lunes, junio 21, 2021

El chico de la semana: Comepecados

/

La historia del Comepecados, uno de los más atípicos villanos de Spiderman

Dentro de la galería de villanos a la que debe hacer frente cada superhéroe, podemos destacar diferentes tipos: están aquellos que se enfrentan al protagonista de manera regular, frente los que aparecen en una ocasión, para montar un jaleo de mayor o menor magnitud, pero que, una vez derrotados, no volvemos a saber de ellos. Sin embargo, existe un tercer tipo de villano que, tras haber tenido una importancia relevante en el pasado, pareció desaparecer definitivamente para regresar en el momento más insospechado. En el caso de Spiderman, tenemos dos claros ejemplos de este tipo de villano: el ladrón que mató al tío Ben y el Comepecados, que es, precisamente, el protagonista de este artículo.

Este personaje, de 1,78 metros de altura y 79 kilos de peso, apareció por primera vez en The Spectacular Spider-Man nº 107 (1985), a cargo de Peter David y Rich Buckler, cuya portada puedes ver bajo este párrafo. En el interior de este cómic se nos presentaba a Stan Carter, un exagente de SHIELD, que se ofreció voluntario para probar una droga que pretendía incrementar su fuerza física pero que también lo desequilibró mentalmente.

Peter Parker2C The Spectacular Spider Man Vol 1 107

Afortunadamente, los científicos lograron eliminar la droga de su cuerpo y el programa fue suspendido. Entonces, Stan Carter decidió incorporarse como sargento al Departamento de Policía de Nueva York, donde conoció a la capitana Jean DeWolff. Pese a que no formaran pareja profesional, la colaboración entre ambos agentes acabó por convertirse en una relación más íntima, aunque no duró demasiado.

Cuando su compañero de trabajo falleció en cumplimiento de su deber, asesinado por unos macarras, Stan Carter se hundió en una depresión que lo empujó a la bebida. Su estado de ánimo y el consumo de alcohol reactivaron los residuos de la droga que quedaban dentro de su organismo, con lo que su mente volvió a desequilibrarse e, inspirado por su educación religiosa, asumió la identidad del Comepecados, dispuesto a purgar las faltas de una humanidad corrupta.

Por desgracia, una de sus primeras víctimas fue la capitana Jean DeWolff, a la que asesinó por considerarla una representante del sistema legal que había acabado con la vida de su compañero. Aquello hizo que Spiderman se implicara personalmente en la investigación, en colaboración con la policía y con el mismísimo Stan Carter, sin saber que se trataba del propio Comepecados, que también sesgó la vida de un juez por considerarlo otra pieza más de corrupto sistema.

En mitad de su persecución, el villano, al verse acorralado por Spiderman, lo disparó. Sin embargo, el héroe esquivó la bala, que acabó matando a un espectador inocente. Finalmente, su identidad pareció quedar desvelada cuando alguien se inculpó falsamente. No obstante, los sentidos agudizados de Daredevil, que se hallaba implicado en el caso, destaparon la auténtica verdad: Stan Carter era el Comepecados.

Aquello desató la furia de Spiderman, que golpeó duramente al villano, al que hubiera matado si Daredevil no lo hubiera detenido. Sin embargo, Stan Carter jamás pudo recuperarse de lo sucedido y decidió acabar con su vida, meses después, al enfrentarse a la policía con un arma descargada. La amenaza del Comepecados había sido erradicada de manera definitiva. Al menos, eso fue lo que se pensó durante mucho tiempo.

Comepecados

Sin embargo, la cosa cambió con la llegada de Pariente, un extraño ser dotado de singulares poderes, como el de devolver la vida a los muertos, cuya verdadera identidad no era otra que la del propio Harry Osborn. Su aparición en escena iba a lograr, que una vez más, la vida de Peter Parker se volviese del revés, con la resurrección del Comepecados.

El primer encuentro entre Spiderman y el resucitado Stan Carter tuvo lugar a través de un sueño de Peter Parker en el que James Berverley, más conocido como Turbo, huía de las nada tranquilizadoras intenciones de purga del Comepecados.

Gracias al singular regreso de este personaje al mundo de los vivos, los lectores hemos podido conocer más datos acerca del pasado de Stan Carter, como el hecho de que era hijo de una mujer de ciudad y un hombre de pueblo que, como muchos estadounidenses de los años sesenta, estuvieron metidos en el mundo de las drogas. Aunque ambos trataron de luchar contra la adicción, solo ella salió con vida de la experiencia, aunque él la marcó con una huella imborrable, ya que, antes de su muerte, la dejó embarazada y sola.

No obstante, Stan Carter no tuvo tiempo de disfrutar del afecto de su madre, ya que su familia la metió en rehabilitación poco después del nacimiento del bebé, mientras que el niño, del que no querían saber nada, fue enviado a una aldea perdida en las montañas, para ser cuidado por sus abuelos paternos.

Sin embargo, estos pariente del muchacho resultaron pertenecer a una congregación cristiana en la que Stan Carter no era bien recibido, debido a las circunstancias de su nacimiento. No obstante, cuando su abuelo murió por el mordisco de una serpiente de cascabel, todos los miembros de la congregación decidieron someter su cuerpo a un extraño ritual que Stan Carter quiso presenciar, aunque no estaba seguro de lo que iba a ver.

Así, bajo la atenta mirada del muchacho, apareció el Comepecados, un extraño ser, despreciado y odiado, que aparecía para devorar la comida que los parientes de los fallecidos dejaban sobre el cuerpo de las víctimas, a modo de ofrenda, como si ese misterioso ser lo librase de sus pecados al engullir dichos alimentos.

