martes, mayo 24, 2022

Crítica de Moonfall: Emmerich en caída libre

/

Roland Emmerich vuelve a destruir el mundo en Moonfall, esta vez con la luna como objeto arrojadizo, y lo hace a lo grande… aunque el plan falla

Sinopsis – Moonfall de Roland Emmerich

Moonfall, la nueva película apocalíptica de Roland Emmerich, nos trae otra gran catástrofe sobre nuestro planeta.

Una fuerza misteriosa golpea a la Luna fuera de su órbita y la envía directamente contra la Tierra a toda velocidad. Unas semanas antes del impacto, y con el mundo al borde de la aniquilación, la ejecutiva de la NASA y ex astronauta Jo Fowler (Halle Berry) está convencida de tener la clave para salvar nuestro planeta. Pero solo el astronauta Brian Harper (Patrick Wilson) y el teórico conspiranoico KC Houseman (John Bradley) la creen.

Estos héroes organizarán una misión espacial imposible, dejando atrás a todos sus seres queridos, para aterrizar en la superficie lunar e intentar salvar a la humanidad, enfrentándose a un misterio de proporciones cósmicas.

Director, guionista y productor alemán, Roland Emmerich es conocido por películas tan populares como Soldado Universal (1992), Stargate (1994) (hasta aquí más o menos bien) o uno de sus mayores éxitos de taquilla, Independence Day (1996), que ha marcado su carrera desde entonces: un alto presupuesto dedicado al derroche de efectos especiales… descuidando bastante otros aspectos de la obra como el guion.

Luego vinieron más catástrofes planetarias como Godzilla (1998), El día de mañana (2004), 2012 (2009) o Independence Day: Contraataque (2016), aunque también tocó otros temas como la prehistoria (10.000 BC en el 2008), la interesante El patriota (2009), la bélica Midway (2019) o Asalto al poder (2013).

Crítica de Moonfall

El caso es que Emmerich, como alumno aventajado de Michael Bay, no defrauda: explosiones, catástrofes mundiales y todo más o menos coordinado por un guion pobre y unos diálogos más insípidos aun. Y eso es lo que tenemos aquí: un gran espectáculo visual pero que no deja de ser, citando a unos grandes, “oropel vacuo”. La clave de sus mejores películas es cuando lo ridículo de la historia se ve superada por cierto encanto y mucha diversión, normalmente gracias a un buen reparto, lo que puede hacer más fácil tragarnos los fallos y, simplemente, disfrutar de la alocada historia. Pero esto no lo encontramos en Moonfall.

Moonfall Emmerich 2

Emmerich en su salsa

Que sí, que es entretenida a ratos y, a veces, incluso crea una cierta tensión en el espectador, pero Moonfall es básicamente un gran espectáculo para la vista, una catarata de imágenes que pretenden ser impactantes, acompañadas de música atronadora, con unos personajes completamente planos y una trama muy previsible (aunque reconozco que durante los primeros 15 minutos no imaginaba el motivo real de Moonfall).

Durante poco más de dos horas estaremos delante de una historia que no logra su resultado: no tememos en ningún momento por el fin del mundo, ni siquiera tememos por los principales protagonistas que sabemos a ciencia cierta que van a sobrevivir (de alguna manera) y conseguirán su objetivo: salvar al planeta y, de paso, su vida personal o familiar… Y este es uno de los problemas de la película (aunque no el mayor, en absoluto): los personajes de los hijos de los protagonistas sobran totalmente, no pintan nada en la trama más allá de estar en peligro por la catástrofe global… como el resto de la población del planeta.

El resto de los secundarios (los que “pasaban por allí) son igualmente prescindibles, particularmente los altos mandos de la NASA y del ejército de los EE.UU., que son retratados como completos idiotas en el mejor de los casos. Hay muchos tropos habituales en la obra Roland Emmerich, y Moonfall nos los marca diligentemente: teorías de conspiración, padres divorciados, encubrimientos del gobierno, monumentos destruidos, nobles sacrificios, científicos nerds, un niño que «odia» a sus padres, el padrastro que resulta no ser tan malo… El caso es que Moonfall no se esfuerza lo más mínimo para innovar a nivel narrativo

Moonfall Emmerich 3

Las historias personales

Pero vayamos con los protagonistas, que son tres. En primer lugar tenemos a Brian, interpretado por Patrick Wilson, a quien hemos visto como Búho nocturno en Watchmen (Zack Snyder, 2009), Orm en Aquaman (James Wan, 2018) y que ya trabajó a las órdenes de Emmerich en la ya citada Midway. Brian es uno de los astronautas supervivientes de un accidente espacial que, incapaz de explicar, hace que pierda su trabajo, su credibilidad y, de paso, a su familia: su mujer se divorcia de él, su hijo Sonny (interpretado por Charlie Plummer) crece como un joven descarriado a punto de convertirse en delincuente (pero en el fondo es un buen chaval, como veremos).

