El polémico guion de la película Conan, el destructor

Actualmente, Conan, el famoso bárbaro creado en 1932 por Robert E. Howard, goza de gran popularidad desde que volvió a las páginas de Marvel. De hecho, este regreso tuvo lugar por todo lo alto, ya que el personaje ha logrado saltar de su época a la actual, lo que le permite interactuar con el resto de personajes de la Casa de las Ideas. No obstante, el cimmerio también contó con una popularidad destacable en la década de los ochenta gracias a las dos películas protagonizadas por Arnold Schwarzenegger: Conan, el bárbaro (1982) y Conan, el destructor (1984). Sin embargo, el proceso creativo de este segundo filme estuvo lleno de peculiaridades, tal y como puedes descubrir si continuas leyendo los siguientes párrafos.

Tras el apabullante éxito de la primera película del cimmerio, bajo la batuta de John Millius, lo más razonable era optar por el rodaje de una secuela, que vio la luz en junio de 1984, con Olivia D’Abo, Grace Jones, Mako Iwamatsu, Sarah Douglas y la antigua estrella del baloncesto Wilt Chamberlain como principales compañeros de reparto. Sin embargo, la adaptación al cómic, cuya versión española se reproduce a la derecha de este párrafo, no salió a la venta hasta septiembre y en nuestro país hubo que esperar hasta octubre del mismo año para poder disfrutar de la película en el cine.

Teniendo en cuenta que Roy Thomas es conocido por haber sido una figura importante para las aventuras de Conan en el mundo del cómic, es normal que lo contrataran como asesor de la película de 1982. Por tanto, cuando se estrenó la secuela, decidió asumir el reto de escribir el guion, tarea en la que quiso contar con la ayuda de su amigo Gerry Conway. Poco podían imaginar ambos la adversidad que el destino les tenía preparada.

El primer conflicto al que tuvo que enfrentarse Conan, el destructor llegó con la elección del director de la cinta, ya que se suponía que Roger Donaldson se encargaría de dicha tarea. No obstante, el productor Dino De Laurentiis decidió sustituirlo por William Deere, quien acabó por ceder su puesto a Richard Fleischer, cuyo trabajo en películas de culto como 20000 leguas de viaje submarino (1954), Los Vikingos (1958), Viaje alucinante (1966) o El estrangulador de Boston (1968) suponían un aval más que favorable.

La elección del director no fue el único problema que hubo que solventar, ya que a Dino De Laurentiis no le convencía el guion realizado por Roy Thomas y Gerry Conway, lo que obligó a la pareja de guionistas a escribir un total de cuatro libretos y efectuar numerosas correcciones hasta que consiguieron que el productor diera el visto bueno.

Sin embargo, cuando Roy Thomas y Gerry Conway pensaban que el proyecto ya estaba bien encarrilado, Dino De Laurentiis volvió a la carga, al reclamar un gran número de cambios adicionales, entre los que se encontraba la supresión de la escena más espectacular del filme, alegando que su rodaje resultaría demasiado complicado. Aquella decisión molestó a Gerry Conway, que no tardó en protestar, lo que acabó por costarle el despido y, por añadidura, también el de Roy Thomas. Así, la reescritura del libreto cayó en manos del nuevo guionista designado por Dino De Laurentiss: Stanley Mann.

La indignación de los dos dos creativos que habían sido despedidos creció cuando se enteraron de que no pensaban incluirlos en los títulos de crédito del filme, lo que les llevó a recurrir al sindicato de guionistas. Al final, ambos lograron figurar como escritores, aunque Stanley Mann quedó reflejado como único responsable del guion cinematográfico de Conan, el destructor, lo que para Gerry Comway era considerado como una gran injusticia, ya que ni siquiera los invitaron a la premiere del filme.

Aunque tanto Roger Donaldson como William Deere estaban bien considerados por el guionista Gerry Conway, no sucedía lo mismo con Richard Fleischer, quien, según él, se había limitado a cumplir con su labor, pero aplicando la ley del mínimo esfuerzo. No obstante, la taquilla de Conan, el destructor habló por sí sola, por lo que Dino De Laurentiis decidió confiar también en él a la hora de acometer la dirección de la película de Red Sonja (erróneamente traducida en nuestro país como El guerrero rojo, aunque la cosa no funcionó demasiado bien en esa ocasión. Sin embargo, como dicen los filmes de Conan, eso es otra historia.

Antes de dar por finalizado este artículo, cabe destacar que el trabajo llevado a cabo por Roy Thomas y Gerry Conway no se desperdició del todo, ya que ambos decidieron reciclar el argumento para una novela gráfica sobre el cimmerio titulada Conan the Barbarian: The Horn of Azoth (cuya traducción al español sería Conan, el bárbaro: El Cuerno de Azoth), cuya portada puedes ver reproducida a la izquierda de este párrafo. Por desgracia, el resultado no fue tan bueno como cabía esperar, pero al menos servía como entretenimiento para que los lectores jugaran a encontrar las diferencias existentes entre el argumento del cómic y el que pudo verse en la película Conan, el destructor.

¡No te vayas sin comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.