viernes, mayo 27, 2022

La influencia en Gotham de la delincuencia en Nueva York durante los años 70 del siglo XX

/

Los crímenes reales que sucedieron a lo largo de la década de los setenta del siglo pasado en Nueva York, influenciaron a los guionistas de DC para desarrollar grandes historias en Gotham

colecciones de dc batman una muerte en la familia

La violencia de Nueva York reflejada en Gotham

El año 1977, traería aciagos días a la Gran Manzana con la aparición del asesino en serie David ‘el hijo de Sam’ Berkowitz, homicida de numerosas parejas, que incrementó el miedo de la ciudadanía neoyorquina al delito, compartiendo espacio durante sus asesinatos con otro asesino en serie ficticio como el Joker, quien apareció en el episodio “El patio del peligro del Joker” apenas dos meses antes de la captura de Berkowitz por la policía.

La noche del 13 al 14 de julio de ese mismo año, tras caer varios rayos en Nueva York, el suministro eléctrico a la ciudad falló produciendo el ‘Gran apagón de 1977’, ocasionándose saqueos y vandalismo, sobre todo en la zona de Crown Heights, que se encuentra al Este de la ciudad; Esta zona de Brooklyn es representada en Gotham como el East End y el apagón serviría de esbozo para el arco argumental de Batman “Cataclismo” y para la saga “Año Cero”.

«Nunca quise que volviera a Gotham. Siempre supe que aquí no había nada para usted, salvo dolor y tragedia» Alfred Pennyworth

Nueva York, la Gotham en la vida real

Con los problemas de delincuencia existentes vistos anteriormente, en los proyectos de viviendas públicas en Nueva York, surgió la prevención comunitaria de modificación del espacio. Se buscaba diseñar el entorno urbano de manera que facilitara el desarrollo de la vigilancia natural de los espacios públicos haciendo que la gente se identificara con dichos espacios, es muy relevante la existencia del callejón del Crimen en el Gotham de Batman, un lugar pesaroso y ejemplificador de la decadencia de la vigilancia informal que favorecía a los delincuentes como el episodio publicado bajo el título “No hay esperanza en el callejón del Crimen” (Detective Comics #457).

Gotham Delincuencia
Detective Comics #457

Para ello se mejoraron las condiciones de seguridad de los edificios, del alumbrado, la instalación de tecnologías de vigilancia, un nuevo diseño arquitectónico, junto con el embellecimiento y limpieza de las calles. Los frescos murales proliferaron sobre las paredes de la ciudad. La cultura de la calle, como fue el grafiti o el hip-hop, se alzaron en esta época. Es interesante reseñar, la concepción dada al grafiti desde la óptica de la criminología cultural puesto que, en tanto crimen de estilo, choca con la estética de las autoridades políticas y económicas que actúan como empresarios morales, procurando criminalizarlo y reprimirlo.

En el mundo del cómic, el código de censura autoimpuesto por las editoriales comenzó a relajarse, comenzando a volver historias más realistas y enfocadas hacia un público más adulto, mostrando historias donde se cuestionaban los límites del poder policial, como la instalación de videocámaras de vigilancia en los tejados de Nueva York en 1972, con su eco en la actualidad como es el uso policial de las cámaras corporales.

Las nuevas historias en el cómic

Tras los violentos y peligrosos primeros años de la década, en 1978 en la alcaldía, Beame fue sustituido por Koch, también demócrata que vería alzar las políticas neoconservadoras del partido republicano con el ascenso de Ronald Reagan a la presidencia de los EE. UU., donde una de sus prioridades en materia de seguridad fue la “Guerra contra la droga” que comenzaría en los años 80, aunque ya había habido cierta influencia hacia esas políticas en la ficción.

«El problema del crimen es que cuanto más sabes, más nervioso te pone, yo no puedo mirar un portal como ese sin pensar en los setenta y dos cadáveres que he encontrado en sitios así» James Gordon

En otros cómics de superhéroes de la editorial Marvel, como Spiderman, siempre preocupado por salvar la vida de sus conciudadanos en cualquier circunstancia, aparecieron otros héroes más conservadores como El Castigador (The Punisher), que ejercían de juez, jurado y verdugo, en su lucha contra el crimen. Esta influencia procedía, sin duda, como resultado directo del miedo creciente a la violencia y las drogas, dominante en esa época.

Batman 361

Estos cambios reales, afectaron también a Gotham y si los policías de Nueva York procedían de zonas duras para combatir el delito, sus homólogos de la ficción también tendrían ese origen. El escritor Doug Moench, inspirándose en su compañero Ralph Bakshi creó un nuevo miembro de la policía de Gotham, el brusco sargento Harvey Bullock (Batman #361), en palabras de Hernando en ‘Batman. El resto es silencio’: “arquetípico tío de Brooklyn: un enorme y fornido toro en una cacharrería”.

SÍGUENOS EN REDES

124,427FansMe gusta
15,347SeguidoresSeguir
2,810SuscriptoresSuscribirte
Editorial Hidra
Norma Editorial
Comic Stores