‘Corto Maltés: Bajo el sol de medianoche’

corto maltés bajo el sol de medianocheCorto Maltés nació en 1887 y desapareció en la Guerra Civil Española. Al menos, así lo quiso Hugo Pratt. El autor italiano fallecido en 1995 creó un hito del cómic europeo, tan internacional que ha sido referenciado en todos los medios posibles, destacando una breve aparición en ‘El Regreso del Caballero Oscuro‘ de Frank Miller. Querido por muchos y conocido por más, Corto Maltés es alguien que siempre ha estado ligado a un autor, un personaje al que no imaginamos siendo dibujado por otra persona.

Sin embargo, con Corto Maltés también nació una leyenda, una verdadera obra de arte que ha trascendido su medio original para pasar a ser algo más. De este modo, se ha pasado de no imaginarse a un Corto sin Hugo Pratt a convertirse en un clásico que, aún respetando al máximo a su autor original, puede pasar de creador a creador sin perder un ápice de su calidad característica. Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero se han enfrentado al mayor reto de sus carreras: hacerse con un personaje arraigado por los más clasistas y convertirlo en todo un hito contemporáneo.

27 años después de ‘‘ (la última de las obras canónicas de Pratt sobre Corto Maltés), dos autores españoles publican ‘Corto Maltés: Bajo el sol de medianoche‘, donde el marinero vuelve con más fuerza que nunca en una aventura que recuerda muchísimo a las que el autor italiano publicaba durante los años setenta. Con ilusión y sin miedo, Díaz Canales ha decidido situar esta historia en el año 1915, justo después de ‘La balada del mar salado‘, donde se dio a conocer Corto Maltés. Según ha explicado él mismo en la entrevista que hemos realizado, esta decisión tiene una gran parte simbólica, ya que es un nuevo comienzo sin renunciar a todo lo anterior. También, por supuesto, se trata del único año libre que podían coger del personaje en su primera etapa, donde Corto ya es él mismo pero aún le queda mucho mundo por recorrer.

El cómic comienza con el encuentro del protagonista con el que podría denominarse su némesis shakesperiano, Rasputín. Con un breve capítulo de ambos viviendo, codo con codo, aventuras de lo más histriónicas, se introduce un ejemplar en el que vemos homenajes por doquier a la obra completa del autor original. Sin duda, el más llamativo de ellos es el que da pie a la historia que se desarrolla en un total de 78 páginas, que no es más que una herencia recibida de Corto Maltés por parte de un personaje conocido en sus anteriores historias.

Rubén Pellejero y Juan Díaz Canales
Rubén Pellejero y Juan Díaz Canales

Es así como Corto se inmiscuye en una de sus más frenéticas aventuras en la que el ritmo se antoja frenético y los personajes presentados consiguen empatizar con el público gracias a sus fuertes personalidades que hacen rica a la historia. En especial, llaman la atención tres personas a las que Díaz Canales ha dejado un hueco especial en tramos bien distintos de la historia. La primera de ellas es Waka Yamada, una de las pioneras japonesas del feminismo después de haber sido una esclava sexual durante años. Sin duda, su breve pero intensa aparición en ‘Bajo el sol de medianoche’ aporta el carisma femenino que se requiere entre tanto personaje masculino, además de rendírsele un homenaje digno de su historia.

Otro personajes aún más relevante es Matthew Henson. Históricamente, se dice que fue la primera persona en haber llegado al polo norte, pero al no tratarse de un hombre blanco no se oficializó como tal. En esta historia se indaga en su faceta de explorador; aún manteniendo la mayoría de su historia real en el cómic, aporta un matiz muy interesante con el que el guionista juega a su merced. Pese a no aportar tanto realismo, otro de los más simpáticos personajes que nos encontramos es Pameolik, quien se presenta como alguien de lo más introvertido pero acaba conquistando los corazones de cada lector.