Cuando las miradas de Stan Carter y el Comepecados se cruzaron, el muchacho supo que algo había cambiado dentro de él, dejándolo marcado de por vida. Poco después, su madre reapareció, totalmente rehabilitada y con trabajo, dispuesta a hacerse cargo de su hijo. Sin embargo, el joven Stan Carter jamás olvidaría su estancia en aquella aldea y cómo su abuelo lo tildaba de débil, motivo que lo llevó a alistarse en SHIELD y todo lo que sabemos que vino a continuación.

Algún tiempo después de que Peter Parker tuviera aquel sueño que involucraba a Turbo y al Comepecados, se encontró reviviendo la historia, pero esta vez en el mundo real y con James Beverley siendo finalmente alcanzado por el arma de Stan Carter. Aunque, Spiderman fue incapaz de impedir el disparo, Turbo resucitó en la morgue, de manera milagrosa, aparentemente ileso, aunque algún tiempo después entró en coma y tuvo que ser enchufado a las maquinas del hospital para seguir vivo.

El Compecados también hizo acto de presencia en la Universidad Empire State, mientras la presentación de un invento del doctor Connors era interrumpida por la Legión Letal. Tras ser aparentemente asesinados por el arma de Stan Carter, de nuevo sin que Spiderman pudiera impedirlo, todos los miembros del grupo de villanos revivieron totalmente rehabilitados para pasar a ser presos modélicos del instituto Ravencroft.

Según todos los indicios, el regreso a la vida de Stan Carter tuvo lugar de un modo muy peculiar, ya que el sinestro Pariente lo trajo de vuelta con el don de purgar los pecados de aquellos que considerase como objetivos. Tras ser disparados por el Compecados, los villanos parecían revivir, traspasarle sus habilidades especiales y convertirse en ciudadanos rehabilitados, con la excepción del desafortunado James Beverley.

La fama de rehabilitador del Comepecados subió como la espuma hasta el punto de haceres con una legión de ayudantes. Incluso el propio Spiderman tuvo que replantearse las cosas al enterarse, por medio de la forense Carlie Cooper, de que el coma de Turbo no tuvo que ver con el Compecados, sino con unos agentes de policía que consiguieron quedarse a solas con el paciente y dejarlo en dicho estado para evitar que confesase temas delicados. Sin embargo, cuando Stan Carter decidió entrar en el instituto Ravencroft para purgar al director Norman Osborn, Spiderman, no convencido del todo, decidió que las cosas estaban yendo demasiado lejos.

No obstante, Spiderman (Miles Morales), Spiderwoman (Jessica Drew), Spidergirl (Anya Corazón), Ghost-Spider (Gwen Stacy), Seda (Cindy Moon) y Madame Web (Julia Carpenter), bajo el nombre de La Orden de la Red, sobre la que ya hicimos mención en su momento, no estaban de acuerdo en que la purga de Norman Osborn fuera tan mala idea, de modo que decidieron tomar cartas en el asunto.

Tras infiltrarse en Ravencroft, acompañado de sus seguidores, y purgar a villanos como Martin Li y Cain Marko, Stan Carter, dotado de los poderes de Juggernaut, la emprendió contra Spiderman y Norman Osborn con la clara intención de conseguir purgar a este último. En mitad de la refriega, el alter ego del Duende Verde dirigió al héroe a un subsótano de seguridad del instituto Ravencroft.

Cuando el Comepecados los encontró, Spiderman y Norman Osborn usaron el generador de compresión allí instalado para inundar el lugar. Gracias a la oportuna ayuda de La Orden de la Araña, que hizo acto de presencia en el momento adecuado, todos huyeron del lugar en una nave acuática de Norman Osborn. Sin embargo, debido a su insoportable comportamiento, Spiderman acabó por arrojarlo fuera del vehículo.

Con su tamaño habitual recuperado, el Comepecados encontró con facilidad a Norman Osborn y lo disparó, logrando así la supuesta rehabilitación del villano. Después de esto, Pariente purgó el cuerpo de Stan Carter de todo los pecados que había absorbido de sus víctimas, con la intención de infectar con ellos a La Orden de la Araña.

Con la ayuda del Doctor Extraño y la Gata Negra, Spiderman logró revertir a sus amigos a su estado original. No obstante, el Compecados, al comprobar los desastres que habían llevado cabo durante su infección, tomó la decisión de acabar con ellos.

Tras localizar y purgar a Morlun, para hacerse con sus poderes, el Comepecados fue en busca de La Orden de la Araña. Gracias a sus nuevas habilidades, deshacerse de los aliados de Spiderman no le estaba costando demasiado, hasta que cometió el error de disparar a Madame Web. Los poderes de Julia Carpenter, fuera de control en la mente de Stan Carter, fueron demasiado para él, por lo que se pegó un tiro en la cabeza para no tener que seguir soportándolos. Así, el Comepecados regresó al mundo de los muertos, pero ¿se quedará ahí de manera definitiva?

Al contrario que muchos otros personajes de Marvel, Stan Carter nunca ha aparecido en ningún otro medio, más allá del mundo del cómic. Sin embargo, con un villano tan peculiar como el Comepecados, nunca se sabe lo que puede llegar a suceder.

casadeel alargado mandalorian

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,065SeguidoresSeguir
2,670SuscriptoresSuscribirte
BadWeekend
Editorial Hidra
Norma Editorial
casadeel cuadrado mandalorian