miércoles, octubre 5, 2022

La Casa del Dragón: Crítica del primer episodio de la precuela de Juego de Tronos

/

Crítica sin spoilers del primer episodio de La Casa del Dragón, la esperada precuela de Juego de Tronos

Por fin podemos disfrutar de uno de los estrenos televisivos más esperados de la temporada. Y es que esta “sesión” estival viene cargada de grandes series: Sandman (Netflix), El Señor de los Anillos: Los Anillos de Poder (Prime Video) y, la que hoy nos ocupa, La Casa del Dragón (HBO Max), precuela como todos sabéis de Juego de Tronos.

Crítica del primer episodios de La Casa del Dragón

Y no exagero cuando digo que La Casa del Dragón es una de las más esperadas. Juego de Tronos ha sido el mayor éxito de la televisión de los últimos años y desde su emisión todas las plataformas han estado buscando su propio “Juego de Tronos” para encandilar y fidelizar a los espectadores. HBO Max ha decidido aprovechar el tirón de la serie basada en los libros de George R. R. Martin y ha dirigido su mirada a otro de sus libros, Fuego y Sangre (2018), del que adaptar algunos pasajes para contarnos la historia de la Casa Targaryen, en una historia ambientada 172 años antes de los hechos de Juego de Tronos.

La Casa del Dragón

¿Qué nos vamos a encontrar en La Casa del Dragón?

La buena noticia es que a los que nos gustó Juego de Tronos nos vamos a encontrar lo mejor de aquella serie. La mala noticia… no hay mala noticia.

En este primer capítulo de una hora de duración se nos sientan perfectamente las bases de lo que veremos en esta primera temporada: comenzando por un dragón, se nos presenta a los personajes y sus situaciones (como si piezas de ajedrez se tratara); vemos los juegos de tronos existentes (desde el principio veremos la relevancia de la sucesión al trono). Y ya la primera escena tras el breve prólogo es un paseo a lomos de dragón para que seamos conscientes del nivel de producción de la serie, donde parece que no han escatimado gastos.

Por supuesto, también seguimos teniendo sangre, sexo y violencia, que tanto dieron que hablar en las primeras temporadas de la serie madre. Y, para que el espectador se sienta cómodo, visitamos o se citan lugares comunes: el trono de hierro (por supuesto) y todo Desembarco del Rey, indicios del futuro (el Gran Invierno y el peligro que vendrá de más allá del muro) e incluso notas del tema principal de Juego de Tronos a lo largo de la música de este capítulo. Son dos series claramente diferentes, pero se agradece volver a estar de vuelta en un mundo conocido.

La Casa del Dragón - destacada

Los guionistas (con Ryan Condal a la cabeza) han tomado buena nota de lo que gustó a los espectadores y nos ofrecen una serie que no tarda en presentarnos los conflictos, los principales protagonistas y todo con un tono algo más oscuro, más solemne.

Nos encontramos con el Rey Viserys (interpretado por Paddy Considine) que espera ansioso el nacimiento del que debe ser su sucesor en el trono, algo que no ven con muy buenos ojos ni su hermano Daemon Targaryen (Matt Smith), ni la hija adolescente del Rey (y jinete de dragones) Rhaenyra (Milly Alcock).

Vemos que el Consejo del Rey está dividido en dos facciones “comandadas” por Otto Hightower (Rhys Ifans), La Mano del Rey, y por Lord Corlys Velaryon (Steve Toussaint), “La Serpiente Marina”, el aventurero marino más famoso en la historia de Westeros, miembro de la armada más poderosa del mundo y que es incluso más rico que los Lannister. Su esposa, la princesa Rhaenys Targaryen, es “La reina que nunca existió” al ser descartada de la línea sucesoria.

La Casa del Dragón

Con estos y algunos más personajes (que apenas hemos visto y que se irán desarrollando poco a poco), nos encontramos con un capítulo lleno de acción (torneos entre caballeros), tramas de palacio, amor, actos que tendrán consecuencias y, muy claramente, las injusticias sufridas por las mujeres en un sistema patriarcal, ya sean hijas de Reyes, hijas de la Mano o simples plebeyas.

Como en Juego de Tronos, veremos personajes femeninos fuertes e inteligentes que intentarán esquivar ciertas reglas, algunas serán reconocidas y otras no, pero eso es lo que pasa en la vida real (y lo que ocurría en la Edad Media, por mucho que a algunos les pueda gustar “esconder” el poder de la mujer en aquella época).

Hay escenas potentes, aunque algo burdas (como la identificación del salvajismo en un momento en dos escenarios diferentes), algo que espero no se repita y que trate al espectador como alguien más inteligente, pero en general tanto los diálogos como las situaciones están muy bien resueltas tanto por la narrativa visual como por el guion.

La Casa del Dragon

Un guion que, como digo, se toma su tiempo para presentarnos a los personajes y sus relaciones, bien escrito y con matices que los actores y actrices han sabido captar, donde veremos cómo amistades de años se rompen y se convierten en rivalidades (aunque no en este primer episodio, claro), dejándonos claro desde el principio que todo acabará en un derramamiento de sangre (ya veremos por parte de quién) y que “el mayor peligro para la Casa Targaryen, es la misma Casa Targaryen”.

La Casa del Dragon2

En resumen, aunque tenemos una serie que, en apariencia, puede parecer un clon de Juego de Tronos, a poco que atendamos veremos que existen profundas diferencias (para bien), como el citado tono más solemne, la “seguridad” (en producción y recursos) con que comienza La Casa del Dragón comparada con la serie madre y, sobre todo, la complejidad de los personajes, que no son tan “transparentes” como un Joffrey o un Ned Stark.

Es una presentación impecable de una bomba de relojería en la que todas las piezas ya están en su sitio… Ahora solo falta que el mecanismo vaya avanzando hasta el inevitable final. Un final que tardará en llegar pero que seguro que disfrutaremos en el camino, semana a semana.

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,394SeguidoresSeguir
2,860SuscriptoresSuscribirte
Editorial Hidra
Norma Editorial
Comic Stores