En esta aventura en la que Corto debe enviar un mensaje de amor pasado de parte de un gran amigo suyo, el protagonista visita las regiones más vastas de Canadá y Estados Unidos de principios del siglo XX. Atravesando el tosco paisaje del Gran Norte, surca una aventura que tiene todas las de convertirse en una de las más importantes de la historia del personaje. Funciona, además, como introducción a una nueva etapa más moderna en ritmo y lenguaje pero que conserva cada matiz que Hugo Pratt supo dar a su personaje estrella.

corto maltés bajo el sol de medianoche 1

Esta conservación viene dada, en gran parte, gracias al dibujo de Rubén Pellejero. El artista de ‘Dieter Lumpen‘ consigue plasmar toda la esencia de Pratt aportando, además, tintes propios que no hacen más que mejorar la obra. Precisamente, si de algo podíamos quejarnos en los anteriores tomos de ‘Corto Maltés’ era de la ilustración, que cambiaba a cada tanto y evolucionaba demasiado, lo que repercutía en una gran distinción entre unos y otros volúmenes.

En este caso, no obstante, vemos un dibujo mucho más cuidado que adopta el estilo del historietista y le aporta un color y entintado más moderno y adaptado al siglo XXI. Se trata, entonces, de la mejor obra a nivel gráfico del personaje, y aunque a Rubén Pellejero todavía le quedará mucho que evolucionar en los siguientes números ya anunciados de esta colección, lo que está claro es que ha sido la decisión ideal para retomar una serie como la que ahora edita Norma Cómics.

La edición, como no podía ser de otro modo, mantiene el formato cartoné de 22,5 x 29,7 centímetros de otras obras de Hugo Pratt como ‘Corto Maltés. Las Helvéticas‘. Cuenta con un total de 96 páginas a todo color y entre estas se complementa, además de la historia, con los primeros bocetos de Pellejero para este ejemplar, varias citas de Juan Díaz Canales y un artículo de la editora que da pie a esta nueva etapa. Todo un lujo que los fans de Corto Maltés no pueden perderse por un precio de 19’50€.

corto maltés bajo el sol de medianoche 2

Juan Díaz Canales

Juan Díaz Canales es un guionista de cómics y director de películas de animación nacido en Madrid el año 1972. Desde joven, el autor siempre fue un aficionado a los cómics, de modo que a los 18 años ingresó en una escuela de animación para aprender todo lo posible sobre el formato animado. En 1996, creó junto a tres compañeros la compañía Tridente Animation, que le llevó a trabajar con diferentes empresas del sector tanto europeas como americanas.

Fue cuando conoció a Juanjo Guarnido cuando comenzó a hacerse conocido, gracias a su obra famosísima obra internacional ‘Blacksad’, con la que ha ganado numerosos premios entre los que cuenta con un Eisner. En 2015 comenzó a publicar una nueva etapa del famoso cómic ‘Corto Maltés’ junto al dibujante Rubén Pellejero.

Rubén Pellejero

Rubén pellejero es un dibujante de cómics nacido en Badalona el 20 de diciembre de 1952. Aunque comenzó su carrera artística como ilustrador en los años 70, no fue hasta 1981 cuando comenzó en el sector de la historieta, publicando en la revista Cimoc su propia serie ‘Historias de Barcelona’. Más tarde, comenzó a dibujar nuevas historias junto al guionista Jorge Zentner, y en 1985 creó junto a él el personaje ‘Dieter Lumpen’. Hoy día ilustra las nuevas aventuras de Corto Maltés junto al guionista Juan Díaz Canales.

VUELVE UNA LEYENDA DEL CÓMIC

1915, Corto Maltés atraviesa las vastas extensiones heladas del Gran Norte, entre Estados Unidos y Canadá. Consigo lleva un mensaje de su amigo, el célebre escritor Jack London, autor de Colmillo Blanco. La carta está destinada a un amor de juventud. A cambio de hacérsela llegar, London le promete a Corto una nueva aventura en la que está envuelto un misterioso tesoro…

Corto Maltés: Bajo el sol de medianoche

¡No te vayas sin comentar!