martes, agosto 3, 2021

Crítica de Falcon y el Soldado de Invierno, episodio 3

/

Llegamos al ecuador de la serie Falcon y el Soldado de Invierno que podemos ver en Disney+. Este episodio es el tercero (de seis, recordemos) y se titula “Tráfico de influencias” (Power broker). Vamos a analizar este capítulo y, atención, vamos con spoilers. Antes, os recuerdo que tenéis una excelente guía de personajes realizada por mi compañero Raúl.

La historia de Falcon y el Soldado de Invierno hasta aquí

Recapitulemos: tras lo acontecido en Vengadores: Infinity War y Vengadores: End Game, tenemos un mundo donde han vuelto los desaparecidos tras el chasquido de Thanos con todos los problemas (logísticos, económicos, sociales y personales) que esto conlleva (recordemos, la mitad de la población mundial). Es el GRC (Consejo de Repatriación Global) el que intenta controlar algunos de estos problemas aunque hay personas y organizaciones que no están de acuerdo en cómo se maneja esta situación.

vlcsnap 2021 04 06 13h45m22s610
(Fuente: Disney+)

Una de estas organizaciones disidentes es los “Sin Banderas”, unos terroristas que han sido inyectados con el suero del super-soldado, por lo que dan muchos problemas al gobierno y a sus representantes como nuestros superhéroes.

Por otro lado, tenemos a nuestros protagonistas, luchando con sus propios demonios: Bucky va a terapia como parte de sus obligaciones para ser indultado, y vemos que le resulta muy difícil sobre llevar todas las muertes de las que el Soldado de Invierno ha sido responsable.

Sam, Falcon, por su parte, no consigue superar la pérdida de Steve Rogers y no se siente capaz de ser el nuevo Capitán América, por lo que cede el escudo al Smithsonian. Pero el gobierno de los EE.UU. decide que necesita un nuevo símbolo y busca un nuevo Capitán América: John Walker, cosa que no gustará ni a Bucky ni a Sam.

Éstos, intentando encontrar pistas sobre quién ha dado el nuevo suero del super-soldado a los Sin Banderas, deciden pedir ayuda a Zemo.

vlcsnap 2021 04 06 13h46m21s324
(Fuente: Disney+)

Un viaje a Madripur

Si el primer capítulo empezó por todo lo alto, con una magnífica secuencia de acción, y en el segundo tenemos por fin a los dos protagonistas juntos, este tercer episodio me crea sentimientos encontrados.

Y es que la trama avanza, sí, pero es un capítulo flojo y bastante soso y me da la sensación de que todo lo que se cuenta se podría haber hecho en mucho menos tiempo.

Eso sí, hay escenas muy intensas, al menos para los lectores de cómics, como cuando Zemo coge su máscara púrpura (tenéis toda la información sobre el Barón Zemo original aquí). Pero tal vez sirvan para pagar el resto del capítulo.

vlcsnap 2021 04 06 13h50m09s223
(Fuente: Disney+)

Por ejemplo; planean una fuga de la cárcel para que Zemo pueda ayudarles. Esta fuga es un resumen del episodio: insípida, sin tensión y con muchos fallos “de guión”, donde todo ocurre por que sí.

Pero, bueno, el caso es que Zemo lleva a nuestros protagonistas a Madripur, una isla llena de delincuentes que conocemos de los cómics de Wolverine (o, mejor dicho, de Parche) y que es otra nueva conexión del UCM con el mundo de los mutantes de Marvel, como podéis leer aquí.

En Madripur nuestro trío se mete en problemas, como no podía ser de otra manera, de los que salen gracias a un francotirador que les protege y que resulta ser Sharon Carter, la agente 13.

vlcsnap 2021 04 06 13h48m49s266
(Fuente: Disney+)

Lo que han descubierto es que este nuevo suero lo ha creado el Dr. Wilfred Nagel, que trabaja para el jefe del crimen de Madripur, Power Broker (Agente de Poder en la versión española). Con la ayuda de Sharon le encontrarán e interrogarán sobre este suero.