En resumen, su vida es un absoluto desastre hasta que, ¡oh, sorpresa! El Gobierno va a tener que volver a pedir ayuda a este “viejo” astronauta para volver al lugar donde perdió a un compañero (hecho del que se culpabiliza, como no se cansan de repetirnos para que no lo olvidemos, ya que no tiene ninguna lógica).

La otra astronauta superviviente de aquel accidente es Jo, interpretada por Halle Berry, ahora un alto cargo de la NASA que tampoco se perdona no haber podido ayudar a Brian a conservar su puesto y cuya vida personal también es un desastre: divorciada, su ex marido Doug (Eme Ikwuakor) es (muy oportunamente) un altísimo mando del ejército, con un hijo en común y ¡ojo! Una cuidadora china de intercambio que no se preocupa en absoluto de intentar volver a su país o hablar con su familia.

Moonfall Emmerich 6

La tercera pata de esta mesa es otro actor conocido por todos nosotros, es  KC, un John Bradley (Sam Tarly en Juego de Tronos) patético en su personaje, aficionado a la ciencia y la astronomía y que tiene la teoría de que la luna se está saliendo de órbita. Desesperado por llevar su caso a la NASA y demostrar que no es un loco con un blog, nadie le hace caso, por supuesto, porque es el peor ejemplo de todo lo malo que puede tener un nerd de cine, lleno de tópicos.

A partir de entonces lo que tenemos (tranquilos, no son spoilers) es una misión suicida que, a pesar de los muchos problemas, saldrá más o menos bien; veremos a Sonny madurar (????). Durante el camino veremos familias arreglarse (o no), alusiones a Elon Mask y momentos familiares mezclados con escenas de acción y mucho, mucho Deus Ex Machina.

Moonfall Emmerich 9

Llegados a este punto el tono cambia completamente y, de forma totalmente inesperada, pasamos de una trama simplista y familiar a encontrarnos inmersos en una historia de ciencia ficción más o menos dura. Es una buen conjunto de ingredientes pero cuyo resultado es un plato insípido y aburrido, que hemos comido ya muchas veces.

Son graciosos (siendo magnánimos) los intentos de Emmerich de darle a la última parte de la película algunos toques “a lo Kubrick”, quedándose en el aspecto exterior, por supuesto. Un exterior, repito, vacío… con un guion (por decir algo) que cabe en una servilleta de papel, unos diálogos tristes de lo malos que son, una historia descabellada… lo cual no debería ser malo por sí, pero que encima es aburrida. Y con unas actuaciones sin vida, donde algunos actores (léase Hall Berry) apenas reacciona a nada.

Moonfall Emmerich 7

Pero Emmerich sigue siendo Emmerich y sabe presentar muy bien grandes catástrofes, escenas de destrucción masiva y naves moviéndose muy bien. Claro que podríamos verla sin oír los diálogos y seguiríamos disfrutándola igual. Porque, eso sí, el sonido es espectacular: si al final decidís ir a verla al cine, os recomiendo encarecidamente que acudáis a una sala que disponga de Dolby Atmos, para que la experiencia sea completa.

Moonfall es una película sin alma, donde no conectas en ningún momento porque todo está vacío: los personajes, el guion y, sobre todo, los diálogos que, en boca de actores con más carisma podrían haber pasado inadvertidos pero no en este caso. Es un no parar de arrojar cascotes, de honorables conductas (aunque ilógicas la mayoría) y, en resumen, un espectáculo tan ostentoso como aburrido. Es una gozada para los conspiracionistas.

Moonfall Emmerich 1 1

Producción y reparto de la película Moonfall

Moonfall está dirigida por Roland Emmerich y protagonizada por Halle Berry (‘X-men’, ‘Catwoman’) y Patrick Wilson (‘Insidious’, ‘Watchmen’). Completan este gran reparto John Bradley (‘Juego de tronos’, ‘American Satan’), Donald Sutherland (‘Los juegos del hambre’, ‘Ad Astra’), Michael Peña (‘Fantasy Island, ‘Narcos’) y Charlie Plummer (Todo el Dinero del Mundo).

Moonfall se estrena el próximo 4 de febrero.

CRÍTICA

Apabullante

RESUMEN

Roland Emmerich vuelve a destruir el mundo en Moonfall, esta vez con la luna como objeto arrojadizo, y lo hace a lo grande... aunque el plan falla

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,342SeguidoresSeguir
2,810SuscriptoresSuscribirte
Editorial Hidra
Norma Editorial
Comic Stores