domingo, julio 21, 2024

John Wick 4: no siempre más es mejor

/

Panini

Fue en un (no tan lejano) 2014 cuando pudimos ver por primera vez a John Wick en acción bajo varios títulos: Sin control, John Wick: otro día para matar… Tras un sorprendente éxito tuvimos dos secuelas (John Wick: capítulo dos en 2017 y John Wick capítulo 3: Parabellum en 2019), con lo que llegamos a lo que muchas sagan añoran: una cuarta parte: John Wick 4 (así, a secas) y un mundo ampliado en, por ejemplo, cómics o series.

John Wick (Keanu Reeves) descubre un camino para derrotar a la Alta Mesa. Pero para poder ganar su libertad, Wick deberá enfrentarse a un nuevo rival con poderosas alianzas en todo el mundo, capaz de convertir a viejos amigos en enemigos.

John Wick 4: Keanu Reeves más y más

Las películas de John Wick siempre han sido aventuras de acción exagerada, más centradas en deslumbrarte con secuencias de acción  bien coreografiadas que en tratar de contar historias. Y John Wick 4 cumple con todo lo que esperamos de ello: venganza acribillada a balazos, acción a raudales, sangre y armas, muchas armas.

Retomamos la historia justo donde lo dejamos en John Wick: Capítulo 3: Parabellum, y esto marcará la gran diferencia de esta entrega con respecto a las tres anteriores. Si hasta ahora se trataba de un hombre (un asesino a sueldo) que simplemente quería que lo dejaran en paz, ahora la cosa cambia porque John busca venganza.

Este hecho presupone que los espectadores recordamos perfectamente qué sucedió en la tercera parte de John Wick, claro. Veremos a John corriendo, luchando y masacrando por todo el mundo… Y cuando la película se centra en esto (acción desenfrenada), todo funciona correctamente. Pero, inevitablemente, John (y la trama) deben parar de vez en cuando. Y eso es un lastre.

John Wick 4

Cuando la película deja de pisar el acelerador, e intenta mostrarnos una trama relativamente trabajada, es cuando descubrimos lo larga y repetitiva que es John Wick 4 (casi tres horas, por cierto). Y es que las nuevas incorporaciones a la saga (Rina Sawayama, Shamier Anderson o Hiroyuki Sanada) no son suficientes para distraernos de que casi todo lo que vemos en John Wick 4 ya lo hemos visto en las entregas anteriores.

Eso sí, al menos estos “parones” en la acción sirven para ahondar o ampliar el mundo de John Wick y todo lo que le rodea: la Alta Mesa, la Hermandad de asesinos, los hoteles Continental de todo el mundo, sus regidores, sus conserjes especiales…

John Wick 4

John Wick 4 es un buffet libre de balazos, acción, sangre y armas, muchas armas.

Pero es lo normal en esta saga: lo más importante en John Wick es la acción, muy por encima de la trama, desde luego. Pero echamos de menos un guion algo más trabajado, una historia bien escrita sobre acción y violencia.

Eso sí, las escenas de acción son lo que esperamos, acrobacias y coreografías profusamente trabajadas que son, dentro de la violencia que muestran, escenas con una gran belleza plástica, tanto por la forma de rodar los movimientos, como la forma de reflejar la luz. Incluso encontraremos algo de humor físico como la caída de John por unos cientos de escaleras o su pelea con Killa, por poner solo dos ejemplos.

Y, mientras, por supuesto, una ensalada de tiros y apuñalamientos de John Wick y sus aliados (amigos o enemigos de sus enemigos) mientras que nuestro John es indestructible (más alá de su elegante traje de kevlar negro) e incansable: cae de gran altura y no se rompe la espalda, le apuñalan, atropellan, disparan… y siempre se levanta… Eso sí, los asesinos son “honorables” y le dan siempre un pequeño respiro (porque desaparecen de forma ilógica tan solo porque le conviene al guion).

John Wick 4

Sin embargo no es suficiente para que sintamos que John Wick 4 esté innecesariamente estirada. Lo cierto es que (permitidme el chiste) John Wick 4 “va como un tiro”. No se hace larga en absoluto (si eres fan de la saga, por supuesto) y aunque podría haberse quedado en una película de dos horas, lo cierto es que estas casi tres horas pasan (casi) en un suspiro.

Y es que estamos ante un videojuego en el que tenemos la misión de acabar con el Enemigo Mayor y, mientras, además de ir eliminando a un ejército de asesinos más o menos bien entrenados (algunos son patéticamente torpes para ser asesinos profesionales), tendremos que ir cumpliendo algunas misiones secundarias para conseguir ciertos “objetos” que nos permitirán llegar al Jefe Final.

Así es como hay que tomarse las películas de John Wick, como un juego. El error estaría en tomarnos esta películas en serio. Nadie, ni los directores, ni los guionistas ni el propio Keanu Reeves se lo toman en serio. Y si ellos no lo hacen, nadie más debería.

John Wick 4 es una película más de la saga, solo eso. Si te gustaron las otras tres, esta te gustará… y viceversa. El problema es que los responsables de esta cuarta entrega han confundido “más” con “mejor” y no es así.

John Wick 4

John Wick 4 está dirigida por Chad Stahelski con guión de Michael Finch y Shay Hatten, basado en los personajes creados por Derek Kolstad. Está portagonizada por Keanu Reeves, Rina Sawayama, Bill Skarsgård, Donnie Yen, Laurence Fishburne, Ian McShane, Natalia Tena, Shamier Anderson, Marko Zaror, Scott Adkins, Lance Reddick, Hiroyuki Sanada.

John Wick 4 se estrena en cines el 24 de marzo de 2023

Comic Stores

CRÍTICA

Entretenida pero repetitiva

RESUMEN

John Wick 4 es un buffet libre con los platos característicos de la franquicia: acribillados a balazos, acción a raudales, sangre y armas, muchas armas

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,326SeguidoresSeguir
2,960SuscriptoresSuscribirte
Panini
ECC Ediciones
ECC Ediciones
Norma Editorial
Comic Stores
John Wick 4 es un buffet libre con los platos característicos de la franquicia: acribillados a balazos, acción a raudales, sangre y armas, muchas armasJohn Wick 4: no siempre más es mejor