Nagel les revela que entró en el programa del Soldado de Invierno de HYDRA tras los fallos que hubo (recordemos que solo sobrevivió Bucky a estos experimentos). Cuando HYDRA cayó, fue reclutado por la CIA para continuar con el proyecto con las muestras de la sangre extraída a Isaiah Bradley. Pudo perfeccionar su suero para el Power Broker, pero Karli Morgenthau robó todos los viales. Veremos más tarde que a esta terrorista solo le queda una muestra ¿apostamos para quién será finalmente?

vlcsnap 2021 04 06 13h50m52s230
(Fuente: Disney+)

Volvamos al principio de este artículo, el GCR. Nagel no sabe dónde puede estar Karli, pero tiene un nombre: Donya Madani, enferma de tuberculosis, “típico de la super población en campos de desplazados como ese”, como los del GCR. Aquí vemos las motivaciones de los Sin Banderas, bastante comprensibles. Sin embargo, también se nos muestran los medios que utilizan y que, sin duda, no son los más adecuados.

El principio del fin

Ya vimos en el episodio anterior que para Sam descubrir que la existencia de Isaiah, el primer super-soldado negro, fue todo un shock. El gobierno de los Estados Unidos experimentó con él sin consideración, sobre todo por el color de su piel.

Ahora descubre dónde han ido a parar las muestras de Isaiah y poco a poco vemos que está empezando a cambiar su forma de pensar con respecto a llevar el escudo del Capitán América.

Muchos viejos conocidos

Ya hemos dicho que por fin aparece Sharon Carter, a quien pudimos ver por última vez en Capitán América: el Soldado de Invierno, pero hay unas cuantas referencias más a personajes que debemos señalar.

Por un lado, está el papel que Zemo hace que asuma Sam, el de Conrad Mack, también conocido como Tigre Sonriente (un villano de los cómics Marvel que hemos visto en colecciones como los Nuevos Guerreros o Thunderbolts).

vlcsnap 2021 04 06 13h48m06s251
(Fuente: Disney+)

Otra referencia es la del “capo” que controla Madripur, Power Broker, que es el nombre con el que se conoce (en los comics del Capitán América) al jefe de la organización criminal de agentes de poder Curtis Jackson que, más tarde, creó su propia empresa llamada Power Broker Inc. con la que intentó recrear el suero del super-soldado y que daba poderes a quien los podía pagar. Uno de sus clientes fue, precisamente, John Walker ¿veremos esto en la serie? Posiblemente.

Por último, una vez fuera de Madripur Bucky advierte que les vigilan, y no es otra que Ayo (interpretada por Florence Kasumba), una de las Dora Milaje de Black Panther que, como es natural, quiere capturar a Zemo por la muerte de T’Chaka (de nuevo, en Capitán América: Soldado de Invierno).

vlcsnap 2021 04 06 13h51m18s532
(Fuente: Disney+)

Con esta aparición termina este tercer episodio de Falcon y el Soldado de Invierno que, como decía, me ha parecido el más flojo de los que hemos visto hasta ahora. El hecho de que Zemo se una a la pareja protagonista es algo que lastra la historia por dos motivos: porque sabemos que les intentará traicionar, y porque complica la dinámica que vislumbramos en el episodio anterior y que, a falta de tres capítulos, no se ha desarrollado completamente, a pesar de las escenas cómicas que vemos en este episodio. De hecho, y si no fuera por los actos terroristas, al espectador le es más fácil entender a Karli que a Sam o a Bucky.

El resto del episodio es… flojo (sí, me reitero): Sharon pelea bien contra muchos caza recompensas, pero no son momentos que nos crean tensión de ningún tipo. En el bar en Madripur, con Sam como Conrad Mack y su “bebida habitual”, el guión no se decide entre la acción y la comedia. La escena con Selby es una lastimosa copia sin gracia de cualquier película de Bond. Y de la fuga de la cárcel no hablaremos más.

vlcsnap 2021 04 06 13h50m37s023
(Fuente: Disney+)

En resumen, el tercer capítulo de Falcon y el Soldado de Invierno es un episodio extraño, que parece que funciona a saltos, con cosas malas y cosas medianamente buenas pero que al final hace avanzar la historia. Espero equivocarme pero parece que nos espera un final apresurado y con muchos “agujeros de guión” (¿verdad, Jairo?).

casadeel alargado mandalorian

CRÍTICA

Capítulo soso

RESUMEN

Vamos a analizar el tercer capítulo de Falcon y el Soldado de Invierno y cuidado, que lo hacemos con spoilers

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,042SeguidoresSeguir
2,700SuscriptoresSuscribirte
BadWeekend
Editorial Hidra
Norma Editorial
casadeel cuadrado mandalorian