jueves, diciembre 8, 2022

El Señor de los Anillos: los Anillos de Poder. Recap capítulo 6

/

Entrad, entrad. Tengo preparados pastelillos y te caliente para que hablemos sobre el 6º episodio de El Señor de los Anillos: los Anillos de Poder

Hablemos sobre el sexto capítulo de El Señor de los Anillos: los Anillos de Poder. Acomodaos y ya sabéis, a partir de aquí todos podemos hablar libremente, sin ningún tipo de precaución. Es decir, con todo tipo de spoilers (si ustedes me lo permiten).

Recapitulación del episodio 6 de Los anillos de poder

Por fin tenemos acción en esta narración que este humilde hobbit está haciendo sobre la historia que estamos conociendo, poco a poco, de la forja de los Anillos de Poder. Sí, tenemos acción, pero tal vez no sea suficiente.

De los Númenóreanos y de sus cuitas

Como veíamos la última vez que tuvieron ustedes a bien visitarme, los Númenóreanos van camino de la Tierra Media en sus ¡tres! Barcos. No voy a entrar en cuán grandes son estos barcos o en dónde llevan a todos los soldados, provisiones y caballos.

Isildur no puede dormir y, tras compartir una manzana con su caballo, sube a cubierta donde se encuentra con Galadriel, con la que tiene una amistosa charla. Vemos a una Galadriel menos feroz, menos “enfadada con el mundo”, lo cual está bien.

Luego aparece Elendil y su hijo se va. Ante la pregunta de Galadriel de cómo murió su esposa, Elendil tan solo dice que “se ahogó”, dejando claro que no tiene muchas ganas de hablar de ello.

El señor de los anillos

Mientras, en las Tierras del Sur

Dejamos a los Hombres en Ostirith, esperando el inminente ataque de los orcos. Adar está dando un discurso y vemos que unos cuantos humanos se han unido al bando del mal. Entre ellos está Waldreg, el anciano que increpó a Theo y le vio la empuñadura maligna. Y tenemos ocasión de comprobar la crueldad de Adar (y no será la última, seguro).

Por fin el ejército de orcos cruza el puente hacia Ostirith y… encuentran el poblado desierto. Han trazado un plan y Arondir está parapetado, les dispara y consigue derrumbar una torre sobre los enemigos. Obviamente, no todos perecen.

Así que los humanos se reagrupan esperando el contraataque orco. Arondir, mientras, intenta destruir la empuñadora maligna, sin ningún éxito.

En la oscuridad de la noche se ve llegar a un gran ejército de orcos. En principio, estos seres malvados no necesitarían de antorchas, ya que sus ojos están preparados para ver en la oscuridad. Debemos pensar que es una estrategia: al ver una enorme fila de antorchas, los humanos sienten el temor en sus corazones.

El enfrentamiento llega por fin. Los Hombres y Mujeres del Sur se defienden como pueden. Arondir debe enfrentarse a un gigantesco orco muy difícil de derribar. La pelea termina con la victoria de los humanos… hasta que se dan cuenta de que la mayoría del ejército que les ha atacado son sus antiguos vecinos, los que cambiaron de bando con Waldreg.

Tras este terrible descubrimiento, sufren una nueva oleada del ejército del mal, ahora todos orcos. Y no les va tan bien a los humanos. Bronwyn resulta malherida y Adar y sus orcos consiguen reducirlos. Adar quiere la empuñadura (que escondió Arondir sin decírselo a nadie más) y va matando gente hasta que Theo revela dónde está escondida para salvar a su madre.

El señor de los anillos los anillos de poder

¡La Caballería!

Un estruendo se oye a lo lejos. Galadriel y los Númenóreanos avanzan galopando justo cuando amanece. Tras la batalla, Adar escapa con la empuñadura y Galadriel y Hallbrand lo persiguen. Al alcanzarle Hallbrand está a punto de matarle pero le detiene Galadriel porque “lo necesitamos vivo”. Victoria total de los Númenóreanos con Míriel al frente. Incluso presentan (y aceptan) a Hallbrand como el Rey de las Tierras del Sur. Todo es alegría.

Galadriel interroga a Adar y nos explican (de nuevo) cómo Morgoth creó a los primeros Uruk. Ante la pregunta de Galadriel de dónde está Sauron, Adar afirma que le mató Ya veremos.

El caso es que la empuñadura, envuelta en trapos (y que nadie ha caído en mirar), va de mano en mano: de Galadriel a Arondir y de éste a Theo… solo para descubrir que nos habían dado el «cambiazo» (si ustedes me entienden).

