todo el mundo que ella es superior a todos. También podía haber caído fácilmente en la parodia, pero su interpretación es muy contenida y creíble.

Cruella 7

Por otro lado, tenemos a los dos ladronzuelos que acompañan a Cruella, Jasper y Horace (¿recordáis la película de dibujos animados?), Jasper y Horace, interpretados respectivamente por Joel Fry y Paul Walter Hauser, que aquí no son tan absurdamente tontos, sino entrañables.

“Tienes talento para tener tu propia marca. La gran pregunta es… ¿tienes el instinto asesino?”

Esto es algo que puede chocar a los que ya conocen las obras “clásicas”. En 101 dálmatas no cabía duda de que Cruella era la villana, y sus dos acólitos unos pobres diablos sin cerebro temerosos de su jefa. En Cruella, sin embargo, se nos pretende mostrar a la protagonista como una antiheroína, no como la malvada Cruella que ya conocemos. Y esto viene dado por el origen dramático del que hemos hablado anteriormente: su origen trágico hace que ella sea como es, con lo que se la exculpa en cierto modo.

Cruella 11

La película, una vez que aparece Cruella en todo su esplendor, hace que dudemos de cuál es la verdadera personalidad de la protagonista, si Cruella o si Estella. Hay varios momentos en los que sus amigos no sabrán si las crueles ideas que expone (normalmente contra la Baronesa) son verdaderas o solo bromas, jugando premeditadamente a despistar al espectador que no sabe a qué atenerse… si no fuera porque ésta es una película Disney y ya sabemos cuán “blanca” es la política de la compañía, claro.

La pretendida dualidad del personaje, como es natural, queda aclarada de una forma simbólica, pero nada sutil, al final de la obra. Un final que no sorprende a nadie porque, no lo olvidemos, esto es una precuela de una película conocida, con lo que ya sabemos qué pasará con Cruella de aquí en adelante.

La música: una potente banda sonora

La música de la película subraya ese carácter gamberro y algo salvaje que se le quiere dar a la protagonista. La banda sonora de Nicholas Britell (Moonlight, El blues de Beale Street, la batalla de los sexos) es eficiente sin más, acompañando a las imágenes y “decorando” las escenas de forma muy correcta…

Pero lo que realmente destaca es la colección de canciones pop y rock que acompañan a esta película: “Bloody Weel Right” de Supertramp, “Whisper whisper” de Bee Gees, “Inside: loocking out” de The Animals, “Five to one” de The Doors o algunas piezas de los Rolling Stones, incluyendo, por supuesto, “Sympathy for the devil”. Todas ellas nos transportan a la época en la que está ambientada la película de la mejor manera posible, sin que apenas lo notemos.

Esto se acaba: títulos de crédito finales

Y no quería terminar sin destacar brevemente los títulos de crédito finales, un magnífico trabajo, digno de Maurice Binder o Saul Bass, con una mezcla de clasicismo y modernidad, de elegantes siluetas y grafitis, donde escena y elementos se funden, y siempre con la omnipresente Cruella (¡sus ojos!). Unos títulos que terminan, atención, con una escena intercréditos.

Cruella 8

En resumen, una película divertida y muy entretenida, donde las dos horas y cuarto pasan a muy buen ritmo, con unas interpretaciones más que correctas y con una puesta en escena memorable.

Cruella de Disney está dirigida por Craig Gillespie (Yo, Tonya) a partir de un guion de Dana Fox y Tony McNamara, con historia de Aline Brosh McKenna y Kelly Marcel & Steve Zissis.

Cruella está interpretada principalmente por Emma Stone, Emma Thompson, Joelf Fry, Paul Walter Hauser, John McCrea y Mark Strong y se estrena el próximo 28 de mayo en cines y en Disney+ a través de acceso premium con coste adicional. 

casadeel alargado mandalorian

CRÍTICA

Divertido culebrón decimonónico

RESUMEN

Os traemos nuestra crítica (sin spoilers) de Cruella, el origen de la malvada de Disney más glamourosa es un dramón en toda regla: drama familiar, muerte trágica, secretos de familia y venganza final

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,065SeguidoresSeguir
2,670SuscriptoresSuscribirte
BadWeekend
Editorial Hidra
Norma Editorial
casadeel cuadrado mandalorian