martes, septiembre 27, 2022

Ciudad Batallas – Parte 1: la saga que consagró a Yu-Gi-Oh!

/

Continuamos con el análisis a la obra de Kazuki Takahashi; esta vez con la saga que selló el logro de Yu-Gi-Oh! como serie: Ciudad Batallas

Si hay algo que en resaltó Takahashi durante el Reino de los Duelistas fue en su aplicación de la mitología egipcia; pero la presentación de los Artículos del Milenio en la batalla contra Pegasus no sería nada comparado a lo siguiente.

Si la serie de Yu-Gi-Oh! fuese un duelo, esta saga comenzaría a revelar sus Cartas Trampa, iniciando por la reestructuración del formato de los duelos, ahora más apegados al reglamento oficial, volviendo más genuina la experiencia. A esto se suma la intervención del Clan de los Cuidatumbas, los devotos guardianes del Faraón y sus Artículos Milenarios; de ellos se aprendería más de dichos artículos y del Duelo de Sombras.

Ahora, ¿por qué estos elementos hicieron crecer tanto a la franquicia?

lcde ciudad batallas 02
Yu-Gi-Oh!: Ciudad Batallas (2001)

Lo más destacado de Ciudad Batallas

Ciudad Batallas es una historia cocida a fuego lento. Aprovecha los puntos más fuertes del duelo contra Pegasus para abrir paso a nuevos retos, así como a nuevos amigos. Primero, exploran más el pasado del señor Muto; se aprecia su amistad con un viejo arqueólogo, el cual le regaló una carta del Dragón Blanco de Ojos Azules, mientras brinda de más dimensión a su personaje.

Asimismo, la historia traería al joven Duke Devlin, el creador de un juego de dados que trabajaba con Pegasus. Este sujeto acusa a Yugi de haber hecho trampa en su batalla contra el portador del Ojo Milenario, el llamado «Duelo del Milenio», y Yugi debe limpiar su nombre aprendiendo a jugar «Dados del Calabozo». Un reflejo de la importancia de la información, en paralelo al emerger de un personaje apasionado y tenaz, como Yugi.

LCDE ciudad batallas
Yu-Gi-Oh!: Ciudad Batallas (2001)

Por otra parte, Kaiba regresa a su compañía, gracias a que Yugi pudo ayudarlo a liberar a su hermano, Mokuba, iniciando su proyecto de Realidad Virtual. Esta pequeña aventura los lleva a la traición de «Los Cinco Grandes», la mesa directiva de la Corporación. El plan de estos sujetos era atacar la mente de Seto durante las pruebas, y así poder quedarse con la empresa. Sin embargo, Yugi y sus amigos entran en el programa, dando, posiblemente, de las mejores batallas de la franquicia: el ataque del Dragón de Cinco Cabezas.

Pero ahora, hablando del torneo, la crucial diferencia con el Reino de los Duelistas es que aplicó las reglas oficiales del juego, desde los límites de invocación hasta los verdaderos efectos de las cartas. Tal enfoque alejó las conveniencias de guion que perjudicaban la obra.

Cabe decir, y como era de esperarse, Ciudad Batallas presenta nuevas criaturas con sus respectivos dotes y diseños particulares; cada una siendo, además, el reflejo del duelista que las utiliza. Un ejemplo es el Pescador Legendario, de Mako Tsunami, un joven marinero que busca a su padre desaparecido, siendo esta carta la única pista para encontrarle; también está la Reina Insecto, de aquel chiquillo engreído amante de los bichos.

lcde ciudad batallas 04

Otro punto a resaltar de este evento fue el desafío impuesto a los participantes, quienes, de perder un duelo, debían entregar a su rival su carta más poderosa. El reto resultó ser interesante, pues iría fortaleciendo el mazo de sus jugadores. Además que este arco dio la bienvenida a los tan queridos Discos de Duelo que más de uno quiso en Navidad.

Pero como si esto no fuera suficiente, Takahashi lanzó al campo aquel elemento que revolucionaría el lore, por lo menos hasta ese punto; algo que dejó muy en claro que todo esto ya no sería un juego.

lcde ciudad batallas 7
Yu-Gi-Oh!: Ciudad Batallas (2001)

Las cartas de Dioses Egipcios

Cuando Kaiba organizó Ciudad Batallas, lo que menos se esperó fue ese toque mágico tras los Duelos; algo irónico, sabiendo que él mismo probó el poder del Ojo Milenario. El escepticismo de Kaiba, aunque absurdo, prepara el telón para una verdad que nadie esperaría. Yugi no era el único involucrado en los asuntos del Faraón, Kaiba también; como la reencarnación de un sacerdote que retó a un duelo a Atem, y que había vuelto por la revancha.