Waldreg tiene la empuñadura con una misión que le ha ordenado Adar: ¿recuerdan ustedes aquel grabado que Arondir había visto en Ostirith con la misma marca? Pues Waldreg mete la empuñadura (que también funciona como llave) y da comienzo a un complicado mecanismo que hace que el agua se libere y se precipite, recorra las trincheras excavadas por los orcos hasta llegar a un volcán dormido que vuelve a entrar en erupción. Ya tenemos el Monte del Destino.

Este volcán expulsa una enorme nube de ceniza que esconde la luz del día (¿recuerdan lo que decía Adar de no volver a ver el Sol?), además de grandes trozos de roca que destruyen el poblado… y más allá.

anillos de poder

Los Anillos de Poder más cerca pero más lejos

Apenas nos quedan dos entregas para que este humilde servidor vuestro os termine de contar esta historia. Con la erupción del Vesubio digo… del volcán, ya tenemos el conocido Monte del Destino y, por tanto, Las Tierras del Sur se han convertido en Mordor (como presumiblemente veremos en el próximo capítulo). Por ese lado tenemos más cerca la forja de los Anillos de Poder.

Sin embargo la historia (me resisto a llamarla “gesta”) está cada vez más lejos de lo que esperábamos. No hay emoción (¿de verdad alguien pensaba que Bronwyn iba a morir?), no hay épica (a pesar de la carga de los Númenóreanos, no hay consistencia (¿no tenían otro sitio en todas las Tierras del Sur al que ir estos soldados, que incluso llegan en el momento exacto en que más se les necesita?).

Y como hobbit que soy, me apasionan los mapas… y no me cuadra que la inundación y la “creación” del Monte del Destino estén orientadas como vemos (y como sabemos por el mapa que hemos visto ya varias veces)… o ese tímido romance entre Galadriel y Hallbrand, por dos razones: una es porque dicen los escritos que Galadriel está casada con Celeborn (al que hemos podido ver en las creaciones de Maese Peter Jackson, porque está vivo en la Tercera Edad), pero mucho me temo que aquí nos lo hayan “matado” y estemos ante una Galadriel viuda.

los anillos de poder

Y, por otro, porque si (como mantengo desde el principio) Hallbrand no es quien dice ser, Galadriel sería muy ingenua al dejarse engañar hasta ese punto.

Ya sé lo que muchos de ustedes pensarán: Eucatástrofe (como diría maese Tolkien) o “los designios de Eru son inexcrutables”. Pero existe una gran diferencia entre “la ayuda divina” y el “Deus ex Machina”. Porque no, no son lo mismo.

En resumen, la historia no está mal pero le falta calidad narrativa, buenos diálogos y, sobre todo, algo de cuidado en la coherencia interna. Eso sí, también es cierto que apenas hemos comenzado a entrever la historia y queda mucho por descubrir y, espero, con mejoras.

Los Anillos de poder

¿Qué nos espera en El Señor de los Anillos: Los Anillos de Poder?

En el siguiente capítulo veremos a los orcos campar a sus anchas de día en Mordor; a algunos de nuestros héroes llorar la pérdida de sus seres queridos (a pesar de los peligros que corran Galadriel, Isildur o Elendil sabemos que no van a morir… porque deben llegar a la Guerra del Anillo); posiblemente tengamos a la reina Míriel malherida

Y, por supuesto, volveremos con los Pelosos y el Extranjero, que volverá a demostrar su poder regenerador y cómo, al no poder controlarlo, es un peligro para los que le acompañan. Seguramente volveremos a ver a las tres figuras misteriosas que persiguen al Extranjero y tendremos pruebas de que sus intenciones no son buenas.

Y volveremos a Khazad-Dûm y al difícil asunto del Mithril: El rey de los enanos supuestamente será coherente con su opinión de no seguir excavando, para proteger a su pueblo… a costa de la desaparición de los elfos. Durin seguramente no estará de acuerdo, lo que creará un conflicto entre ambas razas y, sobre todo, entre Durin y su padre, con Elrond expulsado del reino enano.

Así que espero volver a verles a todos ustedes. La puerta de mi agujero hobbit siempre estará abierta para todos ustedes (sobre todo si traen buen vino y tabaco de pipa). ¡Que no se les caiga el pelo de los pies!

Sauron
Fernando Cantillo
Fernando Cantillohttp://fercatodic.wix.com/grandesmials
Del amanecer de los tiempos vengo, he visto cosas que muchos no recordáis y ni siquiera habéis vivido. Nadie jamás ha sabido que estaba entre vosotros… hasta ahora. Culturalmente disperso, soy un bicho raro: me gusta la literatura, el cine, la música, los cómics, la tecnología... Debo ser el único ¿verdad?

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,330SeguidoresSeguir
2,870SuscriptoresSuscribirte
Editorial Hidra
Norma Editorial
Comic Stores