Pero eso no era todo, el duelo contra Faraón pondría en juego el control de tres criatura de gran poder: Los Dioses Egipcios. Slyfer, el Dragón del Cielo; Obelisco, el Atormentador; y el Dragón Alado de Ra.

lcde ciudad batallas 05
Yu-Gi-Oh!: Ciudad Batallas (2001)

El acierto tras estas criaturas fue construir sus mecánicas con forme a la identidad de sus usuarios. Yugi y Kaiba respectivamente, y el antagonista principal de la saga: Marik.

Primero, que Slyfer tenga como limitante las cartas en la mano para contar su poder, le recuerda al espectador el origen de la fuerza de Yugi: sus vínculos. Lo mismo pasa con Kaiba; que Obelisco alcance su epítome absorbiendo la fuerza de otros monstruos dice todo sobre su usuario; Kaiba es autosuficiente, hasta que en verdad necesita de otros, pero no significará más que una simple transacción.

En el caso de Ra, el asunto es más complicado. Su figura es la revelación que tanto se esperaba sobre el origen de Yami (Atem), se cuenta que existe toda una sociedad secreta dedicada a proteger sus reliquias, siendo Marik uno de ellos; la maldición con la que carga desde su nacimiento, y la razón por la que se hunde en la oscuridad.

El problema del muchacho es que se le ha privado de una vida normal, cautivo al interior de una pirámide, aguardando por un rey que no aparecía. Este deseo de libertad lo llevaría a tomar su artículo milenario: el Cetro del Milenio, con el que puede controlar mentes, aunque la suya se destruya en el proceso. Y en este contexto, la imagen de Ra, como este ser que se consume a sí mismo para destruir a sus oponentes, cobra mucho significado. Es hasta trágico.

Cabe destacar que la introducción de Marik también trae a la mesa este nuevo peligro: El Reino del las Sombras.

lcde ciudad batallas 6
Yu-Gi-Oh!: Ciudad Batallas (2001)

El lado oscuro del juego

El Reino de las Sombras es un cliché, pero de esos memorables. Es una prisión que sepulta a quienes juegan con este poder antiguo, volviendo más realista el involucrarse con esta magia.

Durante el torneo, Marik movería a sus lacayos; unos duelistas apodados «los cazadores raros». No son los sujetos más profundos en escritura; tal vez Arkana lo sea con ese accidente que desfiguró su cara, motivo por el que acepta seguir a Marik a cambio de recuperar su vida. Pero lo realmente atractivo de estos enemigos apuntará a dos aspectos: sus estrategias, y las trampas que rodean el duelo.

La idea de las trampas que envuelven a sus víctimas, como la sierra, las bombas, o el ancla, son poco usuales en una pieza infantil; sumado a que más parecían un setting del Juego del Miedo que de la obra de Takahashi. Ergo, por lo menos en Latinoamérica, la intervención de 4Kids TV reinterpretaría esta premisa, y en lugar de presentarlo como una trampa mortal, lo relacionarían con entradas a este limbo. Un interesante remate.

El cambio más llamativo fue el duelo sobre el techo de cristal, donde Yugi y Kaiba, de perder, en lugar de solo estrellarse contra el piso, caerían por un abismo sin fondo por la eternidad. Un aumento considerable a la tensión.

lcde ciudad batallas 5
Yu-Gi-Oh!: Ciudad Batallas (2001)

De esa forma, ya para concluir, la nueva saga destacaría por la expansión elevada de su lore, así como por esta competición más fidedigna a su material base. También por el realismo que envolvió la magia tras su historia, lo que demuestra cuánto Takahashi se informaba para escribir.

A esto se suma los variados antagonistas que Ciudad Batallas trajo al ruedo, que quizás no tendrán el trasfondo más profundo, y en su mayoría son «esponjas de daño» para Yugi y los otros. No obstante, ver a Marik caer en la locura cuando solo quería libertad, la lealtad de personajes como Odión, más el dinámico armazón que cada rival dio a su baraja (no solo por sus tipos) fue excepcional. Incluso, que un rival basara su monte con cartas exclusivas del Mago Oscuro, y que le diera tremenda pelea Yugi fue glorioso; un «encuentro con la sombra» que sacó lo mejor, y lo peor, de ambos rivales.

Sí, esta saga cuenta con un bajón terrible durante su segundo acto, y el tercero no estuvo exento de polémicas; pero esa ya es otra historia, y será relatada en una próxima entrega.

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,393SeguidoresSeguir
2,860SuscriptoresSuscribirte
Editorial Hidra
Norma Editorial
Comic